QUOD LEGIS / Sufragio efectivo, no reelección.

Evolución del voto en México.

* Por los Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez y el Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado

Agradecemos plenamente a todos los lectores que nos regalan un poco de su tiempo para poder leer nuestra columna y por supuesto a la REVISTA ANÁLISISBCS.COM que nos permite este espacio a favor de la opinión y de la diversidad de la manifestación de las ideas, por las temáticas de nuestra realidad social en Sudcalifornia, quien es un motor para nosotros en vista de seguir exponiendo nuestras opiniones bien intencionadas y de forma objetiva, reiterando el agradecimiento para con aquellas dudas, sugerencias o comentarios respecto a sus temas jurídicos de interés que pudiéramos abordar para exponerles y así abonarles más a su acervo de conocimiento, que desde luego consideramos es amplio y bastante.

México inició su vida republicana creando sus propias instituciones y sus directrices. Por tal motivo el 5 de octubre de 1824 se firmó la primera Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos.

En ésta se depositó el Poder Ejecutivo en una sola persona, el Presidente de la República, e instituyó la vicepresidencia. Asimismo, se prohibió la reelección inmediata, al condicionar su reelección hasta que hubieran transcurrido cuatro años posteriores al término de su mandato.

La elección de ambos se haría de forma indirecta por medio del voto de las legislaturas estatales, la declaratoria estaría a cargo de la Cámara de Diputados. Además, quedaba establecida la suplencia por el presidente de la Suprema Corte de Justicia, en caso de faltar tanto el presidente como el vicepresidente.

Por lo que por primera vez se llevan a cabo elecciones democráticas en México, recien independiente, en esta elección Constitucional se eligió al presidente de la República.

La contienda electoral, fue entre dos partidos los Liberales que “lanzaron” a José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, mejor conocido como Guadalupe Victoria, que a la postre fue electo, y el partido de los Conservadores quienes postularon a Nicolás Bravo. Guadalupe Victoria gana esta elección y rinde protesta como Presidente de la República el 10 de octubre de ese año, siendo nombrado vicepresidente el otrora candidato Nicolás Bravo.

Sin embargo, es hasta 1917 que se estableció el voto directo y secreto para los ciudadanos y la no reelección de poder ejecutivo, el cual se depositó en el presidente, es decir, en un solo individuo.

Para la elección del presidente se exigía un triunfo por mayoría absoluta, sin embargo, en 1918 se optó por la mayoría relativa, como lo es actualmente. En los casos de ausencia definitiva del Presidente, el Congreso se debía constituir en Colegio Electoral para elegir al presidente sustituto.

En enero de 1927, el Congreso de la Unión reformó el artículo 83 constitucional para permitir la reelección presidencial por un periodo, aunque no de manera consecutiva. El asesinato de Obregón, presidente electo por segunda ocasión en 1928, llevó a que nuevamente la Constitución prohibiera la reelección del presidente.

Las reglas del ejercicio electoral se fueron construyendo a través de los procesos electorales. En 1945 el Congreso de la Unión expidió la Ley Federal Electoral, que estableció por primera vez el Derecho Electoral Mexicano, y la existencia de organismos electorales federales, como la Comisión Federal de Vigilancia Electoral.

En 1951 el Poder Legislativo expidió una nueva Ley Electoral que abrogó la antes mencionada, en la que se estableció por primera vez que, la responsabilidad de la vigilancia y desarrollo del proceso electoral, corresponde por igual al Estado, a los partidos registrados y a los ciudadanos mexicanos.

Es hasta esta época que la mujer obtiene también del derecho a emitir su voto, el derecho al voto de la mujer en México comenzó el 12 de febrero de 1947, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto de adición al artículo 115 para permitirles la participación como votantes y como candidatas, quedando establecido que: “En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.

Corría el 17 de octubre de 1953, que una vez superado el trámite legislativo, el Presidente Ruiz Cortines promulgó las reformas constitucionales para que las mexicanas gozaran de la ciudadanía plena.

Es entonces que fue hasta el 3 de julio de 1955, hace apenas 66 años, cuando las mujeres en México sufragaron por primera vez en una elección federal. Lo anterior, derivado de la promesa de campaña que hiciera dos años antes el entonces candidato presidencial Adolfo Ruiz Cortines.

En esa ocasión se elegía a diputados federales para la XLIII Legislatura. Pese a la importancia que tenía este evento histórico, por ser el primer ejercicio de libertad de decisión de la mujer, la verdadera democratización de la ciudadanía tardó muchos años más en germinar, ya que la tradición estaba aún arraigada en nuestro país.

Tan fue así este arraigo social que no fue sino hasta 24 años después, que se reconociera el sufragio de la mujer, para que en 1979 México tuviera a la primera Gobernadora estatal (de Colima), Griselda Álvarez.

El sufragio femenino significó el reconocimiento a la igualdad en la participación política. A partir de entonces ha continuado la lucha de las mujeres por sus derechos a participar en la toma de decisiones del país.

Tal ha sido el crecimiento de la participación femenina en la política desde aquel, no tan lejano, octubre de 1953 cuando se decreta y garantiza el derecho al voto de las mujeres en México, que hoy día Baja California Sur, por primera vez cuenta con tres candidatas a la Gubernatura del Estado y siete candidatas a la alcaldía de la capital de la entidad, esto también derivado de las reformas constitucionales y a las leyes electorales en la cual, los partidos políticos tienen la obligación de respetar la paridad de género en las postulaciones a los puestos de elección polpular.

Este 6 de junio del 2021, podremos cumplir con esta obligación y ejercer nuestro derecho al voto 561,891 personas, de los cuales, el Instituto Electoral del Estado informó que el padrón está conformado por 273 mil 912 mujeres y 287 mil 979 hombres.

El padrón electoral esta divido de la siguiente manera en nuestra entidad: Los Cabos es el municipio que tiene el mayor número de electores en el Estado con 244 mil 803 ciudadanos; La Paz con 215 mil 389; Comondú con 56 mil 125; Mulegé con 42 mil 624 y Loreto 12 mil 707. Esto en cuanto a los cinco municipios que componen nuestra entidad.

Por lo que corresponde a los distritos electorales los votantes están distribuidos de la siguiente manera: en el Distrito I hay 43 mil 035; en el II, 34 mil 522; en el III, 32 mil 926; en el IV, 43 mil 808; en el V, 36 mil 349; en el VI, 33 mil 926; en el VII, 37 mil 282; en el VIII, 41 mil 079; en el IX, 37 mil 805; en el X, 29 mil 038; en el XI, 27 mil 087; en el XII, 35 mil 676; en el XIII, 30 mil 160; en el XIV, 25 mil 171; en el XV, 33 mil 858 y en el XVI, 40 mil 926.

Este miércoles 02 de junio concluyen las campañas electorales, periodo en el que los partidos políticos y sus candidatos han dado a conocer las políticas publicas a implementar en el gobierno, de favorecerlos el voto ciudadano.

Cabe mencionar que las instituciones electorales en México, son unas instituciones sólidas que cuentan con una gran aprobación de la ciudadanía en cuanto a confianza, amén de lo que se ha invertido en la busqueda de la democracia, por lo que, en lo personal creo que es muy difícil un fraude en la voluntad del pueblo en la jornada electoral.

Esperemos que los actores e institutos políticos acepten esta voluntad de la ciudadanía que tendrá a bien dar a conocer a través del voto libre y secreto.

Por nuestra parte lo invitamos, estimado lector, a que el próximo 06 de junio acuda a ejercer su derecho al sufragio, pues es la manera en la que nosotros podemos hacer valer la soberanía constitucional.

*RS Abogados, Estudio jurídico, somos profesionales del Derecho, especializados en Derecho familiar y civil, así como en Derechos Humanos que está compuesto por, el Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez, egresado de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado, egresado de la licenciatura en Comunicación y de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Datos de contacto rsabogados.bcs@gmail.com, con gusto recibiremos sus sugerencias y temas de interés.

Noticias del Día

Deja un comentario