Lun. Nov 29th, 2021

Los problemas ahogan políticamente a Milena Quiroga. La desfachatez de 76 meses sin pagar el agua. El saqueo de las oficinas de CEMAC. La gravedad de la situación del cambio en los mandos de la Policía Municipal. El Insulto a los contribuyentes municipales. La demanda laboral de trabajadores municipales por despido injustificado, etc, etc.

Son tantos y tan variados los problemas que tiene la alcaldesa de La Paz Milena Quiroga Romero, que no vemos por cuál empezar. Pero todo surgió en varios frentes débiles que tiene su administración. El cambio de adscripción de los manos medios en la Policía Municipal, en una clara revancha porque supuestamente no la apoyaron en su campaña política, lo que se refleja en una absurda venganza que deja al garete, los trabajos que esos policías desarrollaron para mantener el orden y sobre todo, ese acercamiento que deben de tener con la ciudadanía a la cual es su obligación cuidar.

La inconformidad de estos comandantes, considerados por la sociedad como “buenos comandantes policiacos”, se debe al desmantelamiento que ordenó la alcaldesa, lo que se reflejó también, en una inconformidad ciudadana, porque ahora tendrán que lidiar, si es que bien les va, con los sustitutos que desconocen totalmente de esa relación con dirigentes de colonias populares con los cuales se mantenía una relación para coordinar los trabajos de seguridad para proteger sus vidas y bienes. Pues bien, ahora ya no existe y lo peor del caso, es que la inseguridad sigue creciendo en la capital del estado y no se ve para cuándo, podrán ser frenadas, pero los bienes del pueblo son hurtados por los amantes de lo ajeno.

Ese, apenas fue la punta de la madeja de ese remolino de problemas en los que se ha hundido la administración de Milena Quiroga en La Paz, En la anterior entrega, nos referimos al insulto que la edil con esa absurda pregunta ¿Quién se quedó el dinero de SAPA?, y resultó que su señor padre mantenía una deuda con el sistema operador por ¡76 MESES!, es decir, 6 años, desde la administración del ahora diputado Armando Martínez junto con la de Rubén Muñoz Álvarez y que hasta ahora la sociedad indignada por los pésimos servicios municipales puso al descubierto a ese moroso del SAPA, que ni tardo ni perezoso y con una desfachatez, divulgó en redes sociales a través de su hija Milena, el haber cubierto el adeudo mostrando para ello, supuestamente el tiket del pago.

No es el hecho que pagara el adeudo, lo indignante para la sociedad, es el ¿por qué nunca le suspendieron el servicio? Pues valga la pena decir, que si eso hubiera pasado con un ciudadano común, que no fuese familiar de un alto político, con dos meses de adeudo, le hubieran cortado el servicio del agua, le llegara o no a su domicilio, porque hasta eso, muchos tenían que pagar aunque no tuvieran agua, pero eso sí, el recibo llegaba puntual y el corte, por igual. Esa, es la desfachatez del tipo, pues por lo que se ve, cuenta con recursos económicos suficientes, en cambio una familia de escasos recursos como los hay muchos, se sintieron ofendidos por ese hecho “miren ya pagué”. Lo que no sabemos, porque no se ve en ese recibo, si ese ciudadano moroso pagó las multas, los recargos y la reconexión del servicio, cosa que dudamos lo haya hecho.

En campaña, Milena Quiroga no se cansaba de criticar el “huachicoleo del agua” de los potentados, pero miren por dónde salió el tiro, en su propia familia y también en algunos funcionarios de su administración de los cuales, la sociedad ya dio cuenta en las redes sociales de quiénes son esos morosos del SAPA y de ¿Quién se quedó el dinero del SAPA?

Las aclaraciones no pedidas a la alcaldesa sobre el moroso de su señor padre, resultaron ofensivas para los miles de usuarios del SAPA. También esa aclaración del director del SAPA que aprovechándose de su poder, modificó la tarifa a un familiar muy cercano a él (se dice que es su esposa) al cambiar la tarifa de industrial a doméstica, ya que la señora en su domicilio tiene una purificadora de agua que comercializa con sus clientes, y por lo cual, de cobrarle más de mil pesos mensuales, pasó a pagar solo 164 pesos, como cualquier vecino. Tampoco quedó bien con la respuesta. Ni ella, ni el funcionario denunciado.

Pero no son solo estos problemas los que aquejan a esta administración municipal que ya lleva casi dos meses, y aun no da visos de cumplirle a la población como así lo vendió en su campaña, de que habría agua en los hogares paceños las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. Y si lo quieren negar, ahí está la información que de su mismo equipo de comunicación emitió.

Bueno, pues Milena Quiroga quiso establecer “una estrategia” para aumentar los ingresos del SAPA, pero en lugar de hablarle bien a los contribuyentes, los insultó con esa pregunta de ¿Quién se quedó el dinero del SAPA?, y sin ambages culpó a los contribuyentes de morosos e irresponsables por no pagar el servicio. ¿Acaso se le olvidó a Milena que en su campaña la principal queja que tenía la administración municipal era precisamente la falta de agua en los hogares paceños? ¿Y aún así se atrevió a insultarlos? Su estrategia se fue por el caño del SAPA. Si quiso ganarse la confianza de la ciudadanía para aumentar los ingresos al SAPA y a su administración, se equivocó, porque no es peleándose con la sociedad, su verdadero patrón, como va a solucionar la crisis financiera de esta dependencia.

Aunado a todo lo anterior, su gobierno hizo despidos de personal de manera injustificada y violentando sus derechos laborales y a la indemnización correspondiente, vaya hasta llegaron a las amenazas de que si no firmaban esa renuncia, les iría peor. Pues bien, un grupo bastante numeroso de esos despedidos ya interpusieron la denuncia ante la autoridad competente, exigiendo su reinstalación y en algunos casos la indemnización que por ley les corresponde. Sabemos que este tipo de conflictos puede tardar en resolver y como ha sucedido con anteriores administraciones municipales, le corresponderá a la próxima administración cubrir esas indemnizaciones. Lo malo de esto es que políticamente la alcaldesa paceña está fallando y eso, tendrá un costo político.

Una buena recomendación para la presidente municipal, es contratar a un buen equipo de asesores, pues muy poco le ayudan los funcionarios que integró en su gabinete. Algo tiene que hacer, porque el barco se le está hundiendo.

Para la siguiente entrega, escribiremos sobre el saqueo de una dependencia que no por haberse creado en la administración municipal pasada, merecía lo que ahora está padeciendo y que su anterior titular, la dejó avituallada para dar un servicio eficiente, pero por arte de magia, desaparecieron en apenas estos dos meses.

Deja un comentario