Sáb. Nov 27th, 2021

Así somos

Nov 22, 2021

Por Salvador Castro Iglesias

Bien dicen que los mexicanos somos diferentes a los pobladores de otras partes del mundo, alegres, optimistas (aunque no siempre tengamos motivos para serlo), hospitalarios y muy generosos.

Para muestra baste un botón, los llamados paceños, Sudcalifornianos de hueso colorado por lo general así somos, siempre damos la mano a quienes llegan a este rincón del planeta, vengan de donde vengan.

Somos francos y abiertos, decimos bienvenido a todo aquel que venga a aportar o a contribuir en el desarrollo de nuestro Estado.

Contamos a la fecha con personas y familias llegadas ya desde hace tiempo, de ingleses, franceses, italianos, españoles, chinos, japoneses y de muchos otras partes del mundo. Algunos llegaron de vacaciones y aquí se quedaron (probando o no las maléficas ciruelas del mogote) que dicen embruja a quien las prueba y hace que desistan de regresar a sus países de origen.

Cierto o no, Baja California sur tiene su encanto, a pesar de sus agobiantes calores en el verano, sus áridas y pelonas regiones, su falta de agua y de otros mil inconvenientes, la gente llega, se instala y se queda.

Tal vez sean las ciruelas del mogote, sus hermosas playas, sus increíbles atardeceres, la calidez de sus habitantes o vaya usted a saber por qué, llegan y se quedan, echan raíces y procrean a nuevos paceños, que con el tiempo se sienten parte de esta hermosa comunidad.

No escribiré sobre aquellos que vienen buscando fortuna fácil, delincuentes de todo tipo que de vez en cuando también nos visitan, ellos definitivamente no aportan más que problemas a una comunidad que poco a poco va dejando la somnolencia de antes, para integrarse a la modernidad o la nueva normalidad.

Amén del Covid-19 y de lo anterior, Baja California Sur sigue siendo muy atractiva para que extranjeros decidan venir a residir (al menos por un tiempo) y que aportan sus dineritos a nuestra economía.

A ellos les gustan los lugares, tranquilos, seguros y que les ofrecen cálidos días, playas prístinas y claras para nadar y sobre todo pesca deportiva en abundancia.

Los Cabos, lugar que conocí hace ya algunos añitos (50 más o menos), ha crecido de una forma impresionante, irreconocible para quienes tuvimos la fortuna de verlo solo como pueblo de pescadores que de ahí a la fecha se fue llenando de hoteles y restaurantes de primer nivel que hacen las delicias para quienes nos visitan.

Sin lugar a dudas Baja California Sur es hoy por el hoy el destino de moda a nivel mundial, y eso lo han entendido bien nuestras autoridades quienes le siguen apostando al turismo como una de las mejores alternativas en materia de generación de recursos, trabajo y bienestar para todo aquel que decida incursionar en ese ramo de la economía local.

Sin embargo, seguimos padeciendo por la falta de agua y sin ella de nada servirán las inversiones y demás ramas laborales, el agua es la vida bien lo decía el gran periodista Don Francisco King Rondero.

Debemos todos gobierno y ciudadanos crear nuevas conciencias para cuidar y buscar nuevas alternativas para obtener, cuidar y conservar el preciado líquido que cada día es más escaso.

Planes y proyectos existen, el nuevo gobierno estatal, así como los anteriores buscan afanosamente dichas alternativas porque saben bien que la forma tradicional de obtenerla es cada día más compleja, ¿plantas desaladoras? Tal vez, sin embargo, ello también acarrea graves problemas porque generan salmuera y el problema será entonces ¿Cómo deshacernos de ellas?

En fin, amigos, vivir en Baja California Sur en gratificante, difícil y complejo, pero bien dicen que los Sudcalifornianos ya domamos una vez el campo y hoy tendremos que sacar la casta y la unidad para buscar alternativas para la obtención de agua; sabedores que todo lo que hagamos hoy impactará a nuestros, nietos y descendientes por muchos años.

Nos leemos más adelante…

Deja un comentario