TRAZOS Y RETAZOS / Buen viento y marea a favor… anhelo sin cumplir

Por César de Jesús Ortega Salgado

Junio 18 del 2020

A escasos días de cumplirse dos años del triunfo electoral del actual presidente López Obrador, escribí y publiqué en este mismo espacio que, las tormentas se forman cuando se combinan fuerzas opuestas en un centro de baja presión con un sistema de alta presión que lo rodea y que así se nos representaba la despiadada lucha por el poder en México, que nos tenía sumidos entre esa presión periférica que ejerció López Obrador y su MORENA sobre el sistema establecido, representado por Pepe Meade y aunque divididos, con Ricardo Anaya.

Haciendo un contraste descriptivo de una tormenta y ese proceso electoral del 2018, en donde se describían grandes y obscuros nubarrones, con fuertes vientos y excesivas lluvias, acompañadas de rayos, relámpagos y truenos, generando regularmente daños y caos en las poblaciones; lo mismo que las campañas políticas que habían ensombrecido el ambiente social y económico, trayéndonos incertidumbre, desengaño y frustración, por la ausencia de propuestas viables de acuerdo a nuestros alcances por capacidad económica como país, además de un exceso de campañas negras basadas en sembrar dudas en la honorabilidad de los candidatos, así como una creciente polarización entre quienes piensan distinto, por incitarse a la intolerancia como nunca.

Señalábamos la conveniencia de que no siguiéramos, ni apoyáramos los propósitos de los meteorólogos del caos político, disuadiendo las condiciones de tormenta postelectoral que pronosticaban una tormenta de proporciones increíbles, pero con una lectura clara de que quienes habíamos votado, era haber abordado la embarcación de las decisiones y que quienes no lo hicieron, prefirieron quedarse en los muelles de la comodidad, la apatía y la descalificación anticipada.

El resto del 2018 y los primeros meses del 2019 siempre esperé un cambio del ahora presidente de todos los mexicanos para que dejara atrás la campaña y con visión incluyente nos uniera como nación, pero cada día me decepcionaba con sus largas, lentas y mesiánicas conferencias mañaneras en donde siempre es la marca de la casa señalar enemigos de él, acusaciones sin más fundamento que la ocurrencia, respuestas a cartas que nunca ha recibido, buenos y malos.

Todavía tratando de comprender un cambio de sistema que se impulsa con su invento de Cuarta Transformación, intenté buscar resultados en seguridad pública, eficiencia administrativa, anticorrupción e impunidad, pero nada digno de mencionar y cada día con desaciertos que hacían retroceder indicadores económicos y sociales.

A la conclusión del año pasado tenía ya la certeza de que López Obrador, no experimentaría cambio alguno en su forma de ejercer un poder presidencial absoluto, que hasta ahora se ha consolidado con las mayoría en el Congreso de la Unión, con Senadores y Diputados afines a sus propósitos, en el que el presidente de este país construye su “POST-TRUTH” (post-verdad o después de la verdad), que no es otra cosa que la referida a circunstancias en que recurren a las convocatorias a la emoción y a sus creencias personales, para que tengan mayor influencia en la formación de la opinión pública, que los hechos mismos, es decir, cuando la verdad está en duda a cada momento, como nunca había sucedido, porque este hombre enfundado en su holgado traje con el gran poder presidencial toma decisiones unipersonales que direcciona a su antojo las cuestiones públicas; innumerables veces los hemos visto afirmar, contradecirse y negar; no se equivoca y otros son los culpables.

Por ello, a finales de 2019, ya los más importantes grupos financieros e inversionistas internacionales, tenían la percepción de que definitivamente en México, las cosas en general estaban con peores expectativas de las que pudieran haberse previsto al ganar la presidencia López Obrador.

Por si ya no tuviéramos suficiente, aparece la pandemia del Covid19, que por convicción personal no he querido escribir, considerando el respeto principalmente a quienes han fallecido, la gravedad de la contingencia sanitaria y el ruinoso impacto económico, hacen que este tema no se admita lucros desde ningún punto de vista, que desafortunadamente le ha sobrado desaciertos de distintas autoridades, que ha terminado por exhibir incapacidades e insensibilidades, situando a todos en su justa dimensión.

En resumen, después de dos años la tormenta no se disipa, se incrementa y el buen viento y la marea a favor… es un anhelo sin cumplir y en donde hemos observado con preocupación grupos, así como escuchado voces reclamando urgencia en la dimisión presidencial de López Obrador, con lo que definitivamente no considero lo conveniente y que me opondré, no por defensa al actual presidente constitucional, sino principalmente porque independientemente de la complicación legal y controversial sustento en el Estado de Derecho, las consecuencias serian de abrir la puerta a periodos consecutivos de inestabilidad política, caos social y catástrofe económica, alentados por intereses de grupos solo sustentados en visiones sesgadas de las formas constitucionales de los Poderes de la Unión que integran el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo.

Nuestra vía es seguir haciendo valer nuestra capacidad de expresarnos, aunque no coincidamos con algunos… muchas veces; luchando por hacer prevalecer las leyes, aunque siga creciendo la injusticia y la impunidad… muchas veces; ejerciendo nuestros derechos ciudadanos, aunque sigan decepcionando quienes resulten triunfadores de los procesos electorales… muchas veces.

Durante la tormenta no se puede navegar… como ahora la mayoría no lo podemos hacer; no alentemos vientos cruzados y mareas procelosas, como algunos lo pretenden hacer; la oportunidad de todos es que en el 2021 tendremos como ciudadanos comprometidos el reto de elegir sin ser engañados y aceptar los resultados que no pueden haber sido los esperados y menos a gusto individual, pero tomemos la decisión de abordar la embarcación de las decisiones y no quedarse en los muelles de la comodidad, la apatía y la descalificación anticipada, porque nos hace falta BUEN VIENTO Y MAREA A FAVOR retomando rumbo con certeza y confiados llegar a puerto seguro para CUMPLIR ANHELOS.

Noticias del Día

Sensibiliza COEPRIS, a empresas de transporte de pasajeros en aplicación de protocolos sanitarios
Personal de la institución verificó la aplicación de medidas preventivas en terminales …
A través del fortalecimiento académico de docentes SEP imparte enseñanzas de calidad
Con la implementación del Programa Desarrollo de Aprendizajes Significativos de Educación Básica …
Ayuntamiento acerca servicios médicos y sociales a las colonias del municipio
Ayer, los beneficios llegaron a la colonia Lomas del Sol, tercera etapa …
Gobierno e Iniciativa Privada, se unen para una jornada de limpieza en CSL
El hotel Pueblo Bonito se sumó a los trabajos que Servicios Públicos …
Programa “Orígenes de Los Cabos” impulsa el consumo y economía local
Julio 04 del 2020 Los Cabos, B.C.S.  Para contribuir en la economía …
Mejora el suministro de agua en Miraflores
Tras la reactivación de un pozo del Oomsapas Julio 04 del 2020 …
No hay condiciones para avanzar en alerta sanitaria: Carlos Mendoza
Permanece BCS en nivel 5, por lo que permanecen las restricciones a …
El uso de tecnologías, abonan a la reactivación económica: Luis Araiza
El titular de la SETUES, participó en la reunión virtual de la …
Hoy no quiero …
No nos disciplinamos, pero no quiero terminar en una cama de hospital, …
EQUILIBRIOS / UNA PERLA ¡CARÍSIMA!
Julio 03 del 2020 Pirotecnia Política: “No me arrepiento de nada. El …
BALCONEANDO / ¡VIVA EL “NUEVO” PRI!
Por Alejandro Barañano Julio 03 del 2020 Lo dicho, van y vienen …
Disminuye incidencia delictiva en BCS en el primer semestre de 2020
BCS ocupa la segunda mejor posición a nivel nacional en relación a …
COEPRIS ha verificado más de 25 campos agrícolas en esta contingencia sanitaria
Para constatar la aplicación de protocolos sanitarios para la prevención de COVID …
Secretaria de Salud capacitó a promotores juveniles en medidas preventivas por Covid
Se capacitó a promotores juveniles en la aplicación de medidas preventivas por …

Trazos y retazos / ¿En dónde está el Congreso del Estado?

Por César de Jesús Ortega Salgado

Abril 01 del 2020

Desde la ventana de los medios de comunicación digitales, radio, televisión, redes sociales, telefonía y lo que observas directamente en tus limitados desplazamientos de y a casa, cuando tienes necesidad de ir a la oficina o al mercado, hasta ahora en mi caso, en estas dos semanas anteriores con motivo de la pandemia, como todo habitante de este mundo, nuestra prioridad es contribuir desde el espacio que nos corresponda a controlar y erradicar la pandemia provocada por el Covid-19.

Sin embargo, en plena contingencia de salud en Baja California Sur, el centro de la atención ciudadana la está desviando el irresponsable comportamiento de la mayoría de los diputados que integran la décima quinta legislatura al congreso del estado.

Sería muy penoso, largo, confuso e indignante explicar en detalle lo que ha sucedido al interior de poder legislativo local, pero apunto que es:

Penoso, porque por la conducta individual de la mayoría de las diputadas y diputados locales, no han correspondido plenamente a la investidura legislativa, para convertirse en fieles servidores públicos que no solo integran uno de los tres Poderes, junto al Ejecutivo y Judicial, para integrar el gobierno sudcaliforniano, ya que por lo que hemos conocido, su ambición se ha reducido a una desmedida aspiración económica, derivado de lo que entre ellos indistintamente se han acusado y mostrado suficientemente documentos oficiales.

Largo, porque la depredación económica apareció desde que inició el ejercicio constitucional de la legislatura e ir explicando cada una de las irregularidades en estos meses son innumerables, agravado por el total desapego a toda normatividad que rige los trabajos del Poder Legislativo.

Confuso, porque las múltiples y enredadas declaraciones, de quienes han protagonizado escándalos financieros y acciones descalificatorias en contra del propio Congreso del Estado, ya no siquiera es un tema de resolverse por autoridad judicial alguna, porque no los han respetado cuando han existido mandamientos jurisdiccionales.

Indignante, porque los ciudadanos hemos llegado al límite del enojo que un desempeño ineficaz e irresponsable de los diputados locales, pueden habernos llevado.

Así es que cuando actualmente ninguno de los integrantes del Congreso del Estado, obedece mandamiento judicial alguno y es omiso en observar las disposiciones legales que rigen estrictamente su desempeño como servidores públicos, recordemos los dispuesto por el Artículo 110 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que hace referencia al juicio político.

El Juicio Político es un proceso sumario de una sola instancia a cargo de un órgano formalmente legislativo, que México corresponde al Congreso de la Unión (Cámaras de Diputados y Senadores), juzgan y condenan a servidores públicos de alta jerarquía de cualquiera de los tres poderes públicos por acciones y omisiones graves, para que en caso de ser procedente se les destituya o se les inhabilite.

“Artículo 110. Podrán ser sujetos de juicio político…

Los ejecutivos de las entidades federativas, DIPUTADOS LOCALES, Magistrados de los Tribunales Superiores de Justicia Locales, en su caso, los miembros de los Consejos de las Judicaturas Locales, así como los miembros de los organismos a los que las Constituciones Locales les otorgue autonomía, sólo podrán ser sujetos de juicio político en los términos de este Título por violaciones graves a esta Constitución y a las leyes federales que de ella emanen, así como por el manejo indebido de fondos y recursos federales, pero en este caso la resolución será únicamente declarativa y se comunicará a las Legislaturas Locales para que, en ejercicio de sus atribuciones, procedan como corresponda.

Las sanciones consistirán en la DESTITUCIÓN del servidor público y en su INHABILITACIÓN para desempeñar funciones, empleos, cargos o comisiones de cualquier naturaleza en el servicio público.

Para la aplicación de las sanciones a que se refiere este precepto, la Cámara de Diputados procederá a la acusación respectiva ante la Cámara de Senadores, previa declaración de la mayoría absoluta del número de los miembros presentes en sesión de aquella Cámara, después de haber sustanciado el procedimiento respectivo y con audiencia del inculpado.

Conociendo de la acusación la Cámara de Senadores, erigida en Jurado de sentencia, aplicará la sanción correspondiente mediante resolución de las dos terceras partes de los miembros presentes en sesión, una vez practicadas las diligencias correspondientes y con audiencia del acusado.

Las declaraciones y resoluciones de las Cámaras de Diputados y Senadores son inatacables.”

Los servidores públicos de los Estado y sus municipios que podrán ser sujetos a Juicio Político varían en función de las leyes estatales aprobadas al efecto. En el caso de Baja California Sur, por ejemplo, son entre muchos los Diputados al Congreso del Estado.

Desafortunadamente la conciliación de los dos bandos en que se han convertido los diputados locales, que incluye propietarios y suplentes, que están a punto de sumar 42 de 21 que integran formalmente la Asamblea, se vislumbra difícil acercarse para retomar formalmente, si alguna vez hubo, el trabajo legislativo.

Es oportuno conocer por nuestros legisladores federales, sus opiniones y determinaciones en este relevante tema al haber desaparecido en los hechos, el Poder Legislativo en Baja California Sur.

Sin embargo, estamos en medio de una contingencia sanitaria, con una inminente crisis económica y una cantidad innumerable de ciudadanos, con y sin responsabilidades públicas como observadores, cuando hemos visto como el Congreso del Estado se ha convertido en un centro de espectáculo deshonroso al no estar respondiendo a las circunstancias que la ocasión amerita.

Como ciudadano lo menos que espero es un arreglo entre los bandos que se han enquistado en el Congreso del Estado; lo que espero es una aplicación estricta de la ley que le de vigencia al Estado de Derecho, para que cada quien responda de sus actos en el imperio de la ley y el orden, que exige una sociedad harta de componendas políticas que encubra dispendio, corrupción e impunidad.

Noticias del Día

Sensibiliza COEPRIS, a empresas de transporte de pasajeros en aplicación de protocolos sanitarios
Personal de la institución verificó la aplicación de medidas preventivas en terminales …
A través del fortalecimiento académico de docentes SEP imparte enseñanzas de calidad
Con la implementación del Programa Desarrollo de Aprendizajes Significativos de Educación Básica …
Ayuntamiento acerca servicios médicos y sociales a las colonias del municipio
Ayer, los beneficios llegaron a la colonia Lomas del Sol, tercera etapa …
Gobierno e Iniciativa Privada, se unen para una jornada de limpieza en CSL
El hotel Pueblo Bonito se sumó a los trabajos que Servicios Públicos …
Programa “Orígenes de Los Cabos” impulsa el consumo y economía local
Julio 04 del 2020 Los Cabos, B.C.S.  Para contribuir en la economía …
Mejora el suministro de agua en Miraflores
Tras la reactivación de un pozo del Oomsapas Julio 04 del 2020 …
No hay condiciones para avanzar en alerta sanitaria: Carlos Mendoza
Permanece BCS en nivel 5, por lo que permanecen las restricciones a …
El uso de tecnologías, abonan a la reactivación económica: Luis Araiza
El titular de la SETUES, participó en la reunión virtual de la …
Hoy no quiero …
No nos disciplinamos, pero no quiero terminar en una cama de hospital, …
EQUILIBRIOS / UNA PERLA ¡CARÍSIMA!
Julio 03 del 2020 Pirotecnia Política: “No me arrepiento de nada. El …

Trazos y retazos / GATOPARDO

Por César de Jesús Ortega Salgado

A veces no se explica como una cosa lleva a otra, así como cuando una simple conversación de cine termina en comparar el argumento con nuestra realidad o más románticamente planteado, como cuando de la nada conoces a una persona y unos días después te enamoras para siempre de ella o como… mil situaciones de esta complicada vida, que en muchas ocasiones termina teniendo mejor argumento que la más premiada de las cintas de Hollywood.

Por esto, en una reciente platica con quienes disfrutamos las películas de todas las épocas y géneros así como de quienes las protagonizaron, sale de pronto el nombre del actor Burt Lancaster, considerado uno de los grandes de la industria del cine norteamericano al ser ganador de un Oscar, recordando que filmó la película “Vera Cruz” (1954) en donde el papel protagónico lo tuvo Gary Cooper, otro grande de la pantalla y ganador de tres premios Oscar, que comparten créditos con el actor de estadounidense pero de origen hispano-cubano Cesar Romero, a quien toda una generación recordamos en la serie de televisión Batman (1966-1968), donde obtuvo su mayor popularidad por su interpretación como Joker, nombre tan en nuestra mente por el Oscar 2020 de Joaquin Phoenix, en la Película precisamente con este nombre del archienemigo del hombre murciélago.

Por cierto, hablando de enamoramientos repentinos, durante el rodaje de la película Gary Cooper y Sara Montiel tuvieron un romance, adicionalmente a que “Vera Cruz” representó el lanzamiento al estrellato hollywoodense de ella, aunque la actriz principal del reparto era Denise Darcel y no Sara, esta última termina ganando protagonismo.

Y como diría el clásico “Hablando de mujeres…” bellas como Sara y Denise, recordamos a quien llenó toda nuestra fantasía de mujer ideal ¡porque todos tuvimos una! Decidimos que la italo-tunecina Claudia Cardinale lo fue en nuestra pubertad… y recordamos la película “Gatopardo” (1963) donde ella y precisamente Burt Lancaster, compartieron créditos protagónicos con el francés Alain Delon, basada en la novela homónima, casi autobiográfica y póstuma (1958) del italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957) y quien tituló su obra al referirse al leopardo jaspeado o serval, que en italiano es gatopardo, que aparece en el escudo de armas familiar,

La película fue bien recibida por los espectadores y el mundo del cine, basada en esta novela considerada como relevante en la época posterior a la II Guerra Mundial por sus altas ventas, contextualizado el argumento en La Unificación, que fue el proceso histórico que a lo largo del siglo XIX llevó a la unión de los diversos estados en los que la península italiana estaba dividida y en su mayor parte vinculados a dinastías extranjeras, en el que se sucedieron batallas y alianzas, surgiendo particularmente en Sicilia y lugar en donde se desarrolla la trama de la novela, la figura histórica de Giuseppe Garibaldi destacado militar y político italiano que junto con el Rey de Cerdeña y posteriormente en 1861 Rey de la Italia Unificada Víctor Manuel II, fue uno de los principales líderes y artífices de La Unificación.

La novela “El Gatopardo” narra las vivencias de Don Fabrizio Corbera, Príncipe de Salina (Burt Lancaster en la película) y su familia entre 1860 y 1910 en Sicilia, donde él (personaje inspirado en Giulio IV di Lampedusa, bisabuelo del autor) se resiste con melancolía al observar el final de la aristocracia que ante la situación política, las nuevas clases sociales emergentes identificadas como burguesía y burocracia, empiezan a capitalizar a su favor las ventajas que le ofrece un nuevo régimen generado por la unificación italiana.

Don Fabrizio, no está de acuerdo que su sobrino Tancredi Falconeri (Alain Delón en el film) militante de los “Camisas Rojas” de Giuseppe Garibaldi, intente aprovecharse de la situación y adaptarse al nuevo sistema político, al pedirle a su tío interceda ante el alcalde de Donnafugata, Don Calogero Sedàra, un prestamista y usurero burgués de origen humilde que se ha enriquecido y ha hecho carrera como político, para finalmente casarse con Angelica (Claudia Cardinale en la cinta), encantado  por su belleza, pero sobre todo porque Tancredi ambiciona hacer carrera en la política del Reino de Italia y para ello precisa vincularse con un burgués cercano al nuevo régimen. Por su parte Don Calogero acepta el pedido de Tancredi para escalar socialmente y separarse de las personas del campo que conocen de su origen pueblerino y le desprecian por su actividad de usurero, mientras que Angélica desea un esposo ambicioso que la ubique en una mejor posición social y superior a la de su padre, a quien menosprecia.

El gatopardo como novela y película trasciende además, porque para efectos de la ciencia política se llama “gatopardista” o “lampedusiano” al político que inicia una transformación política revolucionaria pero que, en la práctica, solo altera la parte superficial de las estructuras de poder, conservando intencionadamente el elemento esencial de estas estructuras; todo ello derivado del personaje de Tancredi cuando le dice a su tío Fabrizio la conocida frase “SI QUEREMOS QUE TODO SIGA COMO ESTÁ, NECESITAMOS QUE TODO CAMBIE”.

En la novela se da cuenta de que la burguesía simplemente sustituye a los aristócratas como nueva élite que acapara para sí todo el poder político, recurriendo en ocasiones al fraude bajo una apariencia democrática y por ello esta singularidad expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa, que se basó en la cita del crítico, periodista y novelista francés Alphonse Karr (1808-1890) “Cuanto más cambie, es más de lo mismo”, publicada en enero de 1849 en la revista Les Guêpes (Las Avispas) se empezó a emplear con frecuencia en el lenguaje cotidiano de la época, hasta llegar a la ciencia política.

Cuando nos damos cuenta quienes conversábamos inicialmente de Burt Lancaster, aportando de manera intermitente diversos fragmentos de lo que les narro, no nos explicamos como una cosa nos llevó a otra y antes de que la temática del cine nos lleve a la política, recapitulamos y en lugar de contrastar el gatopardismo con la política nacional, que seguramente muchos de quienes esto lean lo harán irremediablemente identificando mas de un gatopardo, nosotros esa noche preferimos seguir en el cine… por cierto, ¿ya tuvieron oportunidad de ver la ganadora del Oscar 2020 “Parásitos”? Enfoquémonos en el tema de cine, nos es política la pregunta jejeje

Trazos y retazos / Presentador con habilidades de prestidigitador

Febrero 2020

Por César de Jesús Ortega Salgado

¿Has visto alguna vez un espectáculo donde todos los números eran realmente malos, pero esperaste que al final mejorara, con un solo acto que valiera la pena toda la función? Seguramente fue porque el presentador hizo bien su trabajo, ya que este tiene la encomienda de no sólo presentar a los artistas cuando entran al escenario, sino informar, controlar y entretener.

En México, aunque no necesariamente compramos boleto, todos estamos en un espectáculo trágico-cómico, en el que el presentador nacional al anunciar cada acto circense como lo nunca antes visto, está resultando que los payasos provocan llanto en lugar de risas, los equilibristas están colgados con las uñas de las sogas y los trapecistas reposan en las redes al fallar en su intento por alcanzar el siguiente columpio, solo triunfando los gatos acróbatas que en la búsqueda de unas cuantas croquetas, brincan de banco en banco a través del aro que sostiene su amo, contorsionándose y maullando al son que les ordenan, porque en esta parte de la función hasta la orquesta que acompaña, se escucha desafinada y caótica. Efectivamente tiene razón el presentador nacional, nunca antes se había visto… tanta ineficiencia.

¿Pero dónde están los trucos para que funcione el espectáculo? Primero, en que precisamente el presentador esta siguiendo rigurosamente la regla fundamental y basta un caso para describirlo:

  1. INFORMAR diciéndole a la gente qué espectáculo van a ver sin que se logren los objetivos, ¿porque que tenemos hasta ahora? corrupción gozando de completa salud; inseguridad creciendo, economía en cero, salud colapsada, educación saltando hacia atrás, al igual que el gobierno federal más centralizado que nunca, política energética sin resultados ni rumbo, pero eso sí, “¡Bienvenidos al más grande espectáculo público de la venta del avión presidencial, que ni Obama tiene!!! Al informar de la venta del avión.
  2. CONTROLAR situándose al frente del escenario y bajo los reflectores, para que cuando el presentador hable sucedan las cosas e indique el siguiente acto del espectáculo, para claramente estar en la cabeza del público, usando este control para que el show salga lo mejor posible. “Lleve! ¡Lleve! ¡Lleve! ¡¡¡Su cachito de la rifa del avión presidencial… que si gana no le entregaremos!!!” al controlar la atención en el avión presidencial; y
  3. ENTRETENER a la audiencia es casi siempre, la función menos importante de un buen presentador, pero en los casos como este, en donde los actos de los gatos acróbatas es insuficiente y los de payasos, equilibristas y trapecistas son un fracaso, el presentador tiene que redimensionar su función, convirtiéndose en la atracción principal con sus propias rutinas, sus habilidades, sus chistes y su propio estilo de comedia: es algo que le sale bien después de mucha experiencia… ¡Y muchos números malos!.. parece decirnos “¿Cómo la están pasando?… ¡No los oigo! ¡¡¡Los ganadores sin avión presidencial son!!!…”.

Este presentador ha elevado su categoría al ir perfeccionando sus espectáculo que presenta episódicamente cada mañana, cuando crea ambiente de drama y suspenso en torno al acto que va a presentar en su función matutina, gesticulando y manoteando ocurrencias con el fin de confundir al que lo ve y escucha, pretendiendo hacer entender que lo que suceda no tiene una explicación lógica y sobre todo probable, ya que lo importante de una ilusión es lo que está presentando en ese momento, sin importar que el truco se descubra después con datos reales y no otros datos que solo el prestidigitador tenga.

Este presentador es en realidad un prestidigitador, porque por medio de artilugios, métodos de confusión y artes de evasión, produce toda clase de ilusiones a los sentidos de quien lo observa.

Habrá que estar muy atentos con todos nuestros sentidos en punto de alerta, para cuando este divinizado prestidigitador, así como sus payasos, equilibristas y trapecistas, custodiados de sus gatos acróbatas monten el espectáculo del 2021.

Trazos y Retazos / No hay forma de unir a este país… porque no se quiere

POR CÉSAR DE JESÚS ORTEGA SALGADO

Lo cierto es que no esperaba este primero de diciembre, escuchar algo diferente del presidente López Obrador cuando celebró el primer aniversario de su toma de protesta, más bien era confirmar su visión de como nos quiere tener a los mexicanos: divididos, entre buenos y malos.

Referirme al mensaje presidencial al cumplirse el primer año del ejercicio constitucional sexenal, sería repetitivo en lo que hemos señalado en otras oportunidades, como cuando celebró su triunfo electoral en julio o en septiembre al presentar formalmente el informe que guarda la administración publica federal, la primera en el zócalo capitalino y la segunda en Palacio Nacional.

Independientemente de promesas cumplidas o no, de pretender instaurar un nuevo sistema denominado cuarta transformación, de tener éxitos o fracasos en diversas áreas de los asuntos públicos nacionales, rescato dos temas de sus siguientes expresiones:

De la primera; “En los hechos, pues, estas modificaciones configuran una nueva Constitución que refleja las demandas y la voluntad del pueblo que decidió emprender la Cuarta Transformación de la vida pública del país de manera legal, democrática y pacífica”. Es decir, el pueblo es solo quienes lo apoyan y no cuestionan, los demás que diferimos no somos pueblo.

De la segunda; “Será prácticamente imposible regresar a la época de oprobio que significó el periodo neoliberal. Cuando cumplamos dos años de gobierno los conservadores ya no podrán revertir los cambios o tendrían que esforzarse muchísimo y pasar mucha vergüenza para retroceder a los tiempos aciagos de la corrupción”. Muy digna proclama de un verdadero autócrata, que admite solo como aciertos lo que él dispone como mandato supremo y considera erradicada la corrupción, cuando sigue penosamente más floreciente que nunca en todos los niveles de gobierno.

¿De verdad pensará el presidente López Obrador que quienes se inscribieron en su cuarta transformación y que, a través del propio gobierno federal, de algunos locales, de las mayorías parlamentarias constituidas en el Senado, Cámara de Diputados Federal y ciertos Congresos Locales, así como de ayuntamientos dispersos en la República Mexicana, están siguiendo paso a paso sus propósitos de no mentir, no robar y no traicionar?

Es más, ¿Tendrá la certeza de que servidores públicos, legisladores y ediles, lo siguen puntualmente dentro de una austeridad republicana?

Las respuestas son fáciles de responder; claro que no piensa que sus correligionarios incrustados en las diversas responsabilidades de gobierno, cumplen intachablemente los principios de no mentir, no robar y no traicionar; como tampoco tiene la certeza de que se apeguen a la legendaria austeridad republicana.

Pues bien, este es el punto: suponiendo que el presidente López Obrador sea un hombre de buena fe que llegó al poder para beneficiar a los mexicanos; de entrada, incumple este propósito al dividirnos entre buenos y malos, que según su óptica son los primeros quienes lo apoyan incondicionalmente y los segundos, pues ya lo sabe usted, somos quienes nos atrevemos a diferir, aunque reconozcamos un par de aciertos.

De lo que si tenemos la certeza, es de que muchos encumbrados por el triunfo electoral del presidente López Obrador, tendrán que probarse electoralmente próximamente de manera individual ante la ciudadanía que observa y resiente las acciones de gobierno.

Por ahora seguramente continuaremos con las mismas políticas públicas federales ineficaces en su mayoría y hasta el 2021, se nos volverá a presentar nuevamente la oportunidad de reflexionar a todos los mexicanos, sin importar en donde nos haya clasificado el presidente, de ejercer libremente -espero- nuestro voto para elegir algunos gobernadores, diputados federales y locales, así como integrantes de ayuntamientos, en donde más allá de encuestas, sondeos y especulaciones pongamos a cada quien de los candidatos en su justa dimensión.

Mientras, no hay forma de unir a este país… porque no se quiere.

Trazos y Retazos / Exceso de confianza

César de Jesús Ortega Salgado

Con una preocupante agenda del país que presenta pendientes por resolver, como la erradicación de la subcultura de la violencia, derivada principalmente del narcotráfico que se manifiesta en sus peores expresiones y desafortunadamente se arrastra desde hace años en México con el consiguiente reflejo en Baja California Sur, que afortunadamente aquí ha bajado desde hace poco más de un año de los niveles preocupantes que presentaba, debido a la coordinación de esfuerzos que derivan de la Mesa de Seguridad, en dónde destacadamente están las representaciones en el estado de las fuerzas armadas nacionales.

Precisamente como sociedad sabemos de los esfuerzos y logros que se tienen al enfrentar a una criminalidad despiadada, valorando en su justa dimensión a las fuerzas militares nacionales, que han destacado con honores, ganándose el valor superior del respeto ciudadano.

Ante ello, no podemos permanecer distantes y menos dejar sin opinión alguna ante una serie de hechos en donde el ejército está en un proceso de desgaste muy fuerte de un año a la fecha, en donde a través de las redes sociales principalmente, hemos observado con asombro como los soldados han sido humillados en más de una ocasión.

Por ello, en un desayuno que encabezó el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval González, el General Carlos Gaytán Ochoa aseguró que en México la sociedad está polarizada políticamente y afirmó que los frágiles contrapesos existentes han permitido un fortalecimiento del Ejecutivo que propicia decisiones estratégicas que no han convencido a todos, para decirlo con suavidad, pero lo que si dijo claramente es que se sentían agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados.

También es ineludible referirse a los graves sucesos ocurridos el jueves 17 de octubre en Culiacán, que no puede dejarse de advertir la severa falta de coordinación del gabinete federal de seguridad, en donde prevalecen engaño, ineficacia, negligencia e improvisación, rematado con una desafortunada conferencia mañanera presidencial se da a conocer el nombre del coronel responsable del operativo que desde la CDMX coordinaba las acciones, poniendo en riesgo su vida, así como de su familia cuando menos.

Estos hombres con un gran poder de decisiones unipersonales como el presidente Andres Manuel Lopez Obrador, direccionan a su antojo las cuestiones públicas; innumerables veces los hemos visto afirmar, contradecirse y negar; no se equivocan y otros son los culpables; blanco y negro.

Actualmente hay infinidad de ciudadanos decepcionados y otros dudan que tenga claro cómo gobernar este país y que lamentablemente ha dividido entre buenos y malos, liberales y conservadores, chairos y fifís, ya en franco chacoteo que vulnera la nación, prevaleciendo la intolerancia sobre la siempre valiosa diferencia en las opiniones.

Y ahora, aparece un reconocimiento del presidente López Obrador en el sentido de que en el operativo llevado a cabo en Culiacán, Sinaloa, “hubo un exceso de confianza, pensando en que no iba a suceder lo qué pasó”; pues bien, por esos excesos de confianza estamos económicamente estancados y cerca de una crisis de recesión; por esos excesos de confianza estamos con un ejército ofendido; por  esos excesos de confianza estamos divididos en este país entre buenos y malos; por esos excesos de confianza confía los asuntos públicos a servidores públicos ineficientes y solo obedientes a sus órdenes; por esos excesos de confianza si algo se ha deteriorado en la nación es el Estado de Derecho; finalmente por esos excesos de confianza se ha fortalecido como nunca el presidencialismo en México… sí, ese que usted señor presidente ¿detestaba? ¿anhelaba?

Trazos y Retazos / Rey desnudo

No creamos que somos mejores que los demás, pues sólo podemos acabar demostrando que somos mucho más necios que el resto; ¿se han dado cuenta, que cada día a nuestro alrededor encontramos personas que son los buenos y sus contarios los malos, nunca agradecen nada, jamás se disculpan, justifican sus mentiras y menos aceptan errores?

De ninguna manera se pretende dar lecciones de rectitud, moral y ni siquiera de civismo, porque finalmente todos somos seres imperfectos, pero con la ayuda de quienes nos rodean, en ocasiones acentúan nuestros defectos y por ello, de manera breve el cuento “El Traje Nuevo del Emperador” de Hans Christian Andersen, describe lo perjudicial que resulta tener ausente la justa valoración de las opiniones de los demás.

El cuento de Andersen inicia con el clásico: había una vez un emperador al que le encantaban los trajes y destinaba gran parte de su fortuna a comprar y comprar trajes de todo tipo de telas y colores, corriéndose tal fama que los aduladores enaltecían cada aparición del soberano, pero como todo exceso también causaba un rechazo del pueblo que padecía las consecuencias de las sin razones imperiales y tenían que soportar sus desequilibrados mandatos.

Pero como todo, siempre hay quienes aprovechan las oportunidades para su beneficio, por lo que un día unos impostores que se hacían pasar por tejedores, se presentaron delante del emperador diciendo que eran capaces de tejer la tela más extraordinaria del mundo y tenia la especial cualidad de volverse invisible a los ojos de los necios, ignorantes y quienes no merecían vivir en el reino.

Desde luego el rey les ordenó tejer un diseño especial para él, con la que confeccionaran el más espectacular traje jamás imaginado; ordenando un cuantioso primer pago, con el cual dibujó una sonrisa de los bribones embaucadores, para salir a toda prisa del palacio con destino a su guarida en donde pondrían en marcha la segunda parte de su plan de engaño.

A medida de que pasaban los días, crecía la ansiedad del monarca por conocer los avances del diseño de la tela y más el saber cómo luciría su traje, ya que en esa medida tenía miedo de ir y no ser capaz de verlo, por lo que prefirió enviar a uno de sus ministros para supervisar los trabajos; el enviado al presentarse ante los supuestos tejedores, se dio cuenta de que no había nada y entró en pánico ¡al recordar que los necios, los ignorantes y quienes no merecían vivir en el reino no podrían ver la tela¡ por lo que su reporte a su jefe supremo fue que la tela era maravillosamente fina y de colores incomparablemente bellos, siendo portador también de la petición de los tejedores en el sentido de necesitar más oro, que fue enviado de inmediato ante tan buenas noticias.

Posteriormente, fue mandado otro prominente hombre de confianza del rey, que con la misma mentalidad del anterior regio enviado, prefirió decirle al soberano que el traje había quedado extraordinariamente espectacular y era digno de él, por lo que los tejedores requerían de una basta recompensa en oro.

Con tan alentadores reportes, el rey acompañado de sus ministros y demás integrantes de aduladores fue a probarse el traje, pero al llegar no vio nada tampoco y antes de que alguien notara que tampoco estaba viendo vestimenta alguna, exclamó ¡Magnífico! ¡Soberbio! ¡Digno de un emperador como yo! Que dio paso a los cortesanos aplausos y aristócratas vivas al rey.

Así que el día de la mayor celebración del reino, el emperador llamó a los tejedores para que lo vistieran ya que presidiría el desfile conmemorativo; los impostores con una picara habilidad, empezaron imaginariamente a vestir al monarca frente a un espejo, narrando detalladamente cada prenda que le deslizaban por piernas y brazos, que con regia elegancia alzaba y bajaba el rey, fingiendo también pues seguía sin ver nada.

Finalmente, cuando estaba listo salió al originario balcón de su rancia monarquía y donde ahora este rey lucía como única indumentaria la corona del reino, pero los integrantes de la corte aclamaban una imaginaria vestimenta real… hasta que entre la muchedumbre un niño con inocente verdad gritó: ¡Pero si está desnudo!

Grito que no perturbó a los aduladores del monarca y que al pueblo hizo temer las represalias del rey que apenas iniciaba y seguramente le faltaban muchos años por gobernar; pero los pueblos se hartan de sus gobernantes, aun y cuando los aduladores por seguir sus intereses se adaptan con gran éxito en muchos casos. Los signos de intolerancia y defensores de causas con verdades absolutas, nos hacen entender lo negativo que puede ser la soberbia y la arrogancia a través del personaje central del cuento, que precisamente encarna ambos adjetivos.

Este cuento que hemos escuchado desde niños, debiera ir con una leyenda “cuando seas adulto y tengas una responsabilidad en tus manos, leer todas las mañanas”, porque en cualquier momento podemos salir al balcón como el REY DESNUDO.

Trazos y retazos Ni muy muy, ni tan tan

César de Jesús Ortega Salgado

Me pidieron hacer un resumen del primer informe Constitucional del presidente Andrés Manuel López Obrador y se me vino a la mente una expresión: NI MUY MUY, NI TAN TAN.

Para el presidente, es el tercer informe según sus propios datos, considerando que informó primeramente al haber cumplido 100 días en la presidencia de la República Mexicana, el 10 de marzo del 2019, en acto formal también en Palacio Nacional y luego un segundo informe en la explanada del Zócalo de la Ciudad de México el 1 de julio, cuando celebró un año de haber sido electo.

Una post-verdad que construye el presidente diariamente en cada conferencia “mañanera”, refiriéndose a circunstancias en que las convocatorias a la emoción y a las creencias personales, tienen mayor influencia en la formación de la opinión pública, que los hechos y en donde lo que es cierto o falso, así como lo que es demostrable o irreal, es nuestro reto ciudadano y marca la agenda nacional.

Independientemente de que a través de diferentes medios de comunicación hayamos seguido el desempeño del presidente López Obrador, el sitio web https://verificado.com.mx, ha realizado el análisis del discurso público en las conferencias de prensa matutinas, logrando identificar 202 frases verificables y de estas, 81 son ciertas, 62 son engañosas y 59 son falsas, que confirma lo cuestionado de las acciones del gobierno federal.

En esencia este primero de septiembre siguió siendo el “Día del Presidente” y en donde conocimos a través de un festival de datos verdaderos, engañosos y falsos, una realidad nacional con buenas y malas noticias para la ciudadanía.

Destaco brevemente algunos aspectos económicos, sociales y políticos.

En los económico, las finanzas pueden considerarse sanas al no presentar endeudamientos en donde a diciembre de 2018, la deuda era de 8.8 billones de pesos, de acuerdo a la misma SHCP y al segundo trimestre de 2019 el endeudamiento es de 10.5 billones de pesos, con un peso mexicano estable en el tipo de cambio ya que, en diciembre de 2018 el dólar costaba 20.35 pesos, en comparación con los 20.03 al 30 de agosto de 2019. Aunado a que, en julio la inflación anual fue de 3.8 por ciento, muy baja considerando el incremento del salario mínimo que pasó de los $88.36 a $176.72 en la zona limítrofe de la frontera norte y $102.68 en el resto del país.

En contraste, el Producto Interno Bruto se mantuvo sin crecimiento durante los primeros dos trimestres de 2019, de acuerdo con la información expuesta en el boletín del 23 de agosto pasado emitido por el INEGI, en el que se señala un crecimiento de -0.2 por ciento del PIB en el primer trimestre y del 0.0, en el segundo trimestre. Ambas cifras, reflejan la ausencia de crecimiento y el estancamiento de la economía mexicana.

En lo social, resalta una inseguridad disparada considerando que de enero a julio de 2018 se cometieron 16,625 homicidios dolosos en México, y en el mismo periodo de 2019 se han registrado 17,164, un alza de 3%, por lo que en materia de seguridad no ha habido avances, de acuerdo a números oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema nacional de Seguridad Pública.

Son temas recurrentes el desabasto de medicinas, el excesivo gasto asistencial directo sin evaluación otorgado a través de becas y apoyos a diferentes grupos, los recortes presupuestales sin criterios definidos en el marco de una ambigua austeridad, así como un pretendido combate a la corrupción sin mayores resultados de responsables ante la justicia.

En lo político, un país polarizado entre buenos y malos, según lo aprecie el propio presidente López Obrador; claro, con fuerzas opositoras totalmente disminuidas que no atinan a encontrar armonía partidista interna con una estrategia coherente, pero se aprecia que solo él goza de una alta aceptación ciudadana, no así quienes integran el gabinete presidencial.

Vivimos en una Baja California Sur de diferencias, donde estamos opinando todos abiertamente, porque formamos parte de una ciudadanía más informada, en la que la opinión es aguda e inmediata, despiadada y sin límites, en el que la acción política obtiene respuesta ciudadana esperando los tiempos electorales en donde es muy complicado hacer pronostico alguno y donde el excesivo desprecio a las formas políticas traerán consecuencias en el 2021 cuando se elijan gobernador, ayuntamientos y diputados federales así como locales, en donde no aparecerá en las boletas López Obrador y muchos resultados no serán tangibles, lo mismo que sus errores serán engrandecidos.

Un pantalón de mezclilla gastado y camisa desfajada, así como un pantalón impecable y camisa sin arrugas, son estrategias que deberán repensarse por quienes pretendan ser candidatos.

Ni muy muy, ni tan tan

Trazos y Retazos / Epostracismo

César de Jesús Ortega salgado

Temprano al levantarse, Rosa vio que su recibo domiciliario de “luz” se vencía al día siguiente de este radiante y caluroso mes de agosto paceño, que marcaba apenas 24 grados centígrados a las siete de la mañana; después de hacer lo propio antes de salir de casa como bañarse, vestirse, desayunar y hacer la correspondiente, así como necesaria coordinación de agendas con los integrantes de su familia, considerando que durante los periodos vacacionales se modifican los usos y costumbres cotidianos.

Ya marcando los 32 grados centígrados antes de mediodía, dejó en un estacionamiento su carro para caminar al banco y disponer de dinero en efectivo para pagar a la CFE y quedarse con algo para los imprevistos de fin de semana, considerando que era viernes.

Rosa, había nacido y crecido a pocas cuadras del malecón paceño y por tanto esta zona, formaba parte de su estilo de vida al caminarlo o transitarlo en cuanta oportunidad se le presentaba, que este soleado día; por lo que de regreso a su carro, decidió hacerlo caminando con vista al mar, lo cual siempre resultara altamente recomendable y relajante, pero no solo fue el recorrido, sino que para hacerlo con mayor intensidad se quitó las sandalias que calzaba, para caminar por la blanca y limpia arena favoreciendo la relajación.

Y en eso estaba Rosa, prestándose atención al propiciarse un efecto sedante que liberaba estrés, que en ocasiones cargamos y pocas veces notamos, pero menos aceptamos, cuando sintió las refrescantes virtudes del agua de mar que alcanzaban sus pies, para enseguida notar una gran variedad de algunas dispersas y pequeñas piedras redondeadas por el rítmico ir y venir de las casi imperceptibles olas de nuestro mar bermejo al atardecer de cada día, cuando también se percibe el refrescante viento pirata del “Coromuel”, que durante los meses de verano es mayormente valorado cuando se rondan los 40 grados centígrados, llegando desde el sur o el suroeste a última hora de la tarde para permanecer durante el horario nocturno, empezando el descenso del termómetro.

Ella levantó una piedra no mayor a una cuarta parte de la palma de su mano y la observo cuidadosamente, recodando tantos momentos felices que se resumían en una simple piedra, cuando en compañía de amigas y primos, hacían competencias en las que lanzaban piedras a la superficie del agua haciendo “patitos” o “sapitos” y ganaba el que más rebotes conseguía antes de que se sumergiera; luego supo que este pasatiempo se llama epostracismo, una palabra de origen griego, del prefijo epi- (sobre) y de ostrako (concha).

¡Inevitablemente e imaginariamente rodeada de sus recuerdos, instintivamente lanzó la piedra!

Conservando una bella sonrisa que encerraba no solo los recuerdos, sino revalorando las cosas buenas de lo que tenemos a nuestro alcance tangiblemente y también lo impalpable.

Continuo Rosa su recorrido de regreso y recordó que, en este malecón paceño está una escultura del explorador marítimo Jacques-Yves Cousteau, que con sobrada razón llamó el acuario del mundo al Mar de Cortés, declarado como una zona natural protegida y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, debido a su gran biodiversidad concentrando cerca de la mitad de los mamíferos marinos conocidos, así como el setenta y cinco por ciento de los que habitan las costas y mares mexicanos, representando el avistamiento de tiburones ballenas, tanto solo una de las atracciones más conocidas e impresionantes que puedes hacer en La Paz.

Rosa como residente permanente de La Paz, aunque apreciaba el malecón y sabía perfectamente que es la generadora de la primera impresión los turistas, pero socialmente es muy importante por ser el espacio más visitado por las familias sudcalifornianas.

Estaba de vacaciones y su salida de casa había sido para ir a pagar la “luz”, que desde luego le ocasionaba preocupación y enojo por los altos costos, ahora potencializado por los daños que le habían ocasionado los imprevistos “apagones” en el suministro de energía eléctrica, al haber dejado de funcionar su refrigerador; pero este tema por ahora lo pospondría al decidir disfrutar con su familia y amistades una bella ciudad, antes de que en una de esas, los tiempos de incertidumbres actuales, terminen por quitar nuestros mejores momentos que podemos construir ahora.

Esa tarde Rosa de regreso en el malecón paceño, rodeada de recuerdos y con toda su familia, de frente a la bahía de La Paz teñida de un brillante color bermejo, con los vientos del Coromuel acariciando su rostro, sumergidos sus pies en el agua de mar, lanzó nuevamente piedras a la superficie del agua haciendo “patitos” en la competencia familiar, que no ganó ante la destreza epostracista de uno de sus nietos, revalorando lo verdaderamente importante de unas vacaciones sobre lo urgente de una realidad, más catastrofista de lo que puede resultar ser.

Trazos y Retazos / Cuentos de ratones congresistas

Pepe, aquella noche de viernes, venía de una amena reunión de amigos pensando en los temas de moda en la ciudad, pero vuelve a la realidad al llegar a casa y encontrarse con la agradable sorpresa de que ya se encontraba debidamente bañado, pijama puesta y ocupando la parte media de la cama que compartía con su mujer, a su queridísimo y sonriente nieto único Emiliano, que vaso de leche en mano dice “¡Hola abuelo! ¿Me cuentas un cuento?”.

Después de escuchar la justificación inapelable y suficientemente elocuente de la abuela Eugenia, de “Hace rato vino Rodrigo y me platicó que traían el problema de quien cuidara hoy en la noche a Emiliano, aproveché y le pedí que lo trajeran a dormir; así que hace rato vino Sofía con el niño para que ellos se fueran a la boda de sus compadres”. No quedó mas que un imperceptible “¡Mmmm!” del abuelo, mientras terminaba de ponerse pijama y se disponía a buscar en su tableta electrónica alguna fábula corta para niños.

Ya en cama abuelo y nieto, al lado de Eugenia que cumplía con el nocturno rito femenino de eliminar cuidadosamente cualquier rastro de maquillaje, para aplicar las más sofisticadas y cremosas fórmulas de antienvejecimiento facial, Pepe encuentra la fábula llamada “El Congreso de los Ratones”, que llama su atención por remontarlo instantáneamente a la conversación de esa noche con sus amigos.

Por ello, Pepe inicia la lectura apegado a la tradición popular con el clásico: “Erase que se era…” ante la los ojos más abiertos que nunca de Emiliano, pero casi al mismo tiempo le quitó al nieto con un suave movimiento, el vaso casi vacío que tambaleante sostenía, para ponerlo en el buró y evitar alguna incomodidad por derramamiento.

Las partes medulares de la fábula se refieren a que había una vez una familia de ratones que, temiendo siempre los ataques de un enorme gato, no querían salir, y un buen día decidieron poner fin al problema, por lo que celebraron una asamblea, en donde el más viejo de todos dijo:

Os he mandado reunir para que entre todos encontremos una solución. ¡No podemos vivir así!

– ¡Pido la palabra! – Dijo un ratoncillo muy atento- Atemos un cascabel al gato y así sabremos en todo momento por dónde anda. El sonido nos pondrá en alerta y podremos escapar a tiempo.

Tan interesante propuesta fue aceptada por todos entre grandes aplausos y felicidad.

¡Silencio! Gritó el ratón jefe, para luego decir: Queda pendiente una cuestión importante: ¿Quién de todos le pondrá el cascabel al gato?

Al oír esto, los ratoncitos se quedaron repentinamente callados, muy callados, porque no podían contestar a aquella pregunta. De pronto, todos comenzaron a sentir miedo. Y todos, absolutamente todos, corrieron de nuevo a sus cuevas, hambrientos y tristes. Moraleja: Es más fácil proponer ideas que llevarlas a cabo.

Un buen contador de cuentos extiende la lectura de los párrafos, con descripción de los roedores protagonistas en el sentido de si son gordos o flacos, color de pelaje, tamaño de bigotes, así de cómo era el lugar donde vivían y particularmente la cocina de la casa que era el objetivo de sus salidas; así que, desde la parte media de la fábula, el nieto ya llevaba los parpados a medio cerrar, para segundos después entrar en un profundo sueño infantil.

Decíamos que Pepe relaciona la fábula llamada “El Congreso de los Ratones”, con la conversación de esa noche con sus amigos, porque había asistido un contador de profesión que había ilustrado a la concurrencia acerca de las empresas que buscando pagar menos impuestos, por la excesiva carga fiscal que desalienta a cualquiera, realizan operaciones simuladas y los riesgos que estos corren; pero que hay casos en que estos en el margen de la legalidad alientan la corrupción, tan aparentemente combatida por el presidente de la república y sus partidarios en MORENA principalmente, que echan por tierra los mandamientos de ¡No mentir, no robar y no traicionar!

Eugenia habiendo terminado su ritual nocturno de belleza, escuchaba a Pepe y acariciaba a su nieto, pero percibió que su marido al concluir la lectura fijó su vista en el techo de la habitación, por lo que, haciendo gala de la legendaria intuición femenina, posó su mano en el brazo de él para preguntarle “¿En qué piensas?”

Él volteo y la miró a los ojos, para compartirle lo que esa noche había aprendido en lo relacionado con las Entidades que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS) y las Entidades que Deducen Operaciones Simuladas (EDOS) así como que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) a través de sus sistemas de cómputo, revisa las empresas para detectar si no tienen empleados, no hay activos y facturan cantidades fuertes, o sus comportamientos promedio de operación fiscal que de pronto se salen de su regularidad, pueden estar propiciando una defraudación fiscal bajo esquemas de las EFOS y las EDOS.

Lamentablemente el tema de hoy es un SAT voraz que con una complicada y sobre regulada norma fiscal, desalienta las actividades empresariales como causantes cautivos e ignorando el incontable número de actividades de la economía informal; pero también se dice que los gobiernos, ayuntamientos y entidades públicas de todo tipo, han alentado las operaciones simuladas y la proliferación de facturas por servicios y bienes inexistentes.

Pepe, como ingeniero dedicado a la construcción continuó explicando a Eugenia todavía en el ejercicio libre de la medicina, que el Congreso del Estado debe iniciar una investigación fiscal formalmente solicitada al SAT por algún diputado, con tan solo un poco de sentido común y honorabilidad para determinar si la empresa que se constituyó e inició operaciones casualmente a partir de que entra en funciones esta legislatura y le está proveyendo servicios así como bienes al Congreso, con facturación consecutiva con sobre precios de artículos en el mercado local, solo a ellos como clientes, está o no incurriendo en defraudación fiscal, lavado de dinero o cualquier otra conducta contraria a la ley.

Lo anterior, independientemente del conflicto de interés por el grado de parentesco de un diputado con los nuevos empresarios, porque ya sabemos que las licitaciones para las adquisiciones de bienes y servicios que requieren las administraciones emanadas de la 4ta. Transformación, no son su fuerte ni lo que las distingue.

De acuerdo al artículo 69-B del del Código Fiscal de la Federación, cuando la autoridad fiscal detecte que un contribuyente ha estado emitiendo comprobantes sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material, directa o indirectamente, para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes, o bien, que dichos contribuyentes se encuentren no localizados, se presumirá la inexistencia de las operaciones amparadas en tales comprobantes.

Pues mira Pepe, dijo Eugenia, para mi lo que parece es y tanto en la fábula, como en el caso de los diputados, son puros CUENTOS DE RATONES CONGRESISTAS, que comparten moraleja y no se trata de asunto de leyes: Es más fácil proponer ideas que llevarlas a cabo, tratándose de poner cascabeles o de ¡No mentir, no robar y no traicionar!