Lun. Ene 24th, 2022

Estos sistemas ayudan a reducir la emisión de gases de efecto invernadero y a la producción de energía

Como parte de sus programas ambientales de Responsabilidad Social Universitaria, este semestre la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) instaló 3 biodigestores de geomembrana en su Posta Zootecnica, unidades que ayudan en la producción de energía a partir de desechos orgánicos, al igual que contribuyen a la descontaminación de aguas residuales y disminución de gases de efecto invernadero.

Uno de ellos fue donado por la empresa ARQUEA, que dirige el Mtro. Edwin Alfonso Zelaya Benavidez, quien al mismo tiempo impartió un curso-taller a docentes universitarios sobre el funcionamiento, fabricación e instalación de este tipo de tecnología, y, como resultado, se elaboraron los otros dos.

Según explicó el especialista en biogás y agricultura sostenible durante un recorrido con autoridades universitarias, esta configuración de sistemas tiene tres propósitos fundamentales, que son la descontaminación y reducción de olores, al quedar atrapados en bolsas especiales; usar el gas que se produzca en pequeñas estufas o quemadores; y, muy importante, como unidad didáctica para que estudiantes y docentes lleven a cabo pruebas de investigación.

Además, como parte del proyecto, se pretende que estos sistemas ayuden al tratamiento de aguas residuales de la granja porcina y que los lodos resultantes del proceso de biodigestión, una vez procesados, se utilicen como abono o fertilizante para plantas.

Indicó que los biodigestores instalados tienen una capacidad aproximada de 40 mil litros, y es mediante un proceso denominado “digestión anaeróbica” que los deshechos orgánicos contenidos en sus recipientes, cerrados de manera hermética, se transforman en biogás; si bien no en una proporción del 100%, sí se puede alcanzar un 75 u 85% dependiendo de ciertos factores, como la temperatura, por ejemplo.

Dicho producto es una mezcla de gases con un elevado contenido de metano, por lo que puede emplearse para cocinar, por ejemplo, en sustitución de otros combustibles como el gas propano, la leña y la electricidad.

De acuerdo con la responsable del programa de Responsabilidad Social Universitaria en la UABCS, Dra. Deneb Peredo, la instalación de esta tecnología va a permitir ampliar el conocimiento de estos prototipos e, incluso, hacer modificaciones para hacer más óptimo su funcionamiento.

Asimismo, de manera eventual, compartir las experiencias con la comunidad, particularmente con productores locales interesados, para que puedan utilizar este tipo de dispositivos en aquellas necesidades que tengan, a las que sean aplicables.

Deja un comentario