¿Cómo nos ven desde afuera?

“No mires de dónde vienes, sino adónde vas”.  Charles Baudelaire.

Por: Ángel Ozuna.

Abril 14 de 2021

Muchas veces para poder valorar cabalmente como marcha un país, tenemos que verlo desde afuera de sus fronteras; para eso se tiene que viajar, cosa no tan fácil en tiempos de pandemia; hay quienes lo hacen como paseo y otros por las características de sus trabajos. Siempre es interesante saber que piensan de nosotros en el extranjero, ahora, con los sistemas actuales eso es relativamente fácil por medios electrónicos, o si usted lo prefiere, en una ciudad fronteriza como Mexicali, uno solo se cruza caminando “al otro lado” a Calexico, y desde allá podemos ver cómo marcha nuestro país y que piensan de nosotros en el extranjero.

Nos cuenta en su programa el señor Ángel Verdugo, que por razones de la pandemia tuvo que viajar a Estados Unidos, ya que en la ciudad de México no saben cuándo van a aplicar la vacuna a menores de 60 años y como su hija y su nieto viven con él, decidieron ir todos a Phoenix a vacunarse.

Nos cuenta que no tuvieron ningún problema para la primera aplicación, que todo está muy bien organizado y que existen múltiples alternativas para vacunarse en forma expedita y sin hacerles ninguna pregunta.

Eso es allende el Bravo, acá es otra historia… por eso decidieron ir a vacunarse allá, y todos al mismo tiempo, igual están haciendo muchas familias mexicanas, esto no es novedad, sin embargo, debería llamar la atención del gobierno.

Aquí en México a sabiendas de que el presidente y morena han convertido el programa de vacunación en un caos, nadie se atreve a marcarle sus errores, ni a realizar planteamientos tendientes a la corrección y mejoramiento de ese proceso, más bien, es desde el extranjero en donde se toman la molestia de estudiar el comportamiento gubernamental mexicano y criticarlo.

En la Universidad de California, unidad San Francisco (UCSF) fue creado el Instituto para las Ciencias de la Salud Global dedicado a la investigación y el desarrollo, ellos elaboraron un estudio de 131 páginas llamado: “La respuesta de México al Covid-19. Caso de estudio”, el cual, voy a tratar de bosquejar a grandes rasgos y en traducción libre:

-Los lideres mexicanos fallaron en enviar un mensaje correcto y coherente para reforzar los lineamientos generales de salud… De haberse actuado con diligencia y responsabilidad solo hubiera habido 20 mil personas fallecidas.

-Hubo un pobre liderazgo y debilidad institucional.

-Hubo también una excesiva concentración de autoridad.

-Faltó supervisión independiente.

-Hubo una politización de los aspectos técnicos de la evaluación de riesgos.

-No se mantuvieron los controles institucionales para minimizar los errores; evitaron llevar a cabo una planeación y la implementación de proyectos que estuvieran libres de presiones políticas.

-El Consejo General de Salud fue relegado a un papel secundario durante la pandemia.

-Nosotros estimamos que sí México se hubiera comportado de acuerdo a las necesidades de la pandemia, cerca de 190,000 muertes pudieran haber sido evitadas durante 2020.

-México falló en tomar acciones vigorosas de soporte fiscal.

Mientras tanto, la restricción para efectuar pruebas suficientes disminuyó la capacidad para determinar brotes, así como para evaluar adecuadamente el impacto del Covid-19 en el país.

-La decisión de priorizar áreas rurales y maestros (para la vacunación, nota del t.) no siguió una lógica de salud debido al bajo nivel de infectados (en esos grupos, nota del t.). En contraste, no se ha completado de vacunar a los trabajadores de la salud que tienen un riesgo mayor.

Existe mucha preocupación por la participación de un solo partido con fines eminentemente electorales en la aplicación de las vacunas.

Fin del estudio.

Así nos ven desde afuera, esa es la respuesta a mi primera y única pregunta, nadie aquí en México ha realizado un análisis tan completo de la situación; lo peor de todo es que, tienen razón al 100 por ciento.

En el medio militar se acostumbra a que después de cada operación realizada se haga una crítica para establecer errores y fallas, y por supuesto corregirlos; si te soy sincero, no creo que nadie del gabinete de ineptos que tenemos vaya a leer siquiera ese análisis y obtener algo bueno de él; y no lo creo porque no leen, si no leen las cartas de nosotros los ciudadanos, ustedes creen que van a leer un estudio de una universidad extranjera, ¡ni por asomo!

Lo preocupante es que en el extranjero ya se dieron cuenta de las barbaridades que está cometiendo Obrador y su secta y las están poniendo de manifiesto a la luz pública. Va a quedar para la posteridad, la historia no perdona y les va a pedir cuentas.

Lo anterior hace parecer un juego de canicas todo lo demás que hace este gobierno, que por desgracia tenemos, aun así, celebro como todos los mexicanos la decisión del INE de frenar las aspiraciones de Obrador de mangonear a su antojo las leyes; se comportaron como funcionarios congruentes con su trabajo a pesar de amenazas y demás zarandajas.

En ningún momento de este vamos a llamarlo “sainete”, he visto que la dignidad y la cordura de un señor presidente se manifieste, se ha comportado como un lidercillo de barriada, como jefe de pandilleros, ese traje que se pone, por mí se lo debería quitar y ponerse a tono con su catadura, como quiera todos le quedan grandes y arrugados.

En una de esas bananeras que acostumbra, un periodista extranjero (de Suecia, por cierto), le hizo algunas preguntas en correcto español, se puso nervioso, y como es su costumbre, no contesto directamente ninguna de las preguntas que le fueron formuladas. En una de ellas se enredó tanto que el propio periodista le dijo que no le había entendido nada, que, si se podía explicar mejor, cosa que no hizo. La duda es ¿Cómo dejaron que se colara ese periodista extranjero? O ¿fue a propósito?

La cuenta regresiva de Obrador sigue inexorablemente su marcha, según mis cuentas al 15 de abril del 2021 le quedan 1,285 días a Obrador para acabar con México.

Noticias del Día

Deja un comentario