¡Viólese la constitución!

“La ley, no Obrador es quien debe gobernar. En estos días aciagos, da vergüenza ser mexicano y tener un presidente y un congreso que no respetan las leyes

Por Ángel Ozuna

Abril 20 de 2021

La orden fue directa desde palacio nacional: “extiéndase 2 años el periodo del ministro Zaldívar”. No hay que darle muchas vueltas al asunto, algunas personas tratan de suavizar el impacto, “que fue sugerencia del verde”, que fue de último minuto, hay senadores tan cínicos e irresponsables que dicen que no les dieron tiempo de analizar los cambios, que firmaron sin ver y una bola de tonterías ad infinitum. Que quede claro: para mí no fue una propuesta, no fue una iniciativa, no fue una sugerencia: fue una orden de Obrador: ¡Viólese el artículo 97 constitucional! Y déjenme a Zaldívar hasta que yo vaya a salir, es decir, hasta el 2024. Al presidente del tribunal electoral ni lo mencionan porque Obrador ya lo tiene bien controlado.

El golpe ya está dado y ni dios padre nos lo quita, el acto ya se consumó y de nosotros depende el dejarlo pasar como si nada o detener a esos barbajanes del congreso y de la suprema corte y hacerlos que respeten la ley.

La Constitución, nuestra Carta Magna, es la Ley Suprema de la Unión y todos los mexicanos desde el presidente hasta el último ciudadano mexicano, estamos obligados a su observancia, ni el presidente de la nación ni el presidente de la suprema corte de justicia pueden violarla a su antojo como lo están haciendo. Estamos en presencia de un acontecimiento vergonzoso que desde 1913 no se veía. Es escandalosa la actitud de los senadores, ellos mismos están asumiendo facultades de las cuales carecen como es la de extender los plazos marcados por la propia constitución en cuanto a la duración del periodo del presidente de la suprema corte de justicia.

Mientras nuestros legisladores violan alegremente la constitución, el ministro Zaldívar guarda un silencio sepulcral, no ha dicho esta boca es mía. Aquí tenemos otra aberración jurídica: el órgano encargado de vigilar la conducta de los magistrados es el Consejo de la Judicatura Federal, el cual actualmente está presidido por Zaldívar, entonces tenemos lo siguiente, y no es broma, es la realidad: Zaldívar le va a ordenar a Zaldívar que le llame la atención a Zaldívar. Qué bonito vacilón.

Para disfrazar la canallada, Obrador nos sale con el cuento de que él ve con buenos ojos que Zaldívar dure hasta el 2024 ¡como si él no lo hubiera ordenado! La farsa es monumental y si lo permitimos le va a quedar abierto el camino para su reelección, que es finalmente su intención. ¿Cuándo se va a desenmascarar Obrador? Me imagino que por allá a principios del 2024.

Si él quiere le montamos un show como en los tiempos de Santa Ana y le mandamos una gran comisión del congreso que le vaya a pedir a su rancho, que si nos haría el grandísimo favor de continuar otros 6 años en la presidencia para que termine su obra mesiánica… ya lo dijo el: “si el pueblo quiere, el pueblo manda”. Él solo se dejaría querer por sus mascotas. “Yo soy la ley”. Como quiera se hace lo que él quiere.

En el 2018, sugerí que se dejara a Obrador solo con su familia para gobernar a México, que desapareciera su gabinete (¿para qué sirven?), que desapareciera el congreso de la unión (¿a quién obedecen?), de esa forma nos ahorraríamos una carretada de millones, esos gastos, como lo hemos visto a lo largo de 2 años, son totalmente inútiles, esos recursos mejor que se los lleven a Aspen o a Houston o a su rancho en Tabasco, en lugar de repartirlos entre tanto zángano.

Fuera mascaras.

Si de quitarse mascaras se trata, nadie le gana a Obrador ya que difícilmente se aguanta las ganas de descubrir sus aviesas intenciones. De eso se trata la sorpresa para la modificación de las leyes. Si fuera más inteligente, debería de proponer que Zaldívar se continúe hasta el 2030, ¿para que el 2024?

Para mi morena no es otra cosa que una secta: tiene al frente un sátrapa que se cree dios y que está por encima de la ley, tiene una gran chusma de fieles seguidores a los cuales los trata como animalitos (él mismo lo dijo), el problema es que esa secta es la que gobierna, o más bien desgobierna y nos van arrastrando al precipicio. Esto parece una carreta que cada vez agarra más vuelo hacia el desastre. Necesitamos pararla, cueste lo que cueste.

A como estamos viendo la secta y su líder, tienen prisa por desgraciar a México, ya sienten “pasos en la azotea” y solo les quedan unos cuantos días para cambiar la constitución que de todos modos no respetan.

En estos días aciagos, da vergüenza ser mexicano y tener un presidente y un congreso que no respetan las leyes y que se apoyen en una suprema corte de justicia que viola la constitución. ¿Qué nos queda por hacer? ¿A quién recurrimos?

Sí me hubieran aceptado mi sugerencia de dejar solo a Obrador en la presidencia, nos hubiéramos ahorrado disgustos y saltos innecesarios, al final de cuentas, se hace lo que él manda.

El 6 de junio tenemos que relevar a los ineptos y detener la destrucción, ¡no hay de otra!

PD. Ya solo le quedan 1,280 días al 31 de octubre del 2024 para acabar con México.

Noticias del Día

Deja un comentario