Jue. Dic 2nd, 2021

El error de Milena Quiroga: culpar a los contribuyentes de la crisis económica y de credibilidad de su administración. Si quería ganarse la confianza de la ciudadanía, creo que se equivocó y le resultó contraproducente.

Nunca una autoridad, sea esta quién sea y de cualquier nivel, debe culpar a los contribuyentes de la crisis económica, de credibilidad y de confianza que pueda padecer gobierno alguno. Y eso, fue lo que hizo la alcaldesa de La Paz, Milena Quiroga Romero. Cometió un grave error, pues todo mundo esperaba, que esa conferencia de prensa nos informara sobre uno de los funcionarios de su mayor confianza, como lo es Mario Gálvez, director del SAPA por la falta grave que cometió, pero no fue así, por el contrario, lo defendió y dirigió todo su discurso en echarla la culpa a la ciudadanía, a quien acusó de morosa, de irresponsable por no pagar los impuestos municipales, entre ellos el del agua potable como del predial.

Si, ahora resulta que todos quienes somos “clientes del SAPA”, usuarios, comerciantes e industriales, somos los culpables de la crisis economía que padece el organismo, porque “le debemos 514 millones de pesos”.

Un día antes, Milena Quiroga convocó a una conferencia de prensa, pero previo a ello subió a su muro del Facebook un mensaje-pregunta dirigido a todo mundo, con la siguiente frase -mal escrita por cierto-, ¿Quién se quedó el dinero del SAPA? literal, y pues nos imaginábamos que en dicha conferencia denunciaría a quienes gobernaron el ayuntamiento a “esos funcionarios corruptos” que dejaron casi en quiebra al SAPA, pero no fue así, y a cambio de ello, denunció a quienes somos los contribuyentes, al verdadero patrón de la autoridad municipal, a los ciudadanos de La Paz.

En su conferencia denuncia, la alcaldesa de La Paz dijo que los usuarios que tienen una tarifa doméstica le adeudan al SAPA 350 millones de pesos del total de los 514 mdp; los comerciantes son los segundos, en donde la tarifa depende mucho del negocio, pero deben 136 millones de pesos y, los industriales, que no hay muchos en La Paz, tienen pendientes de pagar 28 millones de pesos.

Milena Quiroga aclaró, que no se trata de buscar culpables (¿?), sino de informar al pueblo de la crisis económica por la que atraviesa el SAPA. Sin embargo, la manera en que lo dijo, la frase mal escrita por la cual invitó a los representantes de los medios de Comunicación, pues no fue meramente informativa sino de denuncia. Lo peor de todo, es que si con ello buscaba generarle al ayuntamiento una imagen de un gobierno confiable, pues creo que no lo logró.

Y no lo logró porque en lugar de plantear una estrategia, pero sobre todo actuar en contra el director del SAPA por el delito que cometió al cambiar la tarifa de industrial a doméstica (una diferencia de 1017 pesos mensuales en contra del organismo operador), resultó todo lo contrario y lo defendió a capa y espada, pero lamentablemente ni ella ni el funcionario, se pusieron de acuerdo para defender el asunto. Vaya, ni para eso se pudieron poner de acuerdo.

Lo lamentable de todo esto, ni siquiera es la falta grave del funcionario, sino el triste papel de no saber cómo convencer a la ciudadanía de que el gobierno municipal requiere del pago de los contribuyentes para seguir operando. Es decir, no generó en los contribuyentes esa confianza para que pague sus impuestos municipales, porque realmente y como están las cosas, pues no es una autoridad confiable y por ende, puede que siga esa crisis financiera.

En cuanto al resto de la deuda de los ciudadanos morosos e irresponsables, casi los llamó así, pues le adeudan otro tanto más hasta llegar a los 1 mil quinientos millones de pesos, de ellos, 514 se le debe al SAPA y el resto es del impuesto predial.

Si bien es cierto que ya llevan más de un mes al frente de la comuna paceña, hasta el momento se desconoce una estrategia para sacar adelante a la administración municipal y dar resultados a la ciudadanía en cuanto al otorgamiento de los servicios a los que está obligado prestar con eficiencia como son, la recolección de basura, rubro, ha sido el mayor dolor de cabeza de la actual gobierno municipal; de las deficiencias severas en el servicio de agua potable, pues cientos de familias continúan quejándose de que el recibo aparte de cobros indebidos llega puntual, pero nunca el agua: y no se diga en materia de seguridad, sigue sin dar una la alcaldesa.

No hablemos de bacheo de la ciudad o de la limpieza de la misma, como del sistema de alumbrado público o el arreglo de parques y jardines.

En campaña, la ahora alcaldesa Milena Quiroga se comprometió a mejorar los servicios, a ser un gobierno eficiente, honesto en el manejo de los recursos financieros que el pueblo a través de sus contribuciones le confía, a ser transparente, pero…

Deja un comentario