Lun. Oct 18th, 2021

Tu sí pero yo no

Sep 6, 2021

Por Salvador Castro Iglesias

Ya merito llegarán a tomar protesta el gobernador y los respectivos alcaldes y alcaldesas de BCS a sus respectivos cargos públicos a partir del 10 de septiembre de este año 2021.

Todos ellos de seguro ya tienen la lista de funcionarios que los acompañarán durante los 3 y seis años que durarán sus respectivas administraciones, pero que a pesar de las filtraciones que se han venido dando en algunos medios de comunicación locales, aún se reservan las finales hasta el día (o después de este) en que tomen posición de sus cargos.

Que si este sí, que si este no, que me dijeron que fulanito o fulanita ya está palomeada para ser parte del gabinete, la verdad es que hasta el momento aún nada de lo anterior es oficial (faltan las fotos y las acreditaciones o nombramientos oficiales).

Pero al modo de muchos acelerados o pitonisos de las artes de la adivinanza ya manejan nombres, muchos nombres de quienes vendrán a llevar los destinos de Baja California Sur desde sus respectivas trincheras.

“Que dicen, que me dijeron, que alguien me comentó”, es la clásica para develar los supuestos nombres, todo en aras de crear tal vez una expectativa sobre lo que vendrá.

En un Estado como BCS, que cada seis años han ido cambiando de partidos políticos generando una alternancia pocas veces vista en otros estados del país, las personas y funcionarios van cambiando según sea el caso, muchos buenos, algunos malos y otros peores.

Baja California Sur se ha distinguido estos últimos años por ser un estado progresista, incluyente y plural, que le aporta al avance y no al retroceso de las instituciones y cada gobierno en cuestión, ha pasado a la historia por sus obras, errores o beneficios colectivos.

Creo que independientemente de color que sea el origen de este nuevo gobierno, todos sin excepción habremos de aportar nuestra parte para seguir avanzando y los nuevos funcionarios que resulten elegidos para integrar el gabinete de Víctor Castro Cosío deberán dar lo mejor de sí para lograrlo, sin importar colores partidistas, ideologías y demás, ya que no debemos olvidar que todos somos Mexicanos y Sudcalifornianos por origen o adopción.

Los Sudcalifornianos ya no queremos más de lo que ocurrió en el Congreso del Estado cuyos Diputados se sirvieron con la cuchara grande en sus liquidaciones, fondos de ahorro o lo que sea.

Insultante si, ver copias de cheques por más de $1´600,000.00 pesitos disque de sus ahorritos, son una burla, máxime que el trabajo de esta XVI Legislatura que concluyó fue una verdadera pifia, un golpe bajo y un insulto (salvo algunas excepciones) para los Sudcalifornianos.

Nulo (o casi nulo) trabajo legislativo, pleitos, desorden, manoteos, abusos de poder y demás linduras son las que heredan a la nueva legislatura entrante, que en verdad deberá trabajar mucho para poder restaurar el orden y la dignidad de ese recinto Legislativo y rescatar la confianza del pueblo que les dio su voto.

¿Quiénes serán los nuevos integrantes del gabinete?, pronto lo sabremos, espero como muchos que estos sean hombres y mujeres probos, honestos, serviciales y trabajadores que dignifiquen la labor que sus nuevos cargos les exigirán y no terminen siendo vituperados y odiados por el pueblo.

La tarea no es nada fácil, el ejercicio del poder y de los servidores públicos siempre deberá ir destinado a coadyuvar las labores del Ejecutivo, cumplir con la palabra empeñada en campaña y como dicen algunos, nunca subirse a un ladrillo so pena de marearse y olvidar que están ahí para servir y no para servirse.

Se espera que sean humildes en su trato, que atiendan con diligencia las tareas encomendadas, que salgan de sus oficinas y atiendan al pueblo y que busquen resolver las problemáticas que nos aquejan.

Buena tarea le espera al gobernador Víctor Castro Cosío, escoger a los mejores hombres y mujeres para integrarlos a su gabinete, apaciguar las aguas, tener mesura en su trato, en sus decisiones y sobre todo, dar lo mejor de sí para su pueblo.

Los nombres pronto se darán a conocer de manera oficial, a su tiempo, no antes. Dejemos de andar adivinando o suponiendo, de inventar listas que no sean reales para no confundir a la gente. Después del día 10 de este mes lo sabremos y entonces si podremos dar seguimiento a la labor de quienes guiarán los destinos de BCS.

Que se tomen si buenas decisiones, pensadas, planeadas con la cabeza no con el corazón, y no aquellas que nazcan del resentimiento, de odio o de las diferencias partidistas. Aquellas que hagan crecer la estatura de quienes estarán en la primera línea de gobierno.

Errores y desaciertos de seguro habrá, pero siempre será bien visto si se corrigen y se mejoran, nadie es perfecto y eso lo sabemos. Pero que no se repitan errores del pasado, que no se permita haya amiguismo ni parientes cercanos incrustados en las nóminas, que si se revisen los estados de cuentas, las nóminas abultadas y se recorte todo aquello que no sea correcto, cuidar el presupuesto será una tarea diaria, cotidiana y acuciosa.

¿Qué les vaya bien a los nuevos Funcionarios? Por supuesto que sí, porque si a ellos les va bien, también debería de irnos bien a todos. Baja California Sur lo merece y las condiciones están dadas para ello a pesar de las desgracias que nos aquejen, de las pandemias, de las posibles malas decisiones que pudieron haber tomado los que terminan su encomienda. Repetirlas sería ir en retroceso y no hacia adelante. Eso es lo que pedimos a este nuevo Gobierno entrante y a sus Funcionarios que nos acompañarán los próximos 3 y 6 años.

Nos leemos más adelante …

Deja un comentario