Ambición de Morena en el Congreso no tiene límites: PAN

Marzo 18 del 2020

El presidente de Acción Nacional (PAN) en Baja California Sur, Carlos Rochín Álvarez, calificó lo acontecido este día en el Congreso del Estado, como un “espectáculo vergonzoso” por parte de diputados y diputadas de Morena, que demuestra una nueva falta de respeto a la ley, a las instituciones y a la ciudadanía que alguna vez votó por ellos como sus representantes.

“No es posible que tras la suspensión de actividades decretada por la diputada Daniela Rubio Avilés, presidenta de la Mesa Directiva, con motivo de la contingencia que se vive en todo México por el Covid-19, las diputadas y diputados de Morena hayan decidido, por su cuenta, continuar una sesión suspendida y aprovechar la ausencia de diputados de otros partidos, para intentar nuevamente hacer cambios en comisiones, la junta de gobierno y la propia mesa directiva”, explicó Rochín Álvarez.

“Lo hicieron fuera de la ley y con las porras de los transportistas que llevaron al Congreso del Estado”, señaló el panista Rochín Álvarez, con lo que queda evidenciado, dijo, el cobro de una factura política, a lo que recordó la negativa de Morena de aprobar la nueva ley de movilidad el año pasado. “A cambio de eso, los transportistas serán su carne de cañón”.

“Quieren dar un golpe de Estado a nivel legislativo”, dijo el líder del PAN, a lo que agregó que “lo que desean en Morena es el poder a toda costa, pues su ambición no tiene límites”, destacando también que en este nuevo intento del golpe legislativo, desobedecieron un mandato del Tribunal Estatal Electoral, en donde actualmente se desahogan diversas demandas por violencia política en razón de género cometida en agravio de diputadas y trabajadoras del Congreso.

Ya el tribunal (electoral) había dictado medidas cautelares para proteger los derechos de diputadas y trabajadoras, pero a Morena parece importarle poco lo que digan los tribunales, recalcó Rochín.

El líder panista lamentó que sean los propios diputados y diputadas de Morena quienes desprecien, además de la legalidad, las medidas dictadas por el Congreso para facilitar la dispersión social en tiempos donde hay que propiciar medidas de prevención de contagios en una contingencia generada por la propagación del Covid-19.

Los lujos de la Diputada Perla Flores, pero a costillas de los contribuyentes

Por Bertoldo Velasco Silva

Marzo 10 del 2020

Quisiera entender como muchos otros ciudadanos, sobre todo, supongo los ciudadanos que votaron por la diputada Perla Flores Leyva, y que la llevaron a la curul, que los boletos de avión que le permitió a ella, su esposo y a su hija viajar a París, Francia, el año pasado (septiembre), cuyo costo superó los 110 mil pesos, los esté pagando a plazos a una agencia de viajes a través de su tarjeta de crédito, o sea, de recursos propios, según expresiones de la legisladora.

En su defensa, es lo que dice esta diputada local. Y agrega, en una entrevista publicada, que “los diputados tienen una cédula de boletos de avión y no existe un reglamento para usarlos”, ¿pero a Paris, Francia?

Y dijo desconocer, si la agencia a la que le compró dichos boletos, “los haya enviado a la tesorería del Congreso, para algún movimiento contable”. ¡Hágame Uste el favor!

Quiero entender que esta legisladora, como el mismo diputado Rigoberto Murillo Aguilar, afirman que “no está reglamentado en la Ley Orgánica de este poder legislativo, “el uso del dinero” ¡de los contribuyentes! O sea, ¿Pueden hacer lo que les dé la regalada gana con el dinero que el pueblo a través de los impuestos sostiene a este Congreso? Es pregunta.

Pero vayamos por partes, una vez que los diputados descubrieron los turbios movimientos financieros que la diputada Perla Flores Leyva como presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, y entre ellos esta “compra de boletos de avión”, que es apenas la punta de una madeja muy corrupta, hizo ahora los pretende justificar con una serie de incoherencias, como aquellas de su par Murillo Aguilar, cuando se le descubrió que se había quedado con los 337 mil pesos, de que “no los recibió”, de que “no firmó la póliza del cheque que le extendió la Tesorería del Congreso, y que luego de enviar a un propio a la institución bancaria a cambiar el cheque por efectivo, y firmó de recibido peso sobre peso, dice finalmente “me obligaron”, son argumentos demasiado infantiles y que lo único que provocan con esas declaraciones es que entre más hablan, la soga al cuello les va quedando más apretada, y de seguro han de pensar estos dos diputados que nos la vamos a creer.

¿Cómo es posible que la diputada Flores Leyva, afirme en una entrevista, que la agencia de viajes, haya enviado los cobros a la tesorería, argumentado que “a los mejor los envío para algún movimiento contable”, pues claro que envío el cobro y de la tesorería surgió el pago de esos boletos de avión, y ahora se hace la víctima, o se afirma “chamaqueada” por la agencia, pretendiendo que la empresa haya cobrado al doble los boletos, como sucedió con el pago del empresario que se encargó de la logística para los foros de la movilidad. Creo que siguió erróneamente los mismos pasos que su compañero Murillo Aguilar, para justificar lo indefendible.

Ahora resulta que la agencia de viajes, con esas declaraciones, hizo un doble cobro de los boletos de avión a Paris, Francia; los primeros a ella, y el segundo a la tesorería del Congreso.

Pero fue muy oportuna la intervención del diputado Carlos Van Wormer Ruiz, nos confirma que los pagos de dichos boletos, salieron de la tesorería del Congreso, por lo que exigió se realicen una exhaustiva auditoria de la situación que guarda esta dependencia del congreso.

De hecho, es necesaria y urgente, porque los diputados, ninguno, puede disponer de los recursos financieros del Congreso para la adquisición de boletos de avión, a ninguna parte del mundo, así sea a Sudáfrica, el Congo, Mozambique, o la misma Rusia, porque supuestamente “no está reglamentado el uso de esos recursos”.

Esos lujos y otros, saldrán a relucir, como otra compra similar a un país sudamericano, que hizo la misma diputada, quien, aprovechándose del cargo, anduvo paseándose no cargo a su bolsillo, sino a la de los sudcalifornianos, que con gran esfuerzo, cumple con el pago de los impuestos.

Ahora resulta que la diputada Perla Flores Leyva. es toda una MENTIROSA, que gusta de los lujos, pero a costillas de los contribuyentes. Y esto, es apenas el principio, falta saber, una vez que se practique la auditoria a las arcas del Congreso, cuántos más gastos excesivos y sin justificación, realizó esta legisladora, por lo que salta una pregunta final, el auto BMW, que adquirió el año pasado, ¿fue con recursos de su salario, o con dinero del Congreso?

No hay democracia sin libertad de expresión: Felipe de la Mata

Marzo 02 del 2020

Cd. de México. El magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) Felipe de la Mata Pizaña, destacó que la actividad judicial tiene que proteger la actividad periodística, ya que esta es la base angular de donde se sostiene la democracia; no puede haber democracia sin libertad de expresión, detalló.

De la Mata Pizaña refirió que se debe privilegiar y proteger el debate político, y por lo tanto el ejercicio periodístico en materia política; en ese sentido, señaló que debemos ser sensibles en que México es un país donde históricamente el ejercicio periodístico ha sido complejo.

Al participar en la presentación de la obra La libertad de expresión en los noticiarios. Los retos en tiempos electorales, en el marco de la 41 Feria Internacional del Libro (FIL) del Palacio de Minería, De la Mata Pizaña explicó que con la reforma electoral de 2014 surgieron planteamientos con relación al ejercicio de la actividad periodística, lo que llevó a la Sala Regional Especializada del TEPJF a desarrollar el concepto de “manto jurídico protector de la actividad periodística”.

A partir de ello, la Sala Superior estableció que en general ya no eran jurídicamente denunciables por calumnia electoral los periodistas en el ejercicio de sus funciones; es decir, amplió la posibilidad de libertad de expresión. “Esto va muy acorde con lo que ha pasado en todas las democracias del mundo”, detalló.

Por su parte, el autor de la obra, Guillermo Antonio Tenorio Cueto, refirió que si se hace una revisión de lo que se ha trabajado en materia jurisdiccional en asuntos de libertad de expresión, no existe otro tribunal más rico en experiencia respecto al tema que el Tribunal Electoral.

“Estoy seguro de que en las próximas elecciones habrá una resolución sobre el Tik Tok, porque justamente esa es la función de un tribunal de naturaleza constitucional, que expande los derechos humanos, como la libertad de expresión”, comentó.

Al hacer uso de la voz, Juan A. Hernández Franco, secretario técnico de Procesos de Selección del Instituto de la Judicatura Federal, elogió la obra de Tenorio Cueto y mencionó que explicar el problema de la libertad de expresión y la experiencia del espacio público habla sobre el debate de ideas.

“Lo que estamos viviendo es el universo del gran mercado, en el que hay muchos interes económicos, pero que tambien ha permitido una gran democracia. Estamos viviendo uno de los momentos más gloriosos de la democracia en México, y hay que leer este libro para entenderlo”, agregó.

Liberar el dorado, no solucionará la vulnerabilidad de comunidades pesqueras

Destacó Andrés Córdova que el tema se logró incorporar a las agendas legislativas de las comisiones de Pesca y Acuacultura y a la de Medio Ambiente

Marzo 02 del 2020

Cd. de México. La presencia de autoridades, representantes de prestadores de servicios de pesca deportiva y pescadores ribereños en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión el pasado 27 de febrero, permitió insertar en la agenda legislativa federal la necesidad de reorientar las políticas públicas dirigidas a los sectores pesquero y acuícola, informó el secretario Andrés Córdova Urrutia.

En la reunión con la Comisión de Pesca y Acuacultura, que contó con la presencia de 7 diputados federales y su presidente, Eulalio Juan Ríos Fararoni, Córdova Urrutia destacó que no sólo encontraron coincidencias en cuanto a la oposición de liberar al dorado a la pesca comercial, sino que además los propios legisladores aseguraron de propia voz que no existen condiciones para que una iniciativa en ese sentido pueda trascender.

En esta misma reunión, en la que la comitiva sudcaliforniana entregó más de 21 mil firmas que respaldan la defensa del dorado, se estableció el acuerdo de trabajar de manera conjunta para el desarrollo de mesas de trabajo regionales en las que además de ese tema, se abordará también el reordenamiento pesquero, la inspección y vigilancia, así como el mejoramiento integral de las condiciones de vida de pescadores ribereños.

Del mismo modo, dijo que en este marco tuvo la oportunidad de plantear directamente a la diputada Claudia Yáñez Centeno, integrante de esa comisión y promotora de la liberación del dorado, que esto no es la solución para atender la condición de vulnerabilidad que enfrentan las comunidades pesqueras del país, pues esto sólo condenaría a la especie a una sobreexplotación en el muy corto plazo.

Asimismo, dijo que en la reunión la Comisión de Medio Ambiente, que encabeza el diputado federal Roberto Rubio, se encontraron importantes coincidencias en el sentido de impulsar una mayor protección de las especies marinas y evitar su sobreexplotación, ya que liberar una especie a captura comercial, puede acarrear daños colaterales a las especies que conviven en el mismo ecosistema.

Recibe CIBNOR aprobación del proyecto, “Jardín Etnobiológico de Baja California Sur”

Será un espacio de educación y difusión de la importancia de la flora y fauna de la entidad

Febrero 21 del 2020

Con recursos de la convocatoria del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (FORDECYT) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el Jardín Etnobiológico de Baja California Sur (JEBCS), será un espacio de educación y difusión de la importancia de la flora y fauna de la entidad, así como de su aprovechamiento.

Adicionalmente, este espacio pretende ser una colección viva de especies relevantes a esta región de México, que se mostrarán al recorrer lo diversos senderos donde estará señalizado la información de las especies y mediante un código QR se podrá acceder a más información de éstas.  

El JEBCS, será desarrollado en los terrenos del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste S. C. (CIBNOR) en el COMITÁN, y permitirá disponer de material útil para la investigación en campos como la sistemática, farmacología, etnobotánica, horticultura, biología de la conservación y fisiología vegetal, así como estudios de fenología y polinización. Asimismo, contribuirá significativamente, a concientizar acerca de la importancia para las futuras generaciones, de la Reserva y Estación Biológica del CIBNOR.

En un comunicado de la institución, el Dr. Alfredo Ortega Rubio subrayó: “indudablemente, este proyecto institucional en el que podrán participar técnicos, investigadores y estudiantes de posgrado, será una ventana de la importancia biocultural de Baja California Sur para el mundo”.

Es importante recalcar que, el CIBNOR, es una institución de investigación y docencia, donde laboran investigadores(as) especializados en biodiversidad, sistemática y sustentabilidad.

La Institución, mantiene importantes colecciones de plantas (HCIB), de vertebrados y entomológica con acervos en constante crecimiento, además de contar con un Programa de Posgrado (Maestría y Doctorado), biblioteca y laboratorios diversos. Dentro de su extensión territorial, el CIBNOR tiene destinado un espacio para la construcción del Jardín Etnobiológico de Baja California Sur (JEBCS), integrado al Plan Maestro del campus.

Desde 1986, México fue el primer país latinoamericano en formar una Red Nacional de Jardines Botánicos, considerándolos repositorios clave para la connservación de la diversidad, la educación ambiental y el esparcimiento. En ese sentido, este proyecto es una propuesta interdisciplinaria e interinstitucional en la que colaborarán instituciones del estado como la  Secretaría de Educación Pública, Secretaria de Turismo y sustentabilidad, Investigadores de la rama de sociales de la Universidad Autónoma de Baja California Sur y asociaciones de comunidades. locales, entre otras.

Santiago, el síndrome “Odile” y México

Primera parte

Francisco Javier Lino Briones

Las chilenas y los chilenos que nos encontramos en el aeropuerto de la Ciudad de México antes de salir y en el mismo aeropuerto internacional de Santiago de Chile, nos hicieron dudar verdaderamente de la veracidad de los sucesos en Chile: personas sumamente amables y cordiales, tanto las que encontramos en México como la que nos recibió en ese austral país.

El recorrido del aeropuerto al hotel también nos desmintió, pues nuestra reservación estaba lejos de la zona centro, supuestamente alejados de donde estaban los desmanes. Todo el camino en perfecto orden: ese día, a esa hora en que nos llamó la atención una ciudad hermosa, con la mayoría de los edificios con paredes de cristal.

Parecía ser que las noticias estaban equivocadas y los medios de comunicación pintaban de amarillo y rojo los hechos que de una u otra forma se estaban dando a todo lo largo y ancho de ese país sudamericano; sin embargo, Octavio, nuestro chofer de la transportadora nos dijo que todo era verdad de lo que estábamos platicando, pero que como era muy temprano, por ello la ciudad estaba quieta, además, no pasábamos por la famosa plaza Italia, donde se reunían los manifestantes y en donde se dieron muchos actos de represión de parte de los carabineros y la milicia chilena. Efectivamente, nuestro hotel estaba lejos del centro de la ciudad y para llegar a él, no era necesario pasar por los lugares en donde estaba la huella de las manifestaciones.

Llegamos el lunes 21 de octubre aproximadamente a las once de la mañana en un vuelo retrasado precisamente por los problemas que se estaban viviendo. Y con las recomendaciones de nuestro chofer de que nos quedáramos en el hotel sin salir más que estrictamente a lo necesario, como a las doce de mediodía Sensei Claudia Barreras nos mandó un mensaje donde nos pedía que nadie saliera del hotel y al mismo tiempo nos adjuntó tres videos, pues ella, junto con todo el equipo de coaches estaba en el hotel sede, precisamente en el centro de la ciudad, lugar en el que se estaban dando tantos y tantos desmanes.

Pero aún y con la voluntad de la obediencia, tuve que llevar a comer algo a Valdovinos; a el “Garra” seleccionado de Nuevo León; a Tepal, de la Ciudad de México y a Rodrigo, de Tamaulipas, y precisamente a unos pasos de nuestro hotel, estaba un lugar de comida rápida, por lo que los llevé a ese lugar… las cuatro de la tarde, las calles sin nada que llamara la atención, había calma, gente común sin nada en especial y además, delante de nosotros iban la selección de España y de Macedonia a entrenar a ese parque empastado que se miraba al otro lado de la calle. Sin moros en la costa, los llevé a comer.

Estos representantes de nuestro país traían la tripa pegada por el hambre, por lo que decidieron comer ahí mismo. Yo pedí mi comida para llevar. Y apenas Tepal daba su última mordida al pan cuando Rodrigo dijo:

Sensei, creo que es hora de irnos. La gente está corriendo diferente.

¿Hora de irnos? Volteé hacia la calle y miré a un seleccionado español que corría y le respondí que posiblemente estaba corriendo porque debía bajar de peso, pero no había por qué alarmarse, pero en ese preciso instante sonaron estentóreos balazos. La esquina de esa calle, que nos quedaba muy cerca, en un de repente se llenó de carabineros y milicia.

Balazos y explosiones de algo que parecían granadas nos puso en alerta hasta el último grado de nuestra capacidad.

Mientras los trabajadores de ese lugar cerraban con llave yo le pedí a todos nos resguardáramos en el baño y detrás de una gruesa pared. Rodrigo, el más pequeño de todos, muy pegado a mi trataba de mantener la calma.

Luego, como en un cuento de terror, tratando de dispersar a los manifestantes en turno, volaron granadas de gas lacrimógeno y para nuestro infortunio el viento lo acumuló frente al lugar donde estábamos resguardados y se comenzó a filtrar por los espacios entre las puertas, suficiente para causar en nosotros el efecto para lo que fue este gas inventado. Comenzamos a llorar profusamente y las quejas de esa sustancia irritante no se dejaron esperar.

Por ello no podíamos quedarnos mas tiempo encerrados y decidí que teníamos qué correr al hotel. Aún y con una posibilidad incierta, por ello le exigí a uno de los trabajadores que nos abriera y ahí vamos hacia esa puerta que nos esperaba como con los brazos abiertos. Los mandé inmediatamente a cambiarse de ropa y a darse un baño.

Sirenas de patrullas y de ambulancias se dejaron oír desde quién sabe dónde. Vi pasar por la calle frente a mi ventana tanquetas de guerra, respaldadas por elementos castrenses, y encima de nuestro hotel, cuatro resonantes helicópteros de guerra vigilaban la zona.

Ahí vivimos todos la experiencia del “toque de queda”.

Un día en moto acuática

Janizzy Juliana Bacasegua Quijano
Recreaciones Acuáticas V “A”.

Eran vacaciones y la mejor forma de invertir el tiempo era en hacer las actividades que un salvavidas había programado, algo así como un torneo. Muchos jóvenes asistían a la playa, pero nadie se interesaba en participar en dicho torneo.

El primer día solo asistieron cinco niños que buscaban divertirse, pero al ponerles reglas tan estrictas se fueron, dejando solo al salvavidas, pero en la sesión de moto acuática a un grupo de niños maldosos se les ocurrió la grandiosa idea de robar las motos para dar un paseo y así tener un poco de diversión extrema.

Cuando el salvavidas decidió iniciar con la actividad los cuatro niños repentinamente subieron a las motos y arrancaron mientras el salvavidas les gritaba que regresaran ya que las motos que ellos tomaron ya no contaban con tanto combustible, pero fue muy tarde pues los niños ya iban demasiado lejos para escuchar la advertencia.

Después de un rato de estar dando tantas vueltas tan alejadas de la costa la primera moto se detuvo así, sin más y seguida de ella las otras tres. Los niños alarmados por el suceso y la desesperación de no poder moverse del lugar empezaron a nadar hacia las rocas que miraban, los primeros dos niños que llegaron ayudaron a su amigo a subir, después se percataron que faltaba uno de ellos y entre gritos desesperados vieron al niño flotando boca abajo y se aventaron por él, más cuando llegaron a las rocas y subieron se dieron cuenta de que su amigo estaba muerto.

Los niños pasaron toda la tarde en las rocas y llegando el anochecer apareció el salvavidas en una lancha buscando a los niños. Estos empezaron a gritarle y a hacer señales a lo lejos con los brazos, pero el salvavidas se dio la vuelta sin ver a esos niños que no obedecieron y los dejó ahí a su suerte, donde murieron uno a uno por agonía de no comer y no tomar agua.

El salvavidas solo regresó por sus motos y los cuerpos de los cuatro niños quedaron flotando al pie de las rocas.

La dinámica en el salón de clase fue esta; el docente dio a conocer a todos la estructura del cuento e incluso dictó el cuento “el poder de revivir a los muertos” (cuentos derviches y sufís) y posteriormente solicitó a los alumnos escribieran un cuento con el tema “motos acuáticas”, objeto de estudio del submódulo 2, del Módulo 4 de la carrera de Técnico en Recreaciones Acuáticas, del Cet Mar 31.

Posteriormente, reunidos en equipos de 11 elementos cada uno leyó su cuento y en común-unión identificaron el mejor; así se leyeron cuatro cuentos en presencia del grupo y de entre ellos se publica el que se identificó como mejor, mismo que fue escrito por Janizzy Juliana.

Isla que descubrió el Marqués del Valle

Sealtiel Enciso Pérez

El ingreso de la California a la cartografía mundial no fue algo súbito ni de la mejor manera posible. Lamentablemente por lo recóndito de esta tierra en el Noroeste Novohispano pero también por lo esporádica de las expediciones para conocerla, fueron muy pocos los avances que se tuvieron para definir sus costas, islas y en general detalles de su orografía, hidrografía y demás aspectos importantes. Incluso en ocasiones el nombre de California era sustituido por otros que a la postre fueron rechazados pero que crearon más incertidumbres que certezas sobre su definición.

Fue a partir del mapa elaborado por Domingo Castillo en el año de 1541 que la tierra descubierta oficialmente por Hernán Cortés (que aún se tenían serias dudas si era una isla o un brazo del macizo continental) dio sus primeros pasos en la cartografía mundial. La versión que se tuvo de este mapa fue la preponderante durante los siglos XVI y XVII. Al año siguiente Battista Agnese, otro destacado cartógrafo y creador de los planos que fueron los más socorridos por los exploradores durante esos años, realiza un registro completo de la península de California, basándose para ello en los datos que trajeron los sobrevivientes de la expedición de Francisco de Ulloa. En el mencionado planisferio de Agnese, aparece el Mar de Cortés coloreado de rojo, debido seguramente a que el mismo Ulloa lo nombró como “Mar Rojo”, atribuido a los minerales que arrastraba el río Colorado y que al unirse con el mar lo teñía de este pigmento.

Es también el mismo Battista el que elabora otro mapamundi en donde realiza una marcación del Noroeste de América con base a los informes que le llegaban hasta Europa, de las expediciones que elaboraban españoles, ingleses y rusos por aquellos territorios; sin embargo, eran todavía demasiado imprecisos por lo que en poco o nada se parecen a los datos que actualmente se tienen. En este mismo planisferio aparece la ruta que siguió Fernando de Magallanes al dar la vuelta a todo el mundo. En este planisferio se muestra nuestra península de acuerdo a lo explorado por el Almirante Fernando de Ulloa en 1541.

Algo muy interesante sobre nuestra península es que en los mapas que se elaboraron en las fechas posteriores a la estancia de Cortés en estas tierras, no se utilizó el nombre de California. La razón de ello fue que oficialmente Cortés sólo había bautizado a las Islas que estaban enfrente de la bahía donde desembarcó a la que también llamó Santa Cruz, pero no tuvo el cuidado de nombrar a todo ese extenso territorio. La razón de ello fue que no tenía la seguridad de que correspondiera a una isla o a una extensión del macizo continental o Nueva España. En caso de que fuera una isla él tenía el poder para nombrarla, producto de las Capitulaciones firmadas con la Corona Española, pero si no era así, no tenía el poder de hacerlo puesto que estarían en posesión de su gran rival y enemigo jurado, Nuño Beltrán de Guzmán.

Es por lo anteriormente expresado que en esa época los mapas unían el nombre de esta nueva tierra descubierta en el Noroeste de la Nueva España con el nombre de Cortés. En un mapa elaborado por el cartógrafo Alonso de Santa Cruz en el año de 1542, en donde se encontraba nuestra actual península le coloca la siguiente leyenda “Isla que descubrió el Marqués del Valle”, en una clara referencia a Hernán Cortés. En la parte superior de este mapa, donde sería el norte de la Nueva España, aparece también la leyenda “Tierra que envió a descubrir Don Antonio de Mendoza”, el cual fue el primer virrey de la Nueva España. Es interesante notar que este cartógrafo quiso quedar en la mejor de las opiniones tanto por parte de Cortés como de Nuño de Guzmán al dividir la península en dos partes, dejando el sitio al que llegó Cortés como una Isla y el resto lo dejó como una península (unida a la Nueva España).

También el cartógrafo Sebastián Caboto en el año de 1544 elaboró un mapa basado en los informes de la expedición de Francisco de Ulloa y en donde ubica a la tierra descubierta por Hernán Cortés como una península y sugiere que estas tierras bien pudieron haberse llamado “Península de Cortés” o “Península del Marqués”. En su mapa coloca la leyenda que dice “Esta tierra fue descubierta por el marqués del Valle de Oaxaca, don Hernando Cortés” como un mensaje inequívoco de a quién atribuye la paternidad de este descubrimiento.

Finalmente, un mapa elaborado 38 años después de la llegada de Cortés a estas tierras, por el cartógrafo Fernán Vaz Dourado (1573), menciona en una leyenda en la parte superior del mapa: “Estas tierras fueron descubiertas por Hernán Cortés”. Los datos en los que se basó para el trazo del mapa fueron los resultantes de la expedición de Juan Rodríguez Cabrillo. Es importante destacar que aunque sí parece nombrada la Bahía de la Santa Cruz, la inmensa extensión de la península aparece sin nombre.

Datos interesantes y dignos de que se tomen en cuenta por todos aquellos que deseamos entender y explicar cómo se formó la identidad de estas tierras y sobre todo la definición como península y el nombre tan original y enigmático que tiene.

Bibliografía: Sobre el nombre California Huella cartográfica de uno de los nombres más fascinantes de la geografía mundial – Carlos Lazcano Sahagún

Control social abajo y arriba

María Luisa Cabral Bowling

Estamos viendo que la corrupción es un grave problema mundial no solamente en México. En Perú, en estos días se está sufriendo una grave crisis política, incluso constitucional, en la que uno de los dilemas centrales, es la corrupción. En Polonia, acaban de superar otra crisis política muy grave en donde también la corrupción estaba y está en el centro. Muchos de los gobiernos actuales, incluso de los países más desarrollados están sufriendo estas contrariedades que provoca un gran deterioro social y que no en pocos casos destruye las propias estructuras organizativas de la sociedad. Pero me quiero referir a un aspecto de este tema que no ha sido visto con claridad y que tiene que ver con la decadencia del propio modelo de desarrollo económico que predomina en este periodo de la llamada globalización actualmente en profunda descomposición.

El periodista mexicano Roberto de la Madrid, en un reportaje sobre el caso de Jeffrey Epstein, el multimillonario que tenía una red de prostitución que traficaba niñas para ofrecerlas a personalidades muy destacadas de la élite política en los países desarrollados (caso del que por cierto ya nadie habla después de su supuesto suicidio que no quedó muy claro), se analiza este tipo de corrupción de las élites como un mecanismo perfectamente organizado para controlar y manipular a miembros muy destacados de las élites, grandes personajes cuyas decisiones puede afectar el funcionamiento del sistema económico predominante en el mundo y que se utiliza justamente para garantizar ese funcionamiento. Epstein era parte de ese engranaje que hacía que ciertos personajes claves cayeran en sus redes, ofreciéndoles favores sexuales de adolescentes para después poderlos chantajear y controlar.[1] En esas redes estuvieron personalidades como Clinton, el príncipe Andrés de Inglaterra y el ahora presidente Trump.

O sea que para que el sistema económico actual siga predominando no solamente existen mecanismos de control social de las poblaciones desde abajo, para que no intenten cambios profundos o para entorpecerlos, mecanismos tales como es la represión (a propósito de la conmemoración del 2 de octubre del 68, la matanza de Tlatelolco), la infiltración de provocadores en las marchas multitudinarias (cosa que ocurre desde el caso de los chalecos amarillos, en Francia, las manifestaciones en Hong Kong o las marchas de protesta en América Latina y en nuestro país) hasta los mecanismos de golpes judicializados y golpes blandos como el que operaron en Honduras contra el presidente Zelaya o el golpe contra Dilma Rousseff y Lula en Brasil; también existen mecanismos de control para evitar que los miembros de la élite obstaculicen o alteren el funcionamiento del sistema, y esto se logra justamente utilizando mecanismos de corrupción.

Si algún alto funcionario ha hecho mal uso de recursos o ha incurrido en faltas de muchos tipos, entonces es susceptible de ser chantajeado para que no obstaculice el funcionamiento del sistema bajo amenaza de ser excluido o exhibido y/o sancionado, por supuesto selectivamente y tiene que colaborar más dócilmente con el sistema si quiere seguir siendo una parte del sector privilegiado. Una vez que entras a ese entramado ya no es fácil salirse y eso tiene que ver con el funcionamiento de intercambio de favores, complicidades, conflictos de interés y con el nepotismo, entre otros problemas. Este mecanismo funciona en las élites en muchos sistemas sociales, a muchos niveles, desde las universidades, sindicatos, instituciones y organizaciones. Esto permite que ciertos grupos se adueñen de las instituciones y si el sistema económico está agotado, se vuelve uno de los pocos mecanismos a los que se puede recurrir para que siga funcionando. Por supuesto esto hace que la corrupción siga creciendo hasta que llega a tal grado de descomposición que, en lugar de aceitar el funcionamiento del sistema, se convierte en el principal obstáculo para que pueda seguir operando.

Este grado de descomposición, desgraciadamente lo vemos en muchas partes, en estos días el sistema político peruano es un trágico ejemplo y con todo el enredo del Brexit en Gran Bretaña, este país tampoco está muy lejos de sufrir un colapso. Por supuesto que, desmontar semejante mecanismo, requiere no solo de voluntad política sino también de capacidad de reacción social. El conocimiento y la difusión de cómo se desarrollan estos procesos son esenciales para su combate y en esto, los medios de comunicación y los investigadores sociales tienen mucho qué hacer.


[1] Ver: Detrás de la Razón: Tráfico de niñas: desde Trump hasta Israel, la suciedad de EEUU, 11 de julio de 2019. https://www.youtube.com/watch?v=cF5IJatktHw

De balazos y padrón electoral

Emilio Arce Castro

Era un mustang 65, propiedad de la teniente Toñita Lara, mamá del Felipe el “Güereque” Hernández. Un sabadito soleado de junio, poco después de las cuatro de la tarde, “El Pomy” (Rubén Jerez) y yo andábamos con el Güereque ese día que recién acabábamos de cobrar nuestra quincena del Registro Nacional de Electores, donde laborábamos como empadronadores, cuando todavía se llenaban a mano las credenciales de elector. Por cierto, ahora que recuerdo, muchos de nuestros compañeros, adelantándose a su tiempo, inventaban nombres y fechas de nacimiento para cubrir la tarea de elaborar cincuenta credenciales que era nuestra cuota diaria. Pinchi raza tranza.

En fin, ese día andábamos quitándonos el calor con unas cervezas quitapón de las barrilito muy quitados de la pena arriba del carro, oyendo a Los Terrícolas y a Lorenzo de Monteclaro, a todo volumen. Por esos días, yo andaba con una morra de Pueblo Nuevo y el papá de mi morra nos torció agasajando en el parque apenas unos días antes, y le prohibió a la morra andar con ese vago desmadroso (creo que se refería a mí). La neta que nos valió madre. Pior lo hicimos; casi hago tata a mi intransigente semisuegro. También en esos días mi amigo Güereque andaba pedaleándole la bicicleta a un viejo quincallero medio calvo, fanático de la cinegética, y muy cabrón. El caso es que entre vueltas al malecón y viajes por cerveza con el Chaparro bicicletero de los aguajes (hoy Gayocla), la tarde de ese sábado fue cayendo y el Güereque entre más se pisteaba, más le llegaba el amor por la vieja del calvo, al grado de que pasamos unas diez veces por su casa y el Güereque le gritaba ¡Irene, te amooooo!, y así, cada vez que pasábamos por donde ella vivía.

Bueno, pues convencimos al Felipe de que cómo chingaba, y llenos de optimismo optamos por ir a una fiesta de quinceaños por el rumbo del cuartel. La pachanga estaba a toda madre y la comida también. Estaban tocando “Los pasos del barrio”, y el Alonso Ojeda, vocalista y requintista del grupo era mi compa y nos tocó todas las rolas que le pedimos, haciéndonos el paro mientras bailábamos con unas morras de por ahí que nos habían invitado; la mayoría eran hijas de guachos, culerísimos en ese entonces, pero el papá del Güereque también era coronel y estaba medio palanca en el barrio de La Vaquilla, en los alrededores de la Zona Militar.

Las morras capeaban y eran muy a toda madre. Había muy buen ambiente en la fiesta, pero se empezó a echar a perder cuando, al rato, el jefe de la morra con la que andaba bailando el Pomy, ya al punto pedo como que se encabronó con alguien de ahí del sobaco del diablo, la rinconada de atrás del cuartel, y sacó la fusca y tiró dos o tres tiros al aire. Nosotros nos salimos al oscurito con las morras, les dimos una leve apapachada, y nos fuimos mucho rumbo al Malecón, y aunque las cervezas ya estaban medio calientonas, así nos las seguimos tomando. 

El asunto empezó cuando ya casi íbamos de vuelta a nuestras casas, que en el Malecón nos encontró el viejo calvo. Iba en un picapsón grandote, arreglado para sus cacerías y nosotros ni lo volteamos a ver. Fue el Pomy que lo vio cuando dio vuelta en “u” valiéndole madre, entre los lentos carros que maleconeaban, y nos siguió como cinco carros atrás. Ya estaba oscuro y no crean que había tantas lámparas en las calles. El mustang (sustang, a partir de allí) no hacía malos quesos. Era estándar con cuarta, ocho cilindros y corría como endemoniado. Sin pensarlo dos veces, ahí mismo, rebasando en putiza agarramos, de adrede, para los rumbos de la casa del viejo pelón, pa´ que se le quite, y pasamos pitándole a su vieja. En su mera colonia, apagamos las luces y nos estacionamos bajo unos árboles ramosos, tomando chelas medio tibias y oyendo música despacito, hasta que vimos que pasó el viejo en el pickup, espichadito, como buscándonos. Nosotros, con las luces del mustang apagadas, lo seguimos y se le pusimos por detrás, prendimos las luces y le mentamos la madre con el rugido del motor; en lo que reaccionó el pelón; nosotros, riéndonos a gusto, dimos una vuelta en chinga, le aceleró el pinchi Güereque y nos escondimos en otra calle.

Más adelante nos volvimos a poner detrás de él, repetimos la mentada y salimos quemando llanta rumbo a la Tenería, que era por donde nosotros vivíamos. El Felipe, intrigado, detuvo la marcha del carro en una de las bocacalles para camelar por dónde andaría el viejo, cuando de repente nos apantalló con un putero de faros como de halógeno que traía en el capacete, aparte de las luces normales del picapsón. ¡Parecía mediodía! Chingue su madre, dijimos. Estaba detrás de nosotros y el primer plomazo que nos disparó le pegó en seco a la placa trasera del mustang. El culero le tiró al tanque de la gasolina. Entonces, sí, hijuesupinchimadre, salimos zigzagueando hechos madre, cuando el pinchi Pomy, que iba en el asiento de atrás gritó: ¡Palomilla, me dieron! Y es que otra bala pegó en el filo superior de la cajuela en justo momento que caímos en un bache y se le tiró la cerveza al Pomy, quien al sentir lo húmedo de la cerveza pensó que era sangre. Más le aceleró el Güereque con los otros dos balazos que le pegaron a la defensa del mustangcito.

Ya habíamos tomado ventaja como de cincuenta metros cuando, al cruzar por la cinco de febrero cerca de con los Pinochos, desde su carro, un Duster, casualmente el Poncho mi carnal vio que nos perseguían, nos dejó pasar, aceleró y se le atravesó al picapsón quien tuvo que frenar, y nosotros, con esa ventaja, con las luces del carro apagadas alcanzamos a doblar  por la encinas y de chingadera estaba desocupada la cochera de mi casa y ahí nos metimos con las luces apagadas. Todavía no nos bajábamos del carro, cuando pasó cerca de nosotros el picap, frenó en la Isabel la Católica quemando llanta, rugiendo el motor y aluzando hasta a los bomberos de mi barrio. Nomás oímos el chirriar de las llantas y el acelerón donde se perdió en la noche, a buscarnos donde ya no estábamos… 

No, pues para no hacerles largo el cuento, el lunes tempranito, como a las ocho de la mañana, estábamos los tres afuera del Registro de Electores, riéndonos de lo del sábado, y pensando cómo hacerle para tapar los huecos de los cinco balazos que tenía el carro, antes que lo viera su jefa. Junto con nosotros laboraban un chingo de empadronadores, mujeres casadas, solteras, palomilla borrachal, estudiantes, etc. y todos estaban de güichas mitoteando alrededor del carro, cuando llega el licenciado Hugo Cota Castro, director del Registro. Estuvo observando el carro muy callado, no hizo preguntas y se metió a las oficinas y a su privado. Al rato sale de su oficina y nos pide al Felipe, al Pomy y a mí que lo acompañemos a empadronar a una oficina que estaba por la 16 de septiembre. –Llévense el mustang-, nos dijo, -Yo les voy a dar la gasolina- No se preocupe, ya trae, gracias, le contestó el Güereque y nos fuimos siguiendo al puta lic.

No, pues las pinchis oficinas eran de la Judicial, y el licenciado Cota, abogado teniente de la Marina Nacional, llegó diciendo que el personal del Registro Nacional de Electores, en plena campaña de empadronamiento, había sufrido un atentado. Nosotros nomás nos miramos y nos aguantamos las ganas de reír. -¡Qué loco está este maistro!– nomás pensamos, y de allí nos interrogaron a los tres. El pinchi Pomy, ya saben cómo es, les dijo a lo genízaros que no era ningún atentado, que el viejo fulano de tal andaba encabronado porque éste -señalando al Felipe- le está chingando la vieja. No pues salimos después de muchas preguntas, no antes de que el Fiol el judicial, revisara con lupa hasta la tierrita de los tapates del carro, buscando algún indicio para, en lugar de hacer justicia, chingarnos a nosotros, porque el viejo pelón era muy amigo y conocido de los policías ésos.

Obvio decirles que al asunto se le dio carpetazo de inmediato. Bueno, el pinchi caso es que al otro día salió encabezando la plana del Diario de La Paz, a ocho columnas el texto: “Atentado en contra del personal del Registro Nacional de Electores”, el redactor de la nota daba nuestros nombres y la versión del licenciado Hugo Cota, sin mencionar para nada al viejo pelón. Puta madre. Ya bailó Bertha, dijimos. Y bailó, porque en cuanto se enteraron nuestras mamás del “atentado”, organizaron un pleno entre ellas, y se pusieron de acuerdo para “protegernos” (sancionarnos). Los jefes del Pomy, el Chumino y doña Chuy, lo mandaron una temporada a Ensenada, para mantenerlo a salvo de los atentados y se fue el pinchi Pomy. La mamá del Felipe era teniente, su papá era Coronel, su hermano estudiaba en el Colegio Militar en la Ciudad de México, así que derechito lo pusieron a chambear de soldado raso en la tercera zona militar.

Mi mamá puso un aviso en el radio a mi Tío Luis, para que pasara a recogerme a Ciudad Constitución ya que me mandaba para que les ayudara en el Sauzal, en la mera sierra, a trabajar como ayudante de vaquero. Mi tío pasó apurado por mí a la terminal de autobuses del Crucero, porque tenía que comprar cientos de cervezas y tequila, porque esa misma tarde empezaba la fiesta del rancho, que duraba más o menos unos tres días, con música, baile, comida y jaripeo… así estuvo.