Las elecciones

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Hace unos días se llevaron a cabo elecciones en los estados de Hidalgo y Coahuila, y el resultado marcó el posible rumbo que tomará este país en las próximas elecciones en este país.

El Partido Revolucionario Institucional arrasó literalmente a MORENA y al PAN, ganando todas las casillas y dejando un mensaje a los mexicanos, no hay ganador total o permanente en este país.

México, un gran país multicultural, con mas de 120 millones de habitantes decidió en ese ejercicio de la democracia, su repudio al pésimo manejo por parte del Presidente Andrés Manuel López Obrador y su equipo de trabajo en materia de desarrollo económico, la pandemia por el Covid-19, los desatinos al eliminar la totalidad de las Secretarías de Estado y dejar en la indefensión a miles de trabajadores que hoy luchan por subsistir, la desaparición de mas de 100 fideicomisos y el oscuro destino de miles de millones de pesos que a la fecha, nadie sabe en dónde están o hacia dónde fueron a parar.

La cacería mediática en contra de quienes han osado enfrentar al presidente no se ha hecho esperar, día a día van desapareciendo críticos al sistema, miles de boots cibernéticos tratando de desvirtuar cualquier reclamo ciudadano, la intentona diaria para dividirnos creando conceptos de “chairos y fifís”, la agresión contra el Poder Judicial y el Legislativo, etc.

Creo que a Morena y sus correligionarios se les olvida algo, México no es Venezuela ni Cuba, los mexicanos somos tan distintos que tratar de convertirnos en un país socialista será una ardua tarea.

Hemos vivido por más de 80 años buscando formas de hacer valer la democracia que cambiar el rumbo será algo más que complicado. Aclaro que, si bien hubo grandes excesos en el pasado, abuso de poder y otras linduras más, eliminar a las instituciones no será de ninguna manera la mejor forma de ir por un mejor futuro.

Hasta el día de hoy, no he visto ninguna acción contundente en contra de ex presidentes ni de funcionarios corruptos que hayan abusado de sus cargos mientras estuvieron al frente de ellos, nadie ha ido a la cárcel por robo, enriquecimiento ilícito ni nada de eso que tanto pregona el presidente.

Pero si veo con tristeza a los nuevos políticos que llegaron pobres y hoy van cuesta arriba en sus finanzas con este gobierno que de no mentir, no robar y no traicionar… no tiene nada. Los hijos del actual presidente se dan vida de ricos a expensas de los dineros del pueblo, el hermano Pío del presidente siendo grabado cínica y descaradamente recibiendo dinero para su hermanito AMLO, y así muchas deprimentes cosas que en definitiva van contra todo lo que se le ocurra hacer al presidente.

No dudo que AMLO tenga buenas intenciones, pero la verdad que hasta el día de hoy, en los hechos, está reprobado por una gran mayoría que no perdona nos haya enviado a ese hoyo negro en el que estamos, sin futuro y pensando que tendremos qué hacer para salir adelante los que no contamos con su venia, un trabajo en la burocracia o los suficientes recursos para emprender un negocio rentable en estos tiempos.

La voz y el voto de una altísima mayoría en los estados de Hidalgo y Coahuila, es un mensaje poco prometedor para Morena y para los demás Partidos, es un claro mensaje de que ya basta, ya no más promesas, ya no más mentiras.

El PRI, un Partido que se creía moribundo ha renacido y va por mucho más, la gente va comprendiendo que el voto cuenta y que las decepciones se cobran caro en las elecciones y que de no corregir el rumbo y llevar beneficios en los hechos y realidades tangibles a los mexicanos, puede ser la tumba de Morena y de los demás partidos políticos.

Vienen más campañas políticas y cambios en los gobiernos estatales y municipales en México, el 2021 será un año en el que todos los mexicanos en edad de votar lo harán y será ahí en donde refrendarán o repudiarán a este gobierno actual. Gran tarea tiene Morena y el presidente Obrador de cambiar el rumbo y corregir todo aquello que hasta el día de hoy no ha llenado las expectativas de los votantes y lograr que los dichos se conviertan en hechos. Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

Y luego ¿Qué más?

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Octubre 03 del 2020

El pasado jueves trascendió en las redes sociales la noticia de que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador se salió con la suya al lograr a través de sus personeros que la SCJN aprobara por mayoría de votos (6 vs 5), que sea llevada a cabo la traída y llevada “consulta popular para enjuiciar a ex presidentes”; ¿Qué tal eh?

Por increíble que parezca esta es la nueva modalidad de un funcionario de tan alto rango, lavarse las manos poniendo al “pueblo bueno y sabio” para que sea quien tome las decisiones más trascendentales en este país y no él como Presidente de México.

Así podrá Andrés Manuel hacer y deshacer a su antojo las Instituciones de México para convertirse más tarde que temprano en un Dictador siguiendo modelos que han resultado ser un auténtico fracaso en el mundo y en América Latina.

Habría que ver si eso de andar enjuiciando a ex presidentes de México funciona, ya que al parecer el tiempo para hacerlo de manera legal ya pasó y solo nos queda esperar los resultados en la práctica de tales ejercicios “democráticos”.

Por otra parte, aquí mismo en Baja California Sur nuestros flamantes Diputados encabezados por el nefasto Ramiro Ruíz tuvieron que acatar las disposiciones de la SCJN que los obligó a restituir a los Diputados que antes fueron corridos por su grupo y que amparándose en la Ley, presentaron batalla hasta lograr que el imperio de la Ley les concediera la razón.

Lo triste del asunto es que, a pesar de que se pensaría que todo volvería a la normalidad y los asuntos pendientes en el Congreso del Estado de BCS serían por fin llevados a una solución, el día de ayer los rijosos Diputados decidieron no sesionar dejando a todos con un palmo de narices.

El gobernador del estado Mtro. Carlos Mendoza Davis ha llamado en repetidas ocasiones a que prive la cordura, el respeto y le devuelvan la confianza al pueblo que votó por ellos, pero al parecer eso no ha sido suficiente. Siguen los Diputados rijosos caminando por la delgada línea roja del desacato dejando un pésimo sabor de boca en quienes votaron por ellos.

Alegan que el gobernador debe ya liberar los recursos detenidos por el gobierno del estado para el Congreso Local y que fueron retenidos hasta que no haya legalidad en dicho recinto Legislativo.

Sin lugar a dudas, el oscuro y faccioso Diputado Ramiro Ruíz pasará a la historia como el más nefasto y que además tiene todavía el descaro de pretender contender por algún puesto popular en las próximas elecciones ¿Cómo la ve Usted?

Lo preocupante de todo este asunto a nivel Nacional y Local es que escucho pocas, muy pocas voces indignadas por lo que está pasando, un Presidente que al parecer está empeñado en echar por la borda más de 75 años de historia, de avances en materia de Democracia, y en desarticular todo aquello que huela a pasado (bueno y malo).

Cada día vemos como Instituciones públicas son desarticuladas, con recortes de mas de 70 y 80% de presupuesto, la desaparición de Fideicomisos (como pretende el Presidente), y la nula claridad de los destinos de tantos millones de pesos que a la fecha no se han publicado ni hecho del conocimiento popular.

Por otra parte, leo como los hijitos, familiares y amigos del Presidente Obrador amasan negocios, fortunas, desvíos millonarios y no pasa nada, son intocables.

¿Honestidad valiente?, la verdad que tengo muchas dudas si este gobierno federal la esté llevando a cabo pero eso pronto, muy pronto se sabrá.

Urge que se recobre la confianza en nuestros gobernantes, que hagan el trabajo para el que fueron votados, que amen un poco a su país y den todo de si para llevar a buen término sus mandatos, que de una buena vez presenten resultados y reglas claras y no sigan usando el poder adquirido solo para enriquecerse.

Tendremos próximamente elecciones en nuestro Estado, ¿ejerceremos nuestro voto responsablemente? ¿Elegiremos a los mejores hombres y mujeres para manejar los destinos de BCS?, o volveremos como tradicionalmente pasa en nuestro país, a votar con las tripas y no con la cabeza, solo porque fulanito es buena onda, o porque me dio una lanita para votar por él.

Alguien dijo una vez “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen” ¿esto es lo que merecemos?, políticos corruptos y pillos, hombres intocables amasando fortunas, poder desmedido sin cortapisas, abusos de autoridad, libertinaje de otros haciendo campañas políticas anticipadas y más, mucho más. En vías de mientras yo solo me pregunto y luego ¿Qué más?

Noticias del Día

Todos son candidatos

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Y arrancan, anticipados y acelerados, pre candidatos y candidatos de todos los partidos políticos e independientes, más algunos que también quieren disfrutar las mieles de política.

Aunque el IEE diga, jure y perjure que no son tiempos electorales y que la Consejera Presidente Rebeca Barrera diga, se desgañite y avise que no se aceleren, a los hoy pretensos a cualquier cargo en la futura administración estatal, Congreso Local, Ayuntamientos y demás, a ellos les vale. Tal vez sigan pensando que el que arranca primero será el que llegue antes que los demás.

También se observa el regreso de los muertos vivientes, si, aquellos que perdieron en pasadas elecciones o han sido traídos a la vida con la promesa de que ahora si podrán ganar.

Muchos de ellos no han sido vistos antes, desaparecieron y como el ave fénix, hoy regresan con las mismas promesas y vicios de campañas, van a las Colonias, fraccionamientos y demás, con sus sonrisas huecas y falsas, ofreciendo todo aquello que si llegan a ganar jamás podrán cumplir.

Algunos les da en serio el sentimiento de compartir y ahí van repartiendo tomates, chiles y despensas, todas entregadas de mano, con su respectivo cubre bocas (por aquello del Covid-19) y eso sí, tomándose fotos para que todos sepamos lo buenos y generosos que son, han sido y serán.

Caray amigos, bien dijo alguien que cada elección es la fiesta del pueblo (aunque después haya lágrimas). Todos felices y contentos mientras que el IEE se desgañita pidiendo prudencia, aunque a ellos (los pretensos) les valga un soberano pepino partido por la mitad.

Pero algo que es todavía más inaudito es que varios de los abucheados Congresistas Locales (Ramiro Ruíz entre ellos), tengan el descaro de pensar que después de su penoso paso por esta Legislatura Local, podrán hacer campaña para seguir mamando de la ubre y valiéndoles chetos su denigrante, penosa y oprobiosa participación como Diputados Locales.

De nada ha valido la orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que esta caterva de malandrines restituya a los Diputados depuestos ilegalmente por ellos y obvio, la orden emitida. Ellos pretenden que por vivir en BCS y estar lejos, muy lejos del Centro del País podrán hacer lo que les venga en gana y todavía pensar que podrán salir a pedir una vez más el voto Ciudadano ¿Qué cosas no?

Hoy solo veo y escucho una vez más las mismas promesas, el ahora si lo haremos mejor que antes, no les fallaré. Ja Ja Ja

Quiero pensar que ahora si los Ciudadanos Sudcalifornianos tendremos memoria, que ahora si escogeremos bien a quienes nos han de representar dignamente y darán trámite a los reclamos Ciudadanos, por lo pronto ahí sigue pendiente la planta de tratamiento para Cabo San Lucas, la Ley de movilidad presentada hace meses por el Ejecutivo Estatal y muchas más propuestas de Ley que al parecer seguirán dormidas hasta la conformación de otra Legislatura Local.

Sin embargo, no deja de sorprenderme la candidez de muchos futuros electores que por amistad, compañerismo o por soñar con alguna chambita que obtendrán si ganan sus candidatos, lanzan porras, vivas y vítores por esos candidatos que obviamente no son candidotes y que seguro estoy harán todo lo posible por llevarlos al éxito electoral para así concretar sus sueños de grandeza.

Pensemos bien por una vez a quiénes elegiremos en las próximas elecciones, votar por rencor en contra de un buen aspirante solo por ardor, no nos llevará a nada bueno, pensemos por un breve momento ¿Qué queremos para nuestros hijos?, ¿que clase de país y estado les estamos heredando?

No importa si el color de su partido es verde, azul, rojo, amarillo o morado, siempre habrá alguien entre ellos que valga la pena y que esté realmente comprometido y es válido porque vivimos en un país todavía democrático, que cada quien milite en cualquiera de ellos. Lo que nunca será válido es que la pasión desmedida, el rencor y la revancha sean las banderas para llevar a alguien al éxito.

Dejemos que brinquen, prometan, digan y piensen los pretensos que ellos son la mejor opción, al final de cuentas, todo se verá en las urnas y espero que todos votemos por quienes tengan el mejor perfil y buena voluntad para dirigir los destinos de nuestro Estado.

Ya no más simulaciones, mentiras y engaños, ya no más odios enconados por ser de otro color, ya no más políticos deshonestos que solo piensen en servirse en lugar de servir. Nos leemos mas adelante …

Noticias del Día

Los candidatos

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Septiembre 10 del 2020

Y ahí van de nuevo rumbo a las próximas elecciones los “candidatos”, seres extraños que por lo general no se ven a menudo por las calles de nuestra ilustre Ciudad, si, esos personajes que de cuando en cuando (cada 3 ó 6 años) se aparecen como venidos del más allá (o el más acá), y ahí andan por las calles y casas de La Paz tratando de convencer al respetable de sus buenas intenciones, de sus enormes deseos por servir a su pueblo y acabar con la corrupción, los malos manejos de los dineros públicos, los malos gobernantes y cosas de esas.

Ahora también se agregan a la cofradía de los candidatos seres que por lo general son personas comunes y corrientes, amigos o conocidos que vemos y saludamos de cuando en cuando y que se han dedicado a diversas actividades económicas, sociales, empresariales y que a partir de estos días serán mejor conocidos como “los independientes”.

Los independientes son seres humanos como usted o como yo, pero que hartos, cansados, aburridos y hastiados de no ser tomados en cuenta por los partidos políticos para ocupar cargos de elección popular, decidieron mejor ser candidatos independientes.

No es tema de estas líneas hablar específicamente de nadie, de nadie es especial, solo de esa duda que me corroe el alma pensando y pensando qué pasará, ¿llegarán los independientes a conseguir sus metas políticas?, ¿les cerrarán el paso los partidos políticos?, ¿los escuchará y apoyará el pueblo?

Preguntas que definitivamente serán contestadas en las próximas elecciones que se nos vienen encima el año que viene y que no dejarán dudas sobre las preferencias de la gente que va y vota por quien se les dé la gana.

Cada quien ya tiene a su candidato guardado en ese corazoncito que Dios les dio, que si es rojo, azul, amarillo, moreno o como sea, ya está ahí, esperando solo el día de las elecciones que en honor a la verdad, espero esté tupida y el ausentismo se ausente.

Pero hoy en particular escribo sobre los independientes, escribo porque a pesar del Covid, la crisis y todo lo malo que pueda estarnos pasando, ellos se la van a rifar, solitos con su dinerito, sus amigochos y su buena voluntad para enfrentar a los grandes, a los gigantes de los dineros, del poder y del costumbrismo.

México está cambiando, de Guatemala a Guatepeor, con mil inconformidades no resueltas para con el pueblo, ese que solo se ve y se busca afanosamente en las campañas políticas, ese que aguanta vara y no se raja, solo se dobla bajo el peso de sus miserias y que tal vez, solo tal vez ahora si decida retomar el rumbo y buscar con su voto la elección de mejores servidores de la Nación, mejores Mexicanos que si piensen en ellos y no en los presupuestos, ni los lujos y dádivas que a veces trae el poder y les cambia hasta la forma de caminar, hablar y saludar.

Escuchemos a todos por igual, a candidatos con partido y sin partido, del color que sean, solo escuchemos lo que ellos tienen que decirnos y sobre todo, veámoslos a los ojos, de frente y sin temor, muchos prometerán las mieles y no las hieles, otros nos dirán aquello que queremos escuchar y los pocos, solo se presentarán sabiendo que hasta ese día han dado lo poco o lo mucho por su gente, por su pueblo, han sido ciudadanos honorables, trabajadores y honestos; cada quién dará lo que dice que tiene y en uno estará el creerles o no.

No cometamos una vez más el error de creer que ahora sí, los candidatos reciclados cumplirán su palabra, que ahora sí serán excelentes servidores públicos y cambiarán el estado de las cosas. Votemos cuando llegue el momento por hombres y mujeres leales a su gente, a su pueblo y a su país. Ya no más diputados(as) de cuarta que denigren el servicio público en nuestro Congreso Local, votemos por candidatos con nivel, con educación, con valores y que ninguna ola nos vuelva a llevar a tomar malas decisiones. Es hora de unirnos todos y hacer frente a quienes con piel de oveja vengan a pedir ese voto que puede bien cambiar el orden de las cosas.

Nos leemos más adelante…

Noticias del Día

Reinventarnos / por Salvador Castro Iglesias

Por Salvador Castro IglesiasCorreo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Agosto 15 del 2020

Todos los días al despertar me pregunto ¿y ahora qué?, esa frase que implica nuevas expectativas, nuevos aprendizajes, nuevas experiencias.

Alguien dijo que algunas veces a lo largo de nuestras vidas debemos reinventarnos, desaprender para volver a aprender, vaciar del disco duro aquello que ya no nos sea útil; rencores, malas experiencias, momentos trágicos vividos, etc.

Dejar espacio para nuevos conocimientos, entender que reaprender significa volver a la escuela primaria y adquirir nuevas formas de ver la vida para seguir adelante sin tanta carga.

Cuando escucho a los nuevos (o viejos) agoreros de la política decirnos que “ahora si yo haré…” , “confíen en mi …” , “no permitiré …”, etc. Me pregunto si en verdad será cierto todo eso.

La experiencia de 60ta. años vividos, me hace recordar que cada 3 o 6 años vi y veré en la calles y colonias de mi ciudad, a muchos candidatos a ocupar un puesto de elección popular, llenos de sonrisas, promesas, besos y apapachos (aunque ahora con la pandemia no creo les funcione mucho eso de los besos y abrazos).

Claro, llegarán ante nuestras puertas con su clásica sonrisa y muchos panfletos en donde enunciarán sus propuestas de acción de resultar electos.

Pocos, muy pocos tendrán la honradez de decirnos la verdad, que buscan un puesto o cargo público para tener un ingreso alto, para cubrir muchas de sus necesidades y sobre todo, para acceder a ese mundo del poder que en muchas ocasiones desquicia, enloquece y hace que quienes lo posean, olviden casi por arte de magia sus promesas y el gran compromiso que adquirieron al resultar electos.

Pasearán por las calles de la ciudad y pueblos vecinos en sus grandes camionetas conducidas por su chofer asignado, siempre estarán tan ocupados que no podrán recibir a sus representados y sobre todo, algo les cambiará, de ser personitas humildes y agradables ahora serán muy serios, pomposos, en muchos casos pedantes y petulantes y por supuesto inaccesibles.

Así como nuestras vidas creo que los tiempos han cambiado, no así los políticos, siempre con sus desgastados discursos que en verdad ya requieren reinventar, mejorar, volverse más humanos y dejar de prometer cosas que todos sabemos que jamás cumplirán.

Cada día ganan terreno las llamadas candidaturas independientes, personas y profesionistas que aún sin contar con experiencia en la política, deciden contender en las elecciones, sin partido y sin partidas, con buena voluntad y sobre todo, hartos de tanta mentira, de cosas que no se cumplieron, cansados de lo mismo y de los mismos.

Los independientes son personas como usted y como yo, ciudadanos que todos los días salen a la calle a demostrar con hechos concretos su amor por este país, por la gente y por sus familias, dan lo poco que tienen, hacen cosas y no prometen, solo proponen.

Así como ellos, muchos van tomando para si la búsqueda permanente de un cambio, sin populismos, sin promesas, sin partidos; solo la firme convicción de que este país está urgido de gente que crea en él, que salga a la calle en la búsqueda de soluciones para mejorar su entorno y salir adelante.

Baste un ejemplo de todo lo anterior, el PRI, como partido se volvió viejo, dejó de aprender, de reaprender y ahí está hoy en día, sin liderazgo real (salvo algunas honrosas excepciones), que creyó que sería eterno y se fue llenando de gente que en los hechos ama todo menos a su partido y a su gente, con enfermiza necesidad de poder, pero para ellos, no para los demás.

Reaprender para aprender, me gusta mucho esa frase porque llevada a los hechos y a la práctica, funciona de maravilla, la mayor de las veces de forma callada, como en el salón de clases, escuchando al Maestro sus enseñanzas que transmitía conocimiento para nuestras vidas.

Volveremos estas próximas elecciones a ver a candidatos que en definitiva no han querido reaprender, con sus mismos y desgastados discursos, derrochando dinero para poder comprar voluntades y prometiendo muchas cosas que ellos bien saben no podrán cumplir.

Sin embargo, sé que también podremos escuchar nuevos discursos, nuevas propuestas y sobre todo nuevas caras que podamos identificar como parte nuestra. Funcionarios honestos, personas de la sociedad civil que vendrán a pedir nuestro voto, no a prometer y si a escucharnos, tomando nota y comprometiéndose a dar todo de si para buscar una mejor forma de vida de los Sudcalifornianos.

Creo sinceramente que estas próximas elecciones habrá buenos candidatos, gente honesta y que ama a su país, sin ambiciones personales vestidas de populismo, sin discursos trillados y obsoletos. Si los ven, escuchen sus propuestas y voten por ellos para sí seguir avanzando y sobre todo reaprendiendo.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

¿Ya estamos en campaña?

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Agosto 08 del 2020

Todos lindos, bien peinados, con grandes atributos como luchadores sociales responsables, activos, servidores impolutos y preocupados por el bienestar de los ciudadanos; así podemos hoy en día ver en las redes sociales a los pretensos a un puesto de elección popular.

Muchos de ellos forman ya parte del sistema político o de gobierno que rige en el estado de BCS y otros, quieren ser parte de ese sistema benévolo que acuna en su seno a quienes han decidido formar parte de quienes salvaguardarán los destinos de esta hermosa tierra.

Funcionarios, diputados locales, Senadores, personas de la sociedad civil ya están afilando el machete para dar la pelea en las próximas elecciones para renovar alcaldías, diputaciones, presidencias municipales y la gobernatura del estado.

Algunos de manera tímida ponen su foto en las redes diciéndonos lo bueno que son, excelentes padres de familia, funcionarios de primer nivel, impolutos y sabedores de la verdad y que aspiran a un puesto de elección popular.

Algunos lo son sin lugar a dudas, otros solo atinaron durante sus responsabilidades a causar estragos en sus mandatos, prueba de ello la tenemos en algunos cándidos candidatos que emergen de las oscuras trincheras del Congreso del Estado local y que hoy sueñan con seguir dentro del sistema a pesar de sus desatinos como Diputados.

Pocas, muy pocas Leyes aprobadas, reformadas o actualizadas hemos visto durante estos años. Pleitos rijosos, mordidas, mentadas y demás epítetos es el resultado de la labor de estos flamantes Diputados que hoy salen a la calle a repartir sonrisas, tomates, sandías, chiles y sobre todo, muchas promesas que poca, muy poca gente cree.

Cada Partido Político ya está revisando quiénes serán los que den la pelea por alcanzar el voto popular, todos ellos tienen gente para ello, pero la pregunta seguirá siendo ¿Cuántos de ellos tendrán algo que ofrecer que no sean las mismas promesas huecas de siempre?

Cada elección es lo mismo, las misas promesas de “ahora si yo haré el cambio”, “si votan por mí, los Sudcalifornianos serán beneficiados por un gobierno excelso, sublime y libre de corrupción”, “amo a mi Baja California Sur”, etc. Etc.

La verdad, es que pocos creemos hoy en día en las promesas, queremos ver resultados, acciones concretas como las que vemos en este gobierno actual que dirige Carlos Mendoza Davis, labor que no fácilmente podrá ser superada por los que vengan.

No dudo que existan candidatos que den el ancho, que se sumen al desarrollo de BCS y que hagan que los ciudadanos volvamos a creer en ellos, solo el tiempo lo dirá.

Lo más importante es que esas próximas elecciones salgamos a votar con la cabeza y no con el corazón, que pensemos bien qué futuro queremos para nosotros y nuestros hijos, que dejemos de lado las diferencias para unirnos y escoger a los mejores, que en los hechos y trayectorias han demostrado su amor por esta tierra y no en quienes abusando de sus cargos solo se han servido con la cuchara grande para enriquecerse, y dilapidar los dineros dispuestos para llevar beneficios a su gente.

Baja California Sur tiene gente valiosa que debemos apoyar, funcionarios de primer nivel que día a día demuestran su valía y que harían su labor con dedicación y pasión que es lo que hace mucha falta en estos días.

Isidro Jordán Moyrón, Álvaro De La Peña Angulo, Guadalupe Saldaña, Genaro Ruiz Hernández, José López Soto, Luis Araiza, Víctor Castro Cosío, Rigoberto Mares, Francisco Pelayo, Alfredo Porras, y muchos más son los nombres que de seguro veremos en las boletas electorales y en cada uno de nosotros estará hacer buen uso de nuestro voto el día de la elección.

Tiempos complicados son, tiempos de pandemia, de crisis financiera, de falta de oportunidades, de desánimo y tristeza, vemos como ese México que alguna vez avizoramos se va perdiendo en acciones perversas de grupos de poder que solo buscan su beneficio, que nos mienten, que nos acechan y que al final, nos llevarán a un oscuro final.

La esperanza ahí sigue, muy en el fondo ahí está, la esperanza de un México glorioso que resurja de las cenizas y nos lleve otra vez a ser ejemplo ante el mundo. Un México libre de populismo y de falsas promesas que solo deprimen y no motivan.

Los tiempos no mienten, todavía no son tiempos ni horas de campañas, pero como cada tres y seis años, se desbocan las mentes, se anticipan las personas que violentando la Ley electoral disfrazan, sus deseos de buenos propósitos para estar en las mentes de los electores antes que nadie.

El tiempo pasa, pasa muy rápido y pronto sabremos quiénes son los verdaderos candidatos, hoy solo son pretensos y serán los Partidos Políticos los que al final tengan la última palabra.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

Las campañas políticas y el Covid-19

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Bien amigos, ya vamos en el segundo semestre de este vapuleado año 2020 y aunque aún no son los tiempos oficiales para andar en campaña, muchos pretensos a un cargo político aprovechan que la pandemia por el Covid-19 está con todo en BCS y ahí andan por las calles y colonias de la ciudad repartiendo tomates, despensas, sandías y vaya usted a saber qué más.

¿Sana distancia? ¿Cuál sana distancia? Si muchos suspirantes recorren alegremente las colonias haciendo muchas promesas, con sus cubrebocas, con dádivas en forma de despensas y eso sí, “muy preocupados por el bienestar de quienes menos tienen”.

Lo preocupante es que algunos de esos preocupados ciudadanos son diputados locales que en lugar de poner orden al caos que han generado al interior del antes Sacrosanto Recinto Legislativo Local, mejor se van a demostrar que si tienen su corazoncito bien puesto para “hacer el bien y solidarizarse con el pueblo”, eso sí, con su respectiva foto para que todos se enteren.

Otros no queriendo quedarse atrás (como es el caso del Diputado Rigoberto Murillo), mejor decidieron armar otro partido Político y lo vemos muy quitado de la pena (y sin cubrebocas), en reuniones de 10 o 15 inocentes, valiéndole la sana distancia, la pandemia y esas cosas.

No cabe duda que este México tan amado va en franca decadencia, entre las ocurrencias del presidente Obrador, los políticos de marras y demás fauna política, nos están poniendo una buena pela y el abismo se hace presente día con día, mientras ellos felices recetándonos unidad, amor por la Patria y mil cosas que en verdad dan pena, máxime cuando vemos que todos ellos son felices, muy felices metiéndole mano al presupuesto, enviando a sus nenes a hacer negocios, cervecerías y otros más, mientras el pueblo se queda con un palmo de narices y pensando que algo no va bien con estos flamantes políticos.

Si bien es cierto que la corrupción es algo añejo en este país y que no podremos cambiar muchas cosas de un día para otro, al menos deberíamos de tomar consciencia y pensar muy bien por quién votaremos en los próximos comicios del 2021, porque de seguir así, terminaremos peor que Venezuela y otros países en los que los ciudadanos tomaron una pésima decisión y ahí están a la vista los resultados.

Los diputados deben ponerse a hacer el trabajo por el cual fueron votados, arreglar sus diferencias y hacer leyes, no andar en campaña buscando el próximo hueso, esta legislatura es la peor que a mis 60ta. años he visto, y no cabe duda que aún me falta mucho ver.

La gente no quiere tomates ni despensas, quiere trabajo, respeto, un ingreso justo para sacar adelante a sus familias; quiere tener salud, educación, un retiro digno en su vejez, no quiere dádivas populistas que solo son un insulto a sus carencias.

Repartir dinero tampoco es la solución, repartan trabajo que eso es lo que hace digna a una persona, trabajo arduo y bien remunerado, crear fuentes de trabajo es lo que hace grande a una Nación, no darles tomates ni regalitos ofensivos.

Alguien dijo una vez que el poder enferma, así es sin lugar a dudas, sobre todo si quien lo posee no trae consigo un bagaje de educación, cultura y valores, para muestra ahí están los Diputados Locales, agarrados del chongo, jalándose los cabellos, mordiéndose rabiosamente y tirando golpes como pandilleros de barrio y no buscando soluciones legales ni dialogando para resolver sus diferencias.

Mientras sigamos pensando solo en nuestro bienestar y no en el bien común, seguiremos teniendo a oscuros personajes en nuestras instituciones, no tendremos líderes que nos impulsen a salir adelante a pesar de la adversidad, desunidos jamás podremos encontrar el camino ni el bienestar, las pruebas de ello ahí están a la vista y pareciera que pocos, muy pocos las ven.

Creo que lo peor de la pandemia está por llegar, muy pronto veremos y escucharemos los mismos discursos retóricos de siempre de candidatos cubiertos por el manto sagrado de las promesas diciendo que ellos ahora si harán las cosas bien, sin importar el partido que sea, sin importarles su pueblo, sin importarles la pandemia ni los males que ya de por sí nos tienen en el suelo como país.

Por una vez, solo esta vez, pensemos bien qué queremos como Estado, que queremos para nuestros hijos y vayamos a votar con la consciencia colectiva, buscando que todos juntos remontemos el pasado trágico en el que tomar malas decisiones, nos han traído los males de los que nos quejamos hoy.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

¿Rojo otra vez?

Por Salvador Castro Iglesias

Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx Y algunos memes

Julio 17 del 2020

Y que nos dice que ahí vamos de nuevo al color rojo por la pandemia esta del coronavirus caray.

Tanto esfuerzo de las autoridades para bajar de color y al modo, la gente esta que no entiende y se fueron todos juntos a las playas, a los supermercados, a hacer sus fiestesotas todos en bola, mal, muy mal.

En cuanto dieron chance de salir y de reabrir algunos negocios ahí vamos todos para afuera, quesque porque ya no aguantamos el encierro, que si ya me hacía falta ver mi hermoso malecón, que si necesitaba con urgencia remojarme en mis playitas y tomarme unas cervecitas con los cuates, puras de esas.

Y que a resultas de esos actos sin sentido, se vuelve a subir el nivel de coronavirus y hay ahora más infectados y obvio, mas muertitos, de 60 y tantos que había hoy hay mas de 100 y tantos.

Ahhh, pero de seguro nadie será responsable, yo ni fui fue teté, nadie querrá asumir la responsabilidad y ahí tienen al gobernador y al Secretario de Salud busque y busque más respiradores para los pulmoncitos afectados de esa bola de inconscientes que además de infectarse, también infectaron a sus familias y amigos por andar en la bola.

Todo se detiene cuando apenas comenzaba a caminar, creo que al paso que vamos las autoridades terminarán imponiendo toque de queda, aunque de seguro muchos lanzarán insultos y con la voz en cuello gritarán que eso sería un atentado a la libertad de expresión, de acción y demás cosas que se le parezca.

Mi Madre Graciela que en paz descanse, decía que los seres humanos no sabemos vivir en libertad, siempre en contra de todo y contra todos, irresponsables con el medio ambiente, con nuestros actos, con nosotros mismos.

Obvio que lo ideal sería que al andar en la calle adquiriéramos inmunidad contra ese condenado virus, pero en el ínter muchos, muchos más caerán víctimas de él, mucho antes de poder siquiera adquirirla.

Todos los días escucho quejas de que si el Presidente, de que si al Gober, de que si todos los políticos, etc. Pero curiosamente nadie asume su propia responsabilidad y lo más fácil es aventar la bolita a alguien que no sea yo por supuesto.

¿Terminará algún día esta pandemia?, al paso que vamos, no lo creo posible; sin ser catastrofista, no le veo visos de solución, mientras la gente siga valiéndoles gorro todas las recomendaciones y no se quede en sus casas, esto seguirá.

Por supuesto que es preocupante que miles o millones de personas deban salir a la calle o a sus trabajos para poder traer el sustento para sus familias, pero ¿a la playa?, ¿a la cervecería?, ¿a una fiesta?

Y agárrense porque entre este infernal verano, la temporada de huracanes, las lluvias y demás acechanzas que nos esperan, el panorama podría ponerse peor.

Esto que escribo no es de ninguna manera un llamado a nada, solo son reflexiones que me hacen pensar que mucho de lo malo que nos está pasando es por decisión de nosotros mismos, los malos gobiernos, las plagas, la miseria y muchas cosas más se pueden cambiar, atacar y vencer si nos unimos TODOS, pero eso seguirá siendo una utopía en este México que tanto amo.

Nos leemos mas adelante …

Noticias del Día

Deja que ladren Sancho …

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Julio 10 del 2020

“Deja que ladren Sancho…” frase del ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, una frase que aplica en los casos en que alguien o algunos hablan, gritan o vociferan de tal o cual persona; muchas veces lo hacen porque la envidia o el rencor les asiste y que al llegar a oídos de la persona a quien van dirigidos esos epítetos, solo atina a decir esa famosa frase.

¿Por qué comienzo con esta frase?, el día de ayer, leyendo comentarios diversos en el sitio de Facebook me entero que el alcalde de este Municipio de La Paz, el Lic. Rubén Muñoz Álvarez comentó en esa red que se encontraba recluido en su casa al resultar contagiado por el coronavirus, razón por la cual se tenía que ausentar y esperar lo que tenga que pasar con su salud.

De inmediato, los comentarios diversos no se hicieron de esperar, desde saludos, buenos deseos por su pronta recuperación hasta aquellos que en un acto de maldad, mala leche y por supuesto falta de humanidad, le desearon que mejor se fuera al más allá.

Siempre he creído y convencido estoy, que si bien la labor al frente de la presidencia municipal por parte del hoy alcalde Rubén Muñoz no ha sido miel sobre hojuelas y deja que desear, no por ello deja de ser una persona con familia, sentimientos y sobre todo, que su salud puede en un momento dado agravarse por el coronavirus, como está sucediendo con cualquier mortal en estos días.

Desearle la muerte, solo habla de mucho de lo que pasa en este México querido, personas resentidas por todo y por nada que, en una falta total de educación y valores, optan por agredir, amenazar y desear todo tipo de males a aquellos que no son de su agrado o no comulgan con sus ideas, ese México bravo que a nada bueno conduce y que hoy tienen el descaro de publicarlo reafirmando con ello sus traumas existenciales.

Poco hablo o comento de política, bien lo saben quienes me conocen, aún así, no dejo en ocasiones de decir si estoy o no de acuerdo con la forma en que se llevan los destinos de nuestro país, nuestro estado o en este caso particular del ayuntamiento de La Paz.

Sin embargo, siempre me atengo a algunos principios inculcados en mí, por mis padres y abuelos. Respeto a las personas sin importar sus creencias, partidos políticos, sexo o religión, buscar siempre y en lo posible la verdad, aunque esta tenga muchas aristas, pero sobre todo, entiendo que todo ser humano merece respeto así como sus esposas, hijos y familias. Agredir, ya sea física o verbalmente a un ser humano, jamás contribuirá a la paz en este aporreado planeta, sin distingos, siempre estaré en contra de ello.

Es doloroso ver o leer comentarios soeces, vulgares y faltos de humanidad de algunas personas que, envalentonados por la relativa libertad de las redes sociales, dan rienda suelta a sus enconos, ira y frustraciones contra otros seres humanos; ello no contribuye a nada bueno, solo a crear más irritación social y así, jamás podremos reunificarnos los mexicanos.

Vaya mi repudio ante este tipo de demostraciones que nada aportan a la civilidad, al buen entendimiento y al respeto a las personas, también externo mi deseo de que el Alcalde Muñoz pueda remontar para bien de él y de su familia su enfermedad y se reintegre pronto a sus labores, que en si mismas requieren soluciones de parte de un alcalde en plenitud de sus facultades físicas y mentales.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

Hoy no quiero …

No nos disciplinamos, pero no quiero terminar en una cama de hospital, y morir sin despedirme de la gente que amo.

Por Salvador Castro Iglesias

Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Hoy no quiero, ser parte de una sociedad omisa, obtusa, inculta; que no entiende y no comprende esa realidad lacerante que nos atrapa cada día y que hoy lleva por nombre, confinamiento.

Hoy no quiero saber de más muertos por coronavirus, tristemente aquellos que en la línea de batalla van cayendo presa de un virus que se apodera de ellos y nos hay escapatoria.

Médicos, enfermeras, asistentes, todos van cayendo mientras miles de seres humanos tienen el descaro de decir, no pasa nada… Hasta que pasa.

Nos dieron la oportunidad de volver a salir, a ver nuestros atardeceres, ir a la playa conservando esa mentada “sana distancia” que nadie respetó, a pesar del llamado de las Autoridades, “Conserven su sana distancia por favor”.

Una autoridad rebasada por el me vale, el que me importa, no conozco a nadie que haya muerto por el coronavirus, yo mejor me voy a dar una vueltecita a mi malecón querido, a pie por supuesto, faltaba más.

¿La playa?, dejaría de ser Paceño de hueso colorado si no voy, cuanti más con estos calores del infierno, yo me voy al mar, con mis chelas obvio; ahí podré olvidarme de ese maldito bicho que ni puedo ver, mucho menos entender, a beber porque la vida es breve, allá que se queden en su casita los miedosos y pusilánimes que viven llenos de temor por el coronavirus, yo no, me cae que no porque soy muy resistente a todo.

Hay mamá, nada como andar por el malecón de mis amores, en las tiendas que me encantan, sin cubrebocas porque con él, puesto, casi ni puedo respirar y no me veo tan nice como soy.

Puras de esas, amigos, ignorancia, exceso de libertades, falta de temor, vaya usted a saber, pero que ni se les ande ocurriendo al Gober o al Presi Muñoz andar amenazando con que podrían hacer uso de la fuerza pública para meterme en mi casita, no señor, para eso vivo en un país democrático en donde yo puedo ir y venir tranquilamente, faltaba más.

¿Qué cosas no?, ya ni les cuento a cuánto se fue el número de contagios y algunos muertitos por el coronavirus en esta semana de libertades, de maleconazos, de playita, cervecita y de andar viendo atardeceres a pie por el malecón; de las tiendas… mejor ni les cuento.

Y que se molesta el Presidente Municipal y el Gober también, adiós playas por un tiempo, estaban llenas a morir de gente, paleteros, cerveceros, taqueros y todo lo que termine en eros. Se cierran las playas porque aumentaron los casos de contagiados por el coronavirus, hasta pronto los bronceados, los bikinis, los bolis y las tangas; puro Acapulco en la azotea hasta que se vaya ese condenado bicho del tal coronavirus.

La realidad desde mi muy choyero punto de vista, es que los Mexicanos y en especial los Sudcas (Paceños), es que vivimos tan lejos de la real miseria de otros estados, tenemos apoyos del Gobierno y del Ayuntamiento, carro, casa (propia o rentada), vivimos bien en verdad, que pensamos que no pasa nada aunque pase, y eso de la libertad como que cala, cala hasta dentro de nuestras pobres humanidad que no nos gusta la coarte nadie.

No creemos, no entendemos, no acatamos, no nos disciplinamos, tal vez porque el coronavirus no lo vemos, nos pega y no nos enteramos hasta que caemos con fiebres, temblores y sin poder respirar, hasta entonces comenzamos a entender que si es mortal y languidecemos en casita o reclamamos airadamente a las Autoridades porque no nos atienden en ese mismo momento. O peor cuando vemos que nuestros amigos, conocidos o alguien se muere por ello, así, se muere y no lo veremos más, rezamos algo por ellos y volvemos a seguir con nuestras vidas, pensando que a mí, no me pega; a mí, no me dará, no me moriré.

Hoy no quiero ser parte de esa estadística, no quiero terminar en una cama de hospital conectado a un respirador, no quiero morir son poder despedirme de la gente que amo, no quiero, por eso mejor me quedo en casa, hago lo mejor que puedo mis labores y rezo, ahora si, porque este mundo que conozco puedo seguir reconociéndolo por mucho tiempo.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día