Lun. Ene 24th, 2022

Amanecer paceño

Nov 26, 2021

Por Ángel Ozuna

“La felicidad no depende de lo que poseemos, sino de lo que disfrutamos”. Spurgeon.

Quisiera poder hablar solo de temas agradables, pero no podemos ocultar la realidad. Nosotros que tenemos la suerte de vivir y disfrutar de este bello rincón de México, ya sea por elección propia o porque a algunos aquí les tocó nacer, no podemos menos que extasiarnos todos los días ante el despliegue de la naturaleza sudcaliforniana. Las suaves fragancias de las mañanas paceñas llenan de encanto este lugar, por eso al recibir la fresca caricia de la brisa matinal me siento afortunado.

Quisiera poder ser como los editores del periódico “Gringo Gazete” de La Paz: no bad news, pero eso no las desaparece (a las malas noticias).

Desgraciadamente con los primeros sorbos de café viene también la realidad, la cual venga como venga la tenemos que aceptar, pero este gobierno que tenemos hoy en día se pasa de la raya. Tienen 3 años tratando de acabar con México.

La secretaria de educación pública al dirigirse al pleno del senado mencionó que las ciudades de Hermosillo y Cananea están en Jalisco, tal vez en su supina ignorancia crea también que Guadalajara y Ocotlán están en Sonora, habría que volver a citarla a comparecer para que nos aclare ese punto porque ya nos confundió. Ella, como absolutamente todos sus compañeros y compañeras de gabinete practican cada vez que pueden el deplorable don de la ignorancia

La civilidad, esa dama elegante y silenciosa totalmente desconocida para obrador y sus lacayos brilla por su ausencia. Tan solo la definición del concepto de civilidad es una bofetada con o sin guante para la secta de rufianes que nos gobierna. La civilidad viene a ser un conjunto de reglas de conducta públicas que debemos seguir para vivir en sociedad en forma armoniosa y en paz. Los sinónimos serían: la cortesía; la sociabilidad; la urbanidad; la cordialidad; la buena educación el respeto y la prudencia.

Ahora yo pregunto: ¿Quién o quiénes del gabinete obradorista reúne, no digo yo todas las anteriores, sino tan siquiera una sola de esas cualidades? Es obvio que ninguno, desde el presidente para abajo. O díganme: ¿qué podemos pensar de los senadores de Morena cuya máxima aspiración es tomarse una foto con un boxeador? ¿O cuando organizan y ejecutan un homenaje a su líder de la secta en pleno recinto legislativo? Cuando se discuten temas nacionales de trascendencia, la actuación de los legisladores de Morena es de lo más vulgar, irrespetuosa y carente de toda educación. Ese comportamiento mediocre es su sello de la fábrica, ya que por regla general a gritos tratan de acallar las voces de los demás legisladores. Es una verdadera vergüenza presenciar una de estas sesiones en ambas cámaras. Lo que debiera ser un intercambio y un debate civilizado de ideas y opiniones, se convierte en discusiones de cantina. Nunca voy a olvidar la actuación de uno de esos jumentos de Morena que al ser saludado por el presidente del INE le grito soezmente: “no me toques, no seas igualado”. Eso se llama estulticia y estupidez.

¿Quién detiene a Obrador?

Retomando la pregunta original: si la Constitución y demás leyes no detienen a Obrador ¿Quién o quiénes son los encargados de que ese gobernante se apegue a la legalidad? El señor dice y hace lo que quiere en contra de México. Ahora resulta que:

A tres años de su mandato Obrador entro en pánico. El tiempo se le echó encima y no encuentra como justificar su infinita ineptitud para gobernar. Un día amanece desquiciado y lanza un decreto por medio del cual todas las obras que él decida serán prioritarias para la seguridad nacional. En cinco días tienen que autorizarle todo lo que al de Macuspana se le ocurra, sin tramites, sin estudios, sin licitaciones, sin concursos, sin nada. La prisa es obvia, quiere terminar sus obras faraónicas, cuanto inútiles y muy costosas antes de que se le acabe su infame mandato.

El deber que tenemos en este momento como mexicanos, es detener a toda costa esas demencias. El peligro va mucho más allá de solo financiar a lo tonto sus tres caprichos. Es todo el país junto con lo que apreciamos lo que está en riesgo inminente. Durante estos tres últimos años este individuo se ha dedicado a tratar de destruir el esfuerzo de todos los mexicanos, pero no lo va a lograr.

Un mito que se derrumba.

“El hombre superior es cortés, pero no arrastrado; el hombre vulgar es arrastrado, pero no cortés”. Confucio.

El ejército mexicano otrora ejemplo de rectitud y confianza terminó siendo un vil apéndice al servicio de Obrador y su secta, no al servicio de la nación como le ordena la constitución, sino para apoyar los aviesos fines dictatoriales de su jefe. Jamás en la historia de México se había dado el caso de que un secretario de la defensa Nacional externara tal servilismo hacia un solo hombre, ni durante el siglo XIX, ni el XX, ni mucho menos el XXI.

El general secretario acabó con la honra del ejército, sin embargo, habría que ver si todos sus subalternos están de acuerdo con esas declaraciones porque muy bien las pudo haber dicho a título personal, lo cual estaría en su derecho ciudadano, pero lo hizo a nombre de la institución que representa, en una ceremonia oficial ante prácticamente toda la nación. Ahí quedaron sus palabras miserables como vil arrastrado hacia su jefe. ¿De qué sirve tanto uniforme, tantas insignias, tanta farsa (se los dije), todo para acabar rindiéndole pleitesía a un solo hombre, a una sola secta, al poder y al dinero? ¿Dónde quedó el honor que tanto se pregona mi general? De aquí en adelante será el ejército de Obrador y de Morena porque se deben a la 4t y a nuestros impuestos.

Nos faltaría saber si al interior de las fuerzas armadas están de acuerdo con el secretario, ellos antes de ser militares son ciudadanos con derechos y obligaciones igual que nosotros y por lo tanto también deben de gozar de la protección a sus garantías individuales, o ¿ya se los llevaron al baile? El que calla otorga.

En un programa de Latinus ponen de manifiesto con papeles y documentos una gigantesca operación de fraude y corrupción de parte de la secretaría de la defensa nacional en la asignación de obras para la construcción del aeropuerto civil de Santa Lucía, vaya usted a saber lo de la base aérea, algo así como 900 contratistas fantasmas que ni siquiera sus domicilios existen, toda una chulada de podredumbre militar. ¿A dónde van a parar tantos millones de pesos? ¿A la tropa y baja oficialidad? Lo dudo mucho. Alguien a la sombra de Obrador se está haciendo inmensamente rico, o se están haciendo ricos. El presidente en forma por demás ingenua piensa que los cobros en Santa Lucía van a servir para sufragar el sistema de pensiones militares ¿y cuando esa empresa se vaya a la ruina? La idea es de un verdadero perverso.

Luego, en una rápida sucesión de eventos le otorga al secretario de la defensa en la misma ceremonia una medalla “a la honestidad”, como si fuera una burla grotesca. Ante todo, esto no puedo menos que comparar los tiempos de la traición del general Victoriano Huerta, ex cadete del Colegio Militar cuando en 1913 les colocaba medallas e insignias a sus corifeos como si fueran cosa de todos los días. Al poco tiempo Obrador lanza su famoso “decreto”, aunque él dice que no es tal, que se trata solo de un “acuerdo”, ¿acuerdo con quién? O ¿para qué?

Incongruencias, mentiras y cinismo. La ilegalidad y la burla a su máxima expresión. Lo bueno es que tenemos una Carta Magna vigente, lo bueno es que tenemos leyes. Lo bueno es que tenemos valientes diputados y senadores que frenan las locuras presidenciales. Lo bueno es que obrador, su familia y su secta no son corruptos. Lo bueno es que tenemos un estado de derecho. Lo bueno es que tenemos incorruptibles generales y almirantes que no se venden. Lo bueno es que el ejército cuida a morena y la 4t sobre todo cuando conducen drogas. Lo bueno es que ya vamos de salida.

Lo bueno es que solo nos faltan 3 años, bueno, 2 años y 10 meses.

De aquí en adelante todo lo que haga o deje de hacer Obrador será parte de la “seguridad nacional” incluyendo visitas de “pisa y corre” a Nayarit o a Badiraguato para ver cómo va la carretera.

La Paz, B.C.S. noviembre 2021.

Deja un comentario