Lun. Oct 18th, 2021

* Por Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez y Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado

Excelente día tenga Usted Estimado lector, esperando que haya recibido con grata satisfacción este cambio de temporada, ya que supuestamente nos encontramos en aires otoñales, en esta ocasión escribimos con Sumo Agrado para Usted, para exponerle una cuestión que ha generado gran división entre la sociedad a nivel nacional y no se diga en específico en nuestra comunidad Sudcaliforniana,, aunado a los pronunciamientos realizados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en torno a la temática del asunto sobre el aborto en Coahuila, que no sólo tiene que ver con este tema en específico, sino también en la forma de cómo se van difundiendo las ideas entorno a este tema y en el impacto que van generando en las mentes de nuestros Sudcalifornianos y Sudcalifornianas, sobre todo en la población joven que actualmente es muy susceptible a riesgo de concebir ideas mal construidas o falacias que puedan alterar su percepción sobre la realidad, cómo la venido provocando esta temática sobre la legalización del aborto que muchas veces puede caer en una falacia de autoridad, es decir no porque lo exprese alguna autoridad relevante o importante en alguna materia puede significar a prima facie (simple vista) qué tenga la razón.

Así entonces, tenemos en juego la lucha de dos corrientes ideológicas antagonistas desde hace bastante tiempo, también en nuestro Estado de Baja California Sur, ambos bandos preocupados por la vida humana, antes y después del nacimiento, se hace mención Querido Lector que en estas presentes líneas no se pretende influir imponiéndole alguna opinión, la suya es muy respetable, sino más bien se pretende contribuir a exponerle otros puntos de vista para que pueda realizar una reflexión que nos ayude a tener un mejor pensamiento sobre el tema, y entender a las ideologías opuestas, qué son igualmente valedoras, y qué es en este mismo epicentro del conflicto en dónde puede existir un área de oportunidad para provocar un cambio que nos permita optar por una mejor decisión en los temas de la legalización de ciertas conductas o prohibiciones, ya que verdaderamente es el pueblo el que debe de tener participación en la creación de las leyes y que a través de mecanismos como la famosa participación ciudadana puede involucrarse en lo que se llama el Espíritu de la Ley.

Y profundizando en el tema en cuestión, hablamos primeramente de la naturaleza de la mujer, un diseño perfecto dado por la naturaleza siendo dotada con el gran don de la procreación, el cual no comparte de la misma manera el género masculino, es decir el macho de la especie del hombre, y qué sobre todo la importancia que tiene la mujer en la sociedad, siendo ella misma quien tiene la sublime capacidad de generar la vida, qué es tutelada por el derecho antes y después del nacimiento, haciendo mención que de momento no se discute el concepto de persona ya que esté pertenece propiamente a la filosofía política, sin embargo hay que recordar que a quiénes se les atribuye el origen y creación de ese concepto fueron los romanos, en razón a la analogía de los actores del teatro romano que portaban una máscara que cubría la faz del rostro y que desempeñaban diversos tipos de papeles en escena, por lo cual se asemejaba a la ocupación de muchos de los roles sociales que tiene tanto la mujer como el hombre en la sociedad, siendo así que el valor de la vida es el bien jurídico más tutelado por el derecho ya que al no existir la vida no existirían los demás derechos y ni siquiera existiría la vida del hombre, una cuestión que es razonable a prima facie (primera vista), de ahí que al derecho le importe tutelar el derecho a la vida.

Es así, qué se ha hablado sobre la interrupción del embarazo como derecho humano, al respecto Querido Lector le brindó mi opinión íntimamente personal y sin ánimo de generar debacle, siendo que primeramente partimos diciendo que para poder vislumbrar, discernir y comprender todos estos conceptos ideológicos tenemos que entender primeramente el significado de las palabras, ya que puede resultar menos impactante y con menos conmoción utilizar la palabra “interrumpir” que “aborto”, pudiéndose considerar como un eufemismo suavizando el concepto; por otro lado, creo que resulta menos perjudicial y menos riesgoso para la mujer el uso de los métodos de control natal promovidos por el Sector Salud, claro está que cada caso tiene sus particularidades, porque muchos se ha dicho respecto a aquellos casos que involucran los delitos de violación sobre menores de edad; como quiera que sea es muy atrevido pensar que primeramente el aborto es un derecho, y aquí cabe hacernos la pregunta ¿cómo sabemos si ante determinada conducta ejercida por el ser humano se está en presencia de un derecho humano?, es decir, por ejemplo, en el caso de la libertad, para que sea considerada lógicamente como una verdadera libertad quien la ejerce debe de estar dotado con el valor de la responsabilidad, y libertad no es precisamente hacer todo aquello que uno desee sino más bien hacer todo aquello que lo haga más humano, por lo cual no se puede considerar un derecho la decisión que se toma a costa de otros derechos como le es la vida, ya que en lo personal opino, Querido Lector, qué la premisa basada en la idea de que es parte del cuerpo de la mujer aquel ser que está en proceso de desarrollo, pero que en realidad tiene una identidad distinta por tener un código genético distinto, ya que así lo afirma la ciencia moderna como la biología celular o la embriología, qué tiene vida propia a partir de la fecundación y que a partir de ese momento se empieza a dar la mitosis o división celular, recordando nuestras primeras clases de biología cuándo se nos decía qué la célula “es la unidad fundamental de vida de la cual está formado el ser humano”, y es así que una célula forma un tejido, un tejido forma un órgano, y un conjunto de órganos forma un cuerpo, es decir que a pesar de que la vida empieza con dos células ese proceso de desarrollo del ser humano continúa hasta el alumbramiento y continuando con una nueva etapa de vida después de este.

Por otro lado es muy claro y comprensible que existe un derecho al libre desarrollo de la personalidad, y que en el caso de la mujer, y en específico en cuanto a su cuerpo, lo puede ejercer de tal manera que pueda pintarse el cabello, ponerse uñas, hacerse alguna cirugía estética, si es que así lo desea, pero sin embargo no creo yo que sea favorable para la mujer el disponer de otro ser que en su vientre se está desarrollando ya que es muy riesgoso el practicarse un aborto, a tal grado de que dicho proceso, que se ha manejado como seguro, pero yo creo que no, y con la lógica y la sana crítica, podemos deducir y comprender que ninguna cirugía es realmente segura, incluso puede llegar al riesgo de dañar los órganos que le proveen de la capacidad reproductiva de la mujer, esto sin tomar en cuenta las posibles consecuencias psicológicas y que a largo plazo pudieran generar en el cuerpo de la mujer, por eso se reitera qué es mucho menos riesgoso y es mucho más sano el usar los métodos anticonceptivos, e incluso según se afirma qué aquellos países en los que han legalizado el aborto, cómo en el caso de Argentina, se han incrementado los índices de mortandad de mujeres por haberse practicado un procedo de aborto, considerando en lo íntimamente personal que es muy infantil pensar qué al legalizar el aborto se estarían combatiendo los índices de criminalidad por los delitos asociados a los de aborto, incitación a este o al de violación, a manera de analogía sería cómo decir que si se prohibieran los narcocorridos o los polarizados en los vehículos bajaría la delincuencia motivada por apología del delito, es totalmente una falacia; desgraciadamente siempre va a existir el mal, y tal vez existe como un catalizador para el bien, pero lo cierto es que el problema del aborto y su legalización o no, ha generado una división en la sociedad Sudacaliforniana a tal grado de que hay personas que se manifiestan con ánimo de dañar nuestras relaciones interpersonales, al tener opiniones contrarias lo cual no debería de ser así, ya que estamos en presencia de un debate científico y el derecho cuya expresión máxima es la ley debe de estar basada también en la ciencia, ya que la ciencia es razón y verdad, y la ley tiene que proteger su vida en toda sus formas de expresión, y ya que estamos encaminados en estos temas de bioética, Querido Lector, cabe también hacernos la pregunta ¿qué pasa con los derechos del padre si él no quiere abortar?, porque evidentemente para engendrar una vida se necesitan de la cooperación tanto del hombre como la mujer cuya relación íntima es una relación complementaria a través de la cual también se reparan los genes y se genera una nueva vida, tanto la mujer contribuye con el óvulo como el hombre lo hace con el esperma, aunado también a los valores que se deben de tener presentes en la relación sexual, ya que la relación sexual, según dice la ciencia, tiene cuatro finalidades qué son la principal qué es procreativa, pero también es afectiva, comunicativa y expresiva, y además sirve como un mecanismo biológico para la perpetuación de la especie, por ejemplo cuando se presentan acontecimientos que afecten la salud y seguridad del conglomerado humano al borde de la extinción, dicho sea de paso como lo es en lo que respecta al tema de la pandemia del coronavirus qué ha provocado la muerte de muchas personas, y si no cooperáramos para frenar el avance de esta pandemia terminaríamos extinguidos, o menos peor tal vez reduciendo a un mínimo la población mundial, por eso creo yo qué es importante el análisis objetivo de este tema y no salirnos del contexto siendo dominados por nuestras pasiones y desencadenando una serie de protestas que terminan en el daño de la propiedad pública o tal vez privada, al ejercitar el derecho a la libertad de expresión y de manifestación de las ideas, ya que la batalla está en la mesa científica y en los congresos quienes tienen la responsabilidad de reconocer una determinada conducta o facultad, con riesgo a ser camuflajeada como derecho humano, pudiendo afectar a las generaciones subsecuentes, aunado a otros temas como el adoctrinamiento y la simulación de la batalla cultural actual, que se analizarán en posteriores ediciones de esta columna.

Aquí en Baja California Sur, creo yo que es un hecho notorio que tanto las personas que están a favor del aborto como aquellas que están en contra tienen una preocupación muy sensitiva sobre este tema en torno a la mujer y la vida, que también implica los derechos del padre en determinado caso, ya que la vida del ser humano es tan amplia y variada que existen muchos supuestos, pero este tema sólo se reduce sólo a algunos, y que en nuestro Congreso de Baja California Sur ya se ha pronunciado objetivamente respecto al tema, rechazando algunas iniciativas con argumentos sólidos; sin embargo es un tema que aún debe de ser debatido públicamente con un enfoque moral objetivo y científico a través de los diversos medios de que se dispone, esto a fin de crear certidumbre y generar argumentos a la hora de decidir, tomando muy en cuenta lo que ha sucedido en otras realidades jurídicas latentes en otros Estados de la República Mexicana.

Nuestro estado de Baja California Sur siempre se ha distinguido por tener gente amable y cálida, y abrirse al diálogo, preocupada, a lo que yo he visto, por los valores familiares, por lo cual estos temas no deben de fraccionarnos como sociedad sino al contrario debe hacerse una cohesión para deliberar en la toma de decisiones de esta naturaleza que no solamente lo reducen a la mera práctica del aborto sino que estaba asociado a otros temas como el adoctrinamiento, la mala comprensión de la cultura de la sexualidad, la hipersexualización de los cuerpos del hombre y la mujer, el mal uso de los métodos anticonceptivos, el proyecto de vida del ser humano asociado al libre desarrollo de la personalidad y a los valores que tenemos como seres humanos, por lo cual querido lector le reitero que la intención de este tema no es cambiar su forma de opinar sino provocar un análisis interpersonal a conciencia que nos permita generar una comprensión y argumentos para tener una mayor y mejor perspectiva, ya que son las opiniones y las ideas las que mueven el mundo y desde luego a nuestra Baja California Sur.

* Como siempre, Agradecemos una vez más a todos los queridos lectores que nos regalan un poco de su tiempo para poder leer nuestra columna y por supuesto a analisisbcs.com que nos permite este espacio a favor de la opinión y de la diversidad de la manifestación de las ideas, por las temáticas de nuestra realidad social en Sudcaliforniana, quien es un motor para nosotros en vista de seguir exponiendo nuestras opiniones bien intencionadas y de forma objetiva, reiterando el agradecimiento para con aquellas dudas, sugerencias o comentarios respecto a sus temas jurídicos de interés que pudiéramos abordar para exponerles y así abonarles más a su acervo de conocimiento, que desde luego consideramos es amplio y bastante.  RS Abogados, Estudio jurídico, somos profesionales del Derecho, especializados en Derecho familiar y civil, así como en Derechos Humanos que está compuesto por, el Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez, egresado de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado, egresado de la licenciatura en Comunicación y de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Datos de contacto rsabogados.bcs@gmail.com, con gusto recibiremos sus sugerencias y temas de interés.

Deja un comentario