Sáb. Jul 24th, 2021

Julio 22 del 2021

Con el propósito de contar con edificios más confortables, que además funcionen con un mínimo consumo de energía eléctrica y se encuentren adaptados a las condiciones climáticas del entorno, en los últimos años la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), ha venido adecuando sus diseños arquitectónicos y materiales empleados en las nuevas construcciones, remodelaciones y planes de mantenimiento en su Red Universitaria.

A través de edificios bioclimáticos e inteligentes, se pretende, además de favorecer las finanzas institucionales mediante el ahorro de energía y recursos como el agua, ofrecer a su comunidad espacios de la más alta calidad.

De acuerdo con el Ing. Luis Fernando Ávila Álvarez, Secretario Técnico de Proyectos y Obras de Infraestructura en la institución, para el adecuado cumplimiento de la gestión y el objeto social de la UABCS en todas sus sedes se están tomando en cuenta criterios de seguridad, sustentabilidad, accesibilidad, calidad y uso de nuevas tecnologías.

Aseguró que, desde su creación, la máxima casa de estudios en Sudcalifornia ha crecido sustancialmente en infraestructura, no sólo en su campus central, sino también en las extensiones académicas con que cuenta en otros municipios.

Así, de 1980 a 1990, dijo que la universidad contaba con tan sólo 11 edificios de obra gris. Posteriormente, en la década de los 90 creció a 25 y, particularmente de 2000 a 2010, se presentó un incremento sustancial sobre todo en instalaciones destinadas al deporte.

No obstante, fue a partir de 2011 cuando se dio un parteaguas en cuestión de lo que se conoce como “infraestructura verde”, porque se empezaron a tomar los criterios establecidos para continuar con un crecimiento arquitectónico más sustentable, acotó.

Actualmente, con una infraestructura física de aproximadamente 100 edificios en toda la Red Universitaria, las construcciones que se realizan toman en cuenta aspectos que van desde el tipo de lámparas, el tamaño de las ventanas, gamas de colores interiores y exteriores, hasta lo relacionado con captación de agua, movilidad inclusiva, entre otros.

“Por ejemplo, para el diseño arquitectónico de dos edificios que cuentan con las características de arquitectura sustentable, que son el CSH-56 y AD-61, conocidos comúnmente como “Humanidades” e “IFER”, respectivamente, se realizaron análisis de corrientes de aire, solar, de insolación y hasta de circulación de aire, a fin de que pudieran estar lo más adecuados al clima local; y siempre considerando las necesidades y funcionalidad para las personas usuarias”.

Ávila Álvarez refirió que en este momento existen otros proyectos en curso, como el nuevo edificio que se construye para Tecnologías de la Información y la Comunicación, que toman en cuenta todos estos elementos bioclimáticos e inteligentes, en atención a esta nueva política que pretende ser menos invasiva con el entorno y más eficiente.

Al mismo tiempo, comentó que la Secretaría Técnica de Proyectos y Obras de Infraestructura trabaja muy de la mano con la Coordinación de Responsabilidad Social Universitaria y los programas institucionales de Energía Limpia, Campus Verde, Manejo Integral del Agua y Manejo Integral de Residuos, pues esta sinergia permitirá sin duda ser aún más responsables a la hora de iniciar cualquier proyecto de infraestructura en la UABCS.

Noticias del Día

Deja un comentario