Mié. Sep 22nd, 2021

Ir o no ir

Sep 15, 2021

Por Salvador Castro Iglesias

Que si este 20 de septiembre los chamacos, pequeñines o chilpayates deben de ir por caminito de la escuela, derechitos, con sus tapabocas, sus lonches y sus libros para reiniciar este vapuleado ciclo escolar. Es la orden que dio el General. (tal cual la canción de Gabilondo Soler).

Alicia Meza Osuna, titular de la SEP BCS

La verdad ya ni se sabe a ciencia cierta si esto resultará bien para los chamacos, sus mamis y papis, hermanos y los respectivos maestros que estarán con el Jesús en la boca y haciendo cruces para que el maléfico Covid-19 no los atrape a todos (niños incluidos).

Hasta la fecha, millones de niños de preescolar y niveles superiores no han sido vacunados contra tan terrible mal y la preocupación de sus papis no es para menos.

Que si muchos nenes podrán continuar con sus clases en línea, que si otros tendrán que ir a producto de gallina a la escuela, que si se van a contagiar, que si ya le SEP les dio muchas geles, tapabocas, guantes y repelentes para el virus, y vaya usted a saber que más les dio. Todo porque el presidente de este país decidió que todos los chamacos deberán ir a la escuela, les guste, quieran, les dé la gana, pueda o no.

Si bien es muy cierto que con tanto condenado tiempo de encierro nuestros nenes pueden resultar burros por no aprender en sus casas, también es cierto que con tanto abandono muchas (o algunas) escuelas están para llorar por falta de atención y mantenimiento.

Que si a una ya le robaron los cacos todo el cableado, que si a otras les faltan ventanas y mil cosas más, que si la SEP no las ha puesto el tirín (al punto), en fin, mil conjeturas a favor y en contra de esa orden girada por el ms alto funcionario de esta nación.

Preguntome yo ¿por qué no han llevado a cabo alguna reunión con los representantes de los Maestros, los Padres de familia, los intendentes, los médicos y los representantes de la SEP, para acordar, conciliar o buscar las alternativas y opciones para reabrir las escuelas?

¿Será suficiente la pingüe cantidad de cloro, jabones, tapabocas y gel antibacterial que se les ha asignado a las escuelas para zanitizarlas?, o al modo, ¿tendrán los padres de familia que andar apoquinando sus muy escasos billetes para volver a comprar, una vez que se les termine tal recurso?

¿Qué pasará cuando los escuincles comiencen a presentar casos de Covid-19? O ¿Qué pasará cuando los maestros adquieran o repartan ese condenado bicho a nenes, papis y mamis y otros maestros?

Pregunta difícil de contestar, tal vez (como dicen que ha ocurrido en otras ocasiones) el gobierno federal y las autoridades federales se lavarán sus manitas con agua y con jabón (y gel por si acaso), o bien asumirán su responsabilidad y harán esfuerzos extraordinarios para proteger a los maestros, nenes, papis y mamis.

No sé ustedes, pero me pregunto ¿Qué pasa en este país que pareciera que las cosas se hacen al ahí se va, al tal vez no pase nada? y que suceda lo que tenga que suceder.

Y para acabarla de amolar, sale la nueva Secretaria de la SEP en BCS diciendo que maestro que no se presente a clases, le darán chicharrón a su sueldo y cosas de esas, caray.

Hasta el día de hoy no he visto ningún reporte serio, en verdad serio, que nos diga cuál es la situación real de las escuelas de BCS, en qué condiciones están, si ya fueron desinfectadas, cuáles de plano están pal arrastre, o cuáles podrán ser utilizadas garantizando la seguridad de quienes asistan a ellas.

Al día de hoy, nada de eso, solo seguir las ordenes y ahí se ven ¿Qué cosas no?

En verdad espero que las autoridades asuman la responsabilidad que les corresponde en este caso en particular, todos deseamos que nuestros nietos o hijos sigan vivos y sanos, que estudien y que aprendan, que convivan con sus amiguitos dentro de la sana distancia y que sus papis y mamis se sientan orgullosos de poder enviarlos a escuelas dignas para que aprendan en verdad.

Se y sabemos todos que en BCS una nueva administración recién comienza y que habrá una curva obvia de aprendizaje, pero en este caso en particular urgirá se sigan todas las medidas de protección y sanidad para los nenes que acudirán a tomar sus clases presenciales, no habrá mucho margen de error, y esperemos en Dios que todo vaya por el buen camino y esta apertura de clases sea para bien.

También es obvio que deberían seguir las clases a quienes no puedan asistir al salón de su escuela, o bien deberían de optar porque unos fueran un día, otros el siguiente y un día para los que fueran más retrasados en su aprendizaje, el caso es que siempre hay alternativas, solo que bien podrían ser consensuadas entre todos y no solo se tome esta decisión porque el Presidente así lo ordenó.

Nos leemos más adelante …

Deja un comentario