Lun. Oct 18th, 2021

“Bien hecho es mucho mejor que bien dicho”. B. Franklin.

Por Ángel Ozuna

La Base Aérea Militar No. 1 fue inaugurada en noviembre de 1952 por el presidente Miguel Alemán. Desde entonces ha venido operando ininterrumpidamente sin ningún problema. Cada año se reúne una gran cantidad de material aéreo, pilotos, mecánicos, etc. para llevar a cabo lo que se conoce como “Parada Aérea”. Esta es una operación de gran envergadura que requiere mucha planeación y una excelente coordinación, este año no va a ser la excepción.

En virtud de que en días recientes me hicieron una invitación para dar varias conferencias al personal de pilotos aviadores militares en dicha base, pude constatar de primera mano lo siguiente: La base aérea como tal ya está totalmente terminada, completa con todas las facilidades, pero insisto, nada más lo correspondiente a la base aérea, del famoso aeropuerto no pude ver ni sus luces. Los accesos a lo que es la base son un completo caos, es decir las vialidades que confluyen a sus instalaciones están en una situación desastrosa, sin pavimento y con aglomeraciones sin control, debido a esta situación, el tiempo requerido para entrar se torna exagerado, horas diría yo. De la ciudad de México a Santa Lucía calculo un recorrido de dos horas, a reserva de mejorar o de empeorar, con los accesos ya funcionando como se debe.

Hoy en día, la designación oficial es la de Base Aérea Militar No. 1 “General Piloto Aviador Alfredo Lezama Álvarez” de Santa Lucía, Estado de México, por los vientos que corren lo anterior va a desaparecer. La siguen poniendo en los titulares de los periódicos en la prensa nacional a raíz de que el presidente Obrador se encaprichó en convertirla simultáneamente en aeropuerto civil internacional, el cual aún sin existir ya tiene un nombre muy pomposo: “Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles”. Confieso que no tengo absolutamente nada en contra de que se le haga un reconocimiento a este gran y afamado militar, pero también cabe hacer notar que Felipe Ángeles no tuvo nada que ver con la aviación nacional por lo cual no estoy de acuerdo en que se utilice su nombre en una instalación de la Fuerza Aérea Mexicana, en todo caso cabría ponerle el nombre a dicha base del General Piloto Aviador Alberto Salinas Carranza fundador y primer organizador de la Escuela Militar de Aviación.

En cualquier caso, la confusión en la designación de esas instalaciones va a seguir predominando ya que quedaría como una instalación de la Fuerza Aérea Mexicana y un aeropuerto civil. Juntos, pero no revueltos.

El proyecto de este aeropuerto, ya lo hemos comentado en otras ocasiones, en lo personal no lo veo viable por muchas razones. De inicio habría que mencionar que todo se debe a un capricho de Obrador de cancelar el NAICM en Texcoco. Así, el proyecto de Santa Lucía nació de una tremenda improvisación, sin estudios que lo sustenten y sin proyecciones de largo alcance. Todo se hizo como nos tienen acostumbrados los de morena: sobre la marcha, como salga, lo que cueste, mal hecho, peor construido y sin un plan coherente, en suma: otro fiasco más.

Resumiendo: Santa Lucía debería de quedar solo como base aérea. Utilizarla como aeropuerto civil va a ser un soberano fracaso, por más dinero que se le invierta, eso a la larga lo vamos a tener que pagar nosotros los mexicanos por permitirle a un desquiciado tirar nuestros recursos. Él se va a ir muy campante a su rancho en Palenque.

Cambiando un poquito de tema: ¿Quién diablos es Santiago Abascal? No sé a qué se deba, pero últimamente la presencia de ese personaje causó un gran revuelo en los medios periodísticos, no se diga su partido VOX, ambos irrelevantes para la mayoría de nosotros que no teníamos idea de su existencia antes de que incursionara en tierras mexicanas y se reuniera con varios integrantes del PAN. El hecho de que nos haya visitado no tiene mayor relevancia pues este es una democracia libre y los miembros de los diferentes partidos políticos pueden reunirse con quien lo deseen cuando lo deseen siempre y cuando no intervengan en los asuntos internos del país.

Obrador tocó las campanas a rebato y les dio su barrida tanto al Sr. Abascal, a su partido y por supuesto al PAN. La prensa nacional también los fustigó con el látigo de su desprecio, haciendo eco por primera vez en tres años, de las palabras centelleantes de Obrador. Muchos coincidieron, yo no. A mí no me interesa el señor Abascal ni su partido, y él puede venir a visitarnos cuantas veces quiera, es irrelevante para mí.

Lo que si considero muy grave, es el hecho de que una banda de maleantes que se hacen llamar CNTE mantengan como rehén al presidente de México para exigir sus demandas de menos trabajo y más dinero. El presidente de un país no debe estar expuesto a este tipo de acciones o montajes. La voy a poner de la siguiente manera: el CNTE detuvo la marcha del país por dos horas. Todo ese tiempo México estuvo en manos de estos vándalos sin que nadie hiciera nada por evitarlo. Desde el secretario de la defensa y el de marina no movieron un dedo para salvaguardar la integridad física de su jefe nato, simplemente se quedaron estáticos a merced de la voluntad de aquellos pillos. El presidente insiste en no darle su lugar a su puesto, el mismo se excluye de protocolos y procedimientos de seguridad exponiéndose a cualquier eventualidad, como el bloqueo de que hablamos en Chiapas. Cuando obrador insiste en hacer sus frecuentes viajes en aviones comerciales el país se paraliza por varias horas y el neciamente se pierde entre los pasajeros, además se expone torpemente a que cualquiera de ellos lo interpele o le de algunas muestras de desaprobación hacia su gobierno, lo cual ya ha pasado.

Pero a él le gustan todas esas cosas menos gobernar, al país que se lo lleve el diablo mientras él se promociona como candidato. Sigan votando por morena.

Gracias por leer. La Paz, B.C.S.

Deja un comentario