Vie. Dic 3rd, 2021

Por Ángel Ozuna

“El primer deber del gobierno de Obrador debe ser la administración pública, no la administración de nuestras vidas.”

No le falta nada, o casi nada, ya acabó con todo, y eso que solo lleva tres años, ¿Qué nos espera para el 2024? Como cita don Ángel Verdugo en sus programas: “agárrate Genoveva que vamos a cabalgar”, refiriéndose a que vienen tiempos y turbulencias peores a las que estamos sufriendo. Y yo me pregunto: ¿Todavía nos falta lo peor? Probablemente, es muy difícil establecer qué sería peor, si seguir soportando las estupideces de Obrador y su secta o dejarlos que no hagan nada.

Cada día que pasa no puedo menos que convencerme que Obrador no es mexicano, tal vez ni terrestre, ya que todo lo que hace es con un odio terrible hacia México, parece que quiere vernos en el primer infierno de Dante y más allá. Yo mejor ni pregunto cómo estará el quinto infierno, ¿si en el primero ya nos fue como en feria, imagínense seguir bajando?

¿Sí Obrador duro 14 años (eso dicen) para obtener de “pura conmiseración” un título de quién sabe qué licenciatura en ciencias ocultas, aun así ¿de dónde viene ese odio tan exacerbado hacia una institución honorable? ¿Por qué razón un presidente de una nación pretende denostar de esa manera a su propia alma matter, es irreal y lo considero una aberración, la propia UNAM debería de excluirlo de sus filas haciendo un público rechazo a sus ataques de desgraciado?

Para mí que Obrador jamás se graduó en la UNAM. 14 años es demasiado. En los 60as un estudiante que reprobaba un año o dos ya era considerado un “fósil”, pero ¿14 años? ¿En qué edad geológica lo ubicaremos sin ofender a nadie?

Su título, si es que tiene alguno, debe ser apócrifo. Ese hombre es una vergüenza nacional, y sigue de presidente. Su odio hacia México es infinito. Está empeñado en destruir todo lo que este a su alcance, así sean instituciones, universidades, grupos ecologistas, partidos políticos debiluchos, o lo que se le atraviese en su camino hacia la destrucción total de un país. ¿Cómo es humanamente posible que un hombre tenga un odio tan exagerado hacia una institución de la cual egresaron la mayoría de los que lo rodean? Claudia Sheimbaun, egresada de la UNAM, es por lo tanto una neoliberal, aspiracionista, además “fifí” por haber asistido a casas de estudio en el extranjero las cuales son calificadas por Obrador como “cuevas para aprender a robar” o sea, la Claudia aprendió a robar. Sus propios hijos: ¿ellos también aprendieron a robar? Por supuesto que sí, si no, no estuvieran donde están. Obrador mismo, ¿sabe robar? Por supuesto que sí. A menos de que todos los videos que hemos visto sean montajes. O porque no le gusta responder a cómo fue que vivió por más de 40 años sin ningún ingreso fijo, sin haber pagado impuestos, que nos demuestre como sobrevivió esos años.

Obrador jamás ha trabajado, ni piensa hacerlo. Nos tiene a todos los idiotas del pueblo de México pagándole un sueldo a él y a toda su secta religiosa, incluyendo a esa bola de parásitos que todos los mexicanos mantenemos, para lograr todo eso él ha sido suficientemente inteligente para burlarse de nosotros, de morena, de todo el sistema y reincorporarse a la esfera del dinero. ¿Ustedes creen que una vez que termine su ciclo de 6 años se va a retirar a su rancho en Chiapas? No hombre, se va a ir a dar la gran vida, de mí se acuerdan.

Por lo pronto, la crisis económica en la que nos está metiendo nos va a costar años, si no décadas para recuperarnos de ese desastre.

Si estamos viendo que la ruina de México está en camino: ¿Por qué no hacemos nada por detenerla? He ahí la incógnita. Lo increíble es ver como aun 7 millones de mexicanos lo siguen apoyando rabiosamente. A este presidente hay que pararlo a como dé lugar.

¿Cuándo habíamos presenciado que un gobierno mexicano se auto elogie de manera tan cínica?, esa expresión de “misión cumplida” suena más hueca que la cabeza de Obrador y todo su gabinete por mentirosa y tendenciosa. A Obrador le encantan las estadísticas, sobre todo las que él manda hacer.

Me llama poderosamente la atención el hecho de que los “tapados” ya medio descobijados de obrador se dediquen en cuerpo y alma a su auto promoción utilizando todos los medios oficiales a su alcance, gastando impunemente nuestro dinero, violando flagrantemente la ley.

Al azar: Ricardo Monreal. Utiliza la plataforma que le proporciona el senado de la república para promocionarse soterradamente por todo el país. Véanlo si no en sus constantes viajes y visitas a todos los estados gobernados por morena, pasa y repasa con sus declaraciones las supuestas bondades morenistas, las cuales nadie ha visto con el único y avieso fin de darse a conocer haciendo descaradamente una labor de proselitismo utilizando para ello los recursos aportados por nosotros mismos, algo así como que le pagamos para que nos trate de convencer de que él es el bueno.

Marcelo Ebrard: en virtud de la apatía de Obrador por todo lo que tiene que ver con relaciones internacionales le encarga, inter alia, esa labor a su achichincle predilecto, quien a sabiendas de los beneficios de exponerse internacionalmente aprovecha al máximo esa ventaja y busca como desesperado salir en todas las fotos posibles acompañando a cualquier líder de otro país que se deje engatusar. Se ve como un verdadero miserable haciendo el ridículo mundial y todo para agradar a su patrón.

A la Claudia Sheimbaun (¿será mexicana?) obrador ya la promociona abiertamente en forma desvergonzada, la trae para arriba y para abajo en todas sus giras con el objeto de subsanar la falta de presencia nacional de esta señora, desconocida por lo demás para la mayoría de los mexicanos. ¿Cuál es la justificante para pasearla por todo el país? Ninguna. Obrador puede hacer y deshacer a su gusto, nadie le dice nada.

Los tres tristes personajes están enfrascados en una lucha sin sentido, a sabiendas de que solo abra una ganadora y esa ya sabemos quién va a ser, de todo se preocupan, menos para lo que les pagamos: trabajar para administrar los recursos de México, igualito que su líder de la manada. Todo sea por el poder y el dinero, esa es su consigna.

Nota: “inter alia”: entre otras cosas.

Gracias por leer.  

Deja un comentario