QUOD LEGIS / La necesidad de la participación ciudadana en Baja California Sur

* Por los Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez y el Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado

Mayo 23 del 2021

Excelente día tengo usted Estimado Lector, y ya en vísperas de acabar este mes de mayo del 2021, y durante estas latentes jornadas electorales, me permito escribirle para exponerle un tema que considero de gran importancia para nuestra democracia Sudcaliforniana, y que tiene que ver precisamente con el sentir de un pueblo rodeado de un sin fin de fenómenos sociales y políticos, y que con el buen uso del pensamiento crítico, debemos de tomarlos en cuenta para anticiparnos a todo aquello que sea imprescindible y nos afecte socialmente; es por ello que en esta ocasión, me permito platicarle sobre el concepto de la participación ciudadana. 

Antes que nada, me gustaría que primeramente determináramos en términos sencillos y entendibles lo que es la democracia, etimológicamente provienen de “demos” cuyo significado es el de pueblo y de “kratos, kratein” que significa gobernar, siendo entonces que el sentido de la palabra es de el poder del pueblo, ejercido por el pueblo para el mismo pueblo, es decir, para el bien común, para la república, entendida como “res publica”, denominadas así por los romanos, la cosa pública, la cosa de todos. Ahora bien, surge también otra incógnita, que nos traslada al concepto de ciudadano, siendo este aquella persona que pertenece a una ciudad, y que es titular de derechos políticos y civiles, y desde luego titular de derechos y obligaciones, y por último y no por menos importante, aludimos al concepto de participación, cuya definición nos dice el diccionario de la magna real academia española, y al respecto, señala que participación proviene evidentemente de participar que a su vez significa “tomar parte de algo, compartir las mismas opiniones, ideas, etc., de una persona,  formar parte de una sociedad”. Por lo tanto, sí asociamos los tres conceptos; democracia, ciudadano y participación, formamos la idea de que participación ciudadana significa esencialmente, que las personas que formamos parte de la sociedad nos impliquemos y comprometamos a construir una mejor entorno a través de la manifestación de las ideas que convergen en la toma de decisiones diarias y que sirva también como un contrapeso a las decisiones de poder y se genere un equilibrio por la diversidad cultural e ideológica que se condensa en nuestro estado de Baja California Sur.

Pero para que tal participación se dé, es imperativo que tengamos una electorado educado, tanto intelectual como emocionalmente, y esto último lo comento, a prima facie, en razón a que muchas veces podemos caer en el fanatismo político, lo cual ofusca nuestra inteligencia ya que nuestro cerebro emocional (límbico) pueden matizar las opiniones que tengamos y distorsionar la objetividad a cuya obligación tenemos para expresar nuestras opiniones en los diversos ámbitos de nuestro estado de Baja California Sur, pudiendo ser evidentemente en un partido político, en una asociación, en alguna institución educativa que como agente de cambio prepara las mentes brillantes de nuestro estado, o bien con el honor de estar frente al Congreso del Estado de Baja California Sur, titular de nuestro poder legislativo local, todos estos ejemplos citados de forma no iniciativa y no limitativa, ya que las ideas fluyen en todo los ecosistemas sociales y son diversas.

En este mismo orden de ideas, es muy ad hoc al tema que nos ocupa, invocar la ley de participación ciudadana para el estado de Baja California Sur, cuya ley es de orden e interés público y tiene como finalidad la de “promover, instituir y regular los mecanismos e instrumentos de participación ciudadana en el estado de Baja California Sur, en el ámbito de competencia de los Gobiernos Estatal y Municipal”, asimismo menciona la referida ley que la participación ciudadana es un derecho de las ciudadanas y los ciudadanos del Estado de Baja California Sur  para intervenir y participar, individual o colectivamente, en las decisiones públicas, en la formulación, ejecución y evaluación de las políticas, programas y actos de gobierno; y por otro lado me pregunto ¿qué es el gobierno sin el pueblo? y ¿qué es el pueblo sin el gobierno? Y en un sentido, lo más lógico posible, podemos decir que es una relación simbiótica de carácter social, porque aunque tengamos líderes políticos eso no significa que se excluya a nosotros los ciudadanos para que seamos escuchados en todas aquellas decisiones del Estado, que sean de naturaleza política, social, económica, cultural, etcétera, que nos pudieran beneficiar o perjudicar. Incluso me atrevo a decir en las presentes líneas, sin el ánimo de desviarlo del tema central, que es muy común preguntarnos como ciudadanos, y como los seres pensantes que somos: ¿el poder realmente corrompe?, Yo creo que no querido amigo o amiga lector, más bien creo yo que el poder potencializa a la persona, y no la corromper por sí mismo, ya que el poder actúa como un agente potencializador de lo bueno o de lo malo en la persona, y el hecho de que un sujeto se corrompe es porque, creo yo, existe una predisposición mental y emocional a hacerlo, se hace por su ignorancia, por su adoctrinamiento en la avaricia material pudiente y en el darwinismo social, por las oscuras y falsas categorías y clases sociales, todos somos personas y somos dignos por el hecho de serlo.

Lord Acton decía que “el poder corrompe” y que “el poder absoluto corrompe absolutamente”, y la otra cara menos vista del poder es la resistencia, y es que donde existe el poder siempre existirá resistencia, luego entonces, creo yo fervientemente, que una de las finalidades de la participación ciudadana es también ejercer una resistencia al poder dañino y corrupto, y como lo mencioné líneas atrás, para que exista una verdadera democracia y una verdadera participación ciudadana se requiere de un electorado educado, y un electorado educado que conozca muy bien los mecanismos y herramientas jurídicas y políticas para alzar la voz, de forma racional, para lograr construir una mejor ciudad y conseguir un estado de paz social, que tanto en hemos buscado y que dignamente nos merecemos como los Sudcalifornianos que somos.

De igual forma, la participación ciudadana es una de las vías  para la solución de problemas de interés general y al mejoramiento de las normas que regulan las relaciones en la comunidad, para lo cual deberá considerarse la utilización de los medios de comunicación para la difusión de la información, capacitación y educación, para el desarrollo de la cultura de la participación ciudadana en el Estado de Baja California Sur, pues preciso y reitero que la participación ciudadana es un sendero  para la solución de problemas de interés general y que también ayuda al mejoramiento de las normas que regulan nuestra vida en comunidad, ya que efectivamente, como en otras ocasiones lo he comentado, el espíritu de la ley es la razón de ser de la misma, basada en la ciencia que conduce a la verdad, mejorando así las relaciones en la comunidad, y para tal efecto o se deberá de hacer uso de los medios de comunicación para difundir, educar y capacitar a las personas en el desarrollo de una cultura de la participación ciudadana.

Fíjese también, que este concepto de la participación ciudadana también va de la mano con el esquema de protección y mejoramiento de los derechos humanos, ya que también ayuda a concientizar a la tolerancia, solidaridad, al respeto y la responsabilidad social por los mismos; porque es muy cierto, y estoy abierto a negaciones y réplicas, de que nos hemos acostumbrado a una zona de confort en la que permitimos que las decisiones políticas, sociales y económicas se tomen sin que nos hagamos presentes en tales decisiones ,adoptando una postura a veces de indiferencia por lo problemas sociales que nos afectan, ¿y cómo puedo mejorar a mi entorno? ¿Cómo puedo yo que soy de la actual generación promover un mejoramiento, para las generaciones venideras y a quienes el día de mañana les entregaré el relevo? Pues una de las formas es la de educar en torno a la cultura de la participación ciudadana, tal y como claramente lo señalan la ley de la que hoy le hablo.

Déjeme le cuento, que existen muchas formas y mecanismos para incluirlos en la participación ciudadana, como puede ser los clásicos plebiscito y referendum, también la iniciativa ciudadana, la consulta ciudadana, la colaboración ciudadana, audiencias públicas, organización de comités de vecinos, observatorio ciudadanos, etc.

Por ejemplo, por ejemplo, una de las expresiones de la participación ciudadana es la coadyuvancia de los colonos y vecinos con el gobierno y las políticas públicas para la prevención del delito, motivado por la creación del programa “vecino vigilante”, otra forma sería la participación que tienen las asociaciones, incluso me atrevo a invocar la generación de conocimiento que pueden aportar los trabajos de investigación de las máximas casas de estudio como lo son nuestra querida Universidad Autónoma de Baja California Sur, la cual resalto que ha sido embellecida arquitectónicamente en cuanto a su infraestructura me refiero, desde que yo era un estudiante de la Honorable Licenciatura en Derecho, y también me atrevo a traer a colación la legislación que regula lo relacionado la cultura, y también el compromiso de fomentar la lectura con material que verdaderamente nos nutra, tanto al intelecto como al alma, , siendo así, que de manera recurrente se empiece a dar ese cambio de conciencia en nuestros ciudadanos, y que se promueva por parte de la población y del sector privado iniciativas de participación ciudadana, que no volvamos portavoz del amor a nuestro estado, que realmente es el sentimiento de pertenencia que le tenemos a nuestra región Sudcaliforniana.

Recuerdo yo en la universidad, en una de mis clases de introducción al estudio del derecho, allá por el 2002, lo que la Dr. Irma Arciniega Romero, una de las mentes brillantes de la licenciatura en derecho de la UABCS, a quien le mando un afectuoso saludo, nos enseñaba sobre contrato social de Juan Jacobo Rousseau, y yo aún sin experiencia y en vías de desarrollo del criterio jurídico, comprendía que el ser humano para poder vivir en sociedad firmaba un contrato tácito e inmaterial con sus semejantes, y que hasta los presentes días, ya con las bondades que me ha dado la experiencia y la preparación profesional, he comprendido profundamente que los bienes inmateriales como la democracia, la paz social, la solidaridad y los derechos humanos son tan hermosamente delicados y vitales para que el ser social que es el Estado, nosotros, pueda vivir y funcionar, y que el ser humano, homo rationalis, tiene obligación de custodiar, y no lo digo de forma superficial o para quedar bien con usted querido lector, sino que trato de exponer con mucha sinceridad y de forma profunda la importancia de este tema, ya que verdaderamente hemos presenciado través del historia que si no cuidamos nuestro entorno social, y nos dejamos llevar por nuestro homo passionalis, nos conduciremos directamente a nuestra destrucción y a la de nuestras generaciones futuras.

* Como siempre, Agradecemos una vez más a todos los queridos lectores que nos regalan un poco de su tiempo para poder leer nuestra columna y por supuesto a la REVISTA ANÁLISISBCS.COM que nos permite este espacio a favor de la opinión y de la diversidad de la manifestación de las ideas, por las temáticas de nuestra realidad social en Sudcaliforniana, quien es un motor para nosotros en vista de seguir exponiendo nuestras opiniones bien intencionadas y de forma objetiva, reiterando el agradecimiento para con aquellas dudas, sugerencias o comentarios respecto a sus temas jurídicos de interés que pudiéramos abordar para exponerles y así abonarles más a su acervo de conocimiento, que desde luego consideramos es amplio y bastante.  RS Abogados, Estudio jurídico, somos profesionales del Derecho, especializados en Derecho familiar y civil, así como en Derechos Humanos que está compuesto por, el Lic. Jorge Iván Navarro Manríquez, egresado de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Lic. Jesús Francisco Rubio Salgado, egresado de la licenciatura en Comunicación y de la licenciatura en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con diplomado en Derechos Humanos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Datos de contacto rsabogados.bcs@gmail.com, con gusto recibiremos sus sugerencias y temas de interés. 

Noticias del Día

Deja un comentario