Sáb. Nov 27th, 2021

“La realidad es incontrovertible, Obrador no la puede ignorar. Al verla puede entrar en pánico, puede fingir que no la ve, la puede distorsionar, pero ahí está”.

México es una mascarada, una pantomima. La diferencia estriba en que los actores mexicanos se dedican a abusar de su país, como sí nadie se diera cuenta.

El ciudadano Santiago Nieto decide casarse. No hay nada de malo en ello. Está en todo su derecho. Para tal efecto él y su prometida organizan una súper boda a todo lujo y como buenos funcionarios de morena invitan a medio mundo, incluyendo a su testigo principal: el presidente obrador, de ahí para abajo.

En un acto de incongruencia total el director del periódico El Universal decide asistir al evento, también está en su derecho, la incongruencia proviene de las posturas antagónicas de ambos, o de plano, todo es una farsa.

El flamante novio y su prometida planean una boda en el extranjero, en un lugar muy exclusivo y, es fácil coludirlo, extremadamente caro. Tampoco debería haber ningún problema. Si tienen el dinero, por mi lo pueden tirar donde ellos quieran. El único inconveniente es que sospechamos que no es dinero de ellos y que su guía espiritual les reclama que deben ajustarse a la farsa de la austeridad bolivariana predicada por el a su secta. Acaban por terminar montando una comedia que hace palidecer a Shakespeare.

Incongruencias a los cuatro vientos.

Debemos suponer que todo el gabinete en pleno estuvieron invitados. Es obvio que no todos fueron. Entre los invitados había personalidades de todos los calibres, creencias, aspiraciones políticas, negocios y una lista más larga que los rollos del Mar Muerto. Debemos también asumir que los traslados fueron por cuenta de los invitados, una vez en La Antigua ahí si todo estaba cubierto, desde el hospedaje incluyendo alimentos y bebidas, hasta las propinas.

El director del periódico El Universal haciendo uso de su derecho como ciudadano, decide contratar los servicios de un taxi aéreo para su traslado. Este vuelo por alguna razón desconocida se convirtió en un grave incidente internacional a su llegada a Guatemala. Aparentemente el plan del director de El Universal era que después de la boda iban a volar a Los Ángeles para atender sus problemas de salud, para lo cual a bordo de la aeronave llevaban $35,000 dólares en efectivo. Por regulaciones internacionales es bien sabido que cuando se transporta efectivo si se rebasan el equivalente a $10,000 dólares se deben de declarar, tanto a la salida como a la llegada. Esos famosos $35,000 dólares si fueron declarados a su salida del aeropuerto de Toluca, pero no a la llegada a Guatemala. El pretexto fue que a la secretaria del director de el Universal se le olvido hacerlo a su arribo. Esto desemboco en que el asunto trascendiera las fronteras y se diera a conocer públicamente. Pero hubo otro ingrediente que no cuadra. A bordo del mismo avión iba la señora Paola Félix, casualmente la secretaria de turismo de la ciudad de México, empleada de Claudia Sheimbaun. A Paola Félix su jefa Claudia “le dio aire” dizque por andar volando en aviones privados y que eso se supiera. Es decir,  lo pueden hacer, pero a escondidas.

Ahora bien. México es un país libre. Cualquier persona puede contratar un vuelo, ir a donde quiera con quien quiera y llevar lo que quieran siempre y cuando esté permitido por la ley. Pero llevar en el mismo avión al director de un periódico que es sumamente crítico con el gobierno de obrador, y a una funcionaria de ese gobierno que tanto critica acompañados de $35,000 dólares en efectivo sobrepasa cualquier sospecha.

Al otro día ni chanza le dieron al novio de disfrutar su enlace, obrador lo ceso fulminantemente no por la burla a los mexicanos, no por los gastos y dispendios tan ostentosos, sino por “dejarse ver”, por “exhibicionista”. Inmediatamente después, violando todas las leyes y protocolos establecidos, obrador nombra como substituto a Pablo Gómez, notorio bolchevique ultra leninista y de vez en cuando dicen que hasta trotskista se vuelve.  Que visto bueno del congreso ni que nada, “aquí mando yo”, fue el mensaje de obrador. Sospecho, solamente sospecho que Pablo Gómez no sabe ni la “o” por lo redondo de la administración federal, eso sí, es fiel a su amo, al 1,000%. Pobre México, en manos de quien estamos.

No es, pero parece.

Hace algunos días el embajador de los Estados Unidos Ken Salazar fue a hacer una visita a Palacio Nacional. A las pocas horas el mismísimo presidente obrador ordenó mandar a la congeladora la famosa “contra reforma eléctrica”. ¿Qué paso? Como dijera el agente de tránsito: ¿por qué esa vuelta en “U”? (giro de 180 grados). ¿Sera acaso una casualidad? Es pregunta.

De la deshonrosa visita de obrador a la ONU no voy a comentar mucho porque suficiente se ha criticado ya, solo me gustaría agregar que obrador sigue sin darse cuenta de que ya no está en su planeta, planteó una serie de tonterías que no venían al caso y que nos hicieron ver a los mexicanos como personas totalmente inconscientes de la realidad. Como atinadamente lo dibujaron en el semanario francés Charlie: las balas silbando por todos lados y obrador hablando de “bienestar” y de que ya no hay corrupción cuando todavía resuenan los nombres de varios miembros de su gabinete implicados en el caso de los llamados “Panamá Papers”, solo por mencionar algunas marcadas incongruencias. El representante de Rusia le hizo ver a obrador que ese no era el lugar ni el momento para tratar esos temas, los cuales le parecieron irrelevantes.

Y ya que hablamos de fortunas de mexicanos en paraísos fiscales varios miembros del gabinete obradorista se han visto involucrados pero su jefe hace como que no escucha nada fingiendo demencia como es su costumbre, y si los descubren, su jefe se encarga de justificarlos Quienes también resultaron regañados fueron los encargados del sector salud por la crisis del desabasto de medicinas. Pero que no se nos olvide que el que origino ese problema fue el mismo obrador con su esquizofrenia de acabar con el país y como no le gusta aceptar nada, les echa la culpa a sus achichincles, para eso los tiene. Le dan vueltas al asunto como si no supieran quien tiene la solución. Es ese proceso de caprichos de obrador lo que nos ha salido y nos va a salir carísimo a todos los mexicanos. También es de resaltar el hecho de que cuando obrador regaña a los suyos lo que menos le interesa es el bien de la gente. No por las afectaciones a miles de usuarios sino porqué dañan su imagen.

Yo ya no entiendo nada. De lo que si estoy seguro es que México es jauja para las ratas. Así, Santiago Nieto y Paola Félix salieron despedidos por atreverse a exhibir la imagen de su inmaculado jefe. El mensaje ahí está: pueden hacer y deshacer, pero que no se sepa.

Como dicen en Sinaloa: “Dios guarde l´hora”.

“No es el ser engañados sino desengañados lo que nos hace miserables” Klas Pontus.

Animo, ya falta menos.

Deja un comentario