El desacuerdo nacional para la simulación

“No existe populista que haya entregado buenas cuentas, todos han sido un fracaso”.

Por: Ángel Ozuna.

Marzo 30 de 2021

Todo esto es una gran farsa y como dice el dicho: “todos tenemos nuestro rol que representar sobre esta tierra”. Los políticos cuando se trata de decir mentiras, de hacer promesas y luego tener explicaciones hasta para aclararnos los misterios insondables del espacio profundo, se pintan solos, unos más sofisticados que otros, pero ninguno se escapa de esa inexorable trampa en la que tarde que temprano acaban por sucumbir y se hunden en el cieno del olvido para luego perderse en las profundidades del infierno.

Eso me sirve de presentación para comentar sobre la nueva ocurrencia del presidente: el acuerdo nacional para la democracia, de la nada en una de esas madrugadas que no se puede dormir, le entro la “ventolera” de llamar a todos los gobernadores del país para convocarlos al palacio nacional, claro,  por cuenta de los contribuyentes, para informarles de una más de sus brillantes ideas, inspirada seguramente en alguno de esos países socialistas que Obrador y su secta adoran y sueñan, hacerlos firmar un acuerdo en el cual todos se comprometen a nombre de sus gobernados por respetar las leyes y normas que regulan las elecciones con miras a junio próximo. El caso sería intrascendente si no fuera por el hecho de que es el mismo presidente el primero en violar la constitución y todas las leyes que de ahí se derivan.

El presidente piensa: “Si yo soy consistente en reírme de las leyes mexicanas ¿porque le voy a pedir a otros que las respeten?” ¿Con que autoridad moral ese presidente tan mentiroso que tenemos les exige a los ahí reunidos que cumplan las disposiciones electorales en sus estados? No contento con eso, pretendió que firmaran el desgraciado acuerdo para aborregarlos en su beneficio, Ignoro quien o quienes firmaron y quien o quienes no, eso está por verse, para variar, salió a relucir de nuevo el ya conocido hermetismo obradoriano, todo a escondidas, sin que se sepa nada.

A juzgar por lo que sabemos, ninguno de los gobernadores ahí presentes tenía la más mínima idea de que se trataba, no les informaron y tampoco se les pidió su opinión, solo les pidieron que firmaran de enterados, nadie supo a que fueron, nadie supo que paso, nadie levanto su mano para protestar.

Hasta donde se sabe, lo que los hicieron firmar a ciegas fue un compromiso a no utilizar sus puestos para hacer promoción electoral y en forma general a que respeten la ley, cosas totalmente intrascendentes cuanto innecesarias. Nadie tiene que estar firmando acuerdos nacionales para jurarnos de que se van a portar bien y que no se van a salir del redil o de que no se van a brincar las trancas como lo hace el presidente a diario.

Pero miren quien lo dice, el primero que hace todo lo contrario, nosotros tenemos la culpa de eso por apáticos y cobardes; Deberíamos de pedirle cuentas a Obrador por mantener a los famosos “siervos de la nación” que no son otra cosa que, burdas imitaciones de los “camisas rojas” de triste memoria de la época de Tomas Garrido Canabal, a quien Obrador admira e idolatra.

Lo siento por los gobernadores que firmaron ese famoso acuerdo, los hicieron hacer el ridículo público al comprometerse a hacer algo a lo que ya están comprometidos por ley; Por donde quiera que se le vea fue algo vergonzoso, una más de las ocurrencias de Obrador, los quiere obligar a hacer algo que él no respeta, pero que ninguno de los gobernadores le dice algo, nadie se atreve a levantarle la voz, aun cuando les asista la razón.

Esta reunión, convocada por el presidente fue una más de las tomaduras de pelo, una burla al pueblo de México y un desprecio absoluto por las instituciones democráticas, que tanto esfuerzo costaron para que venga Obrador y ni siquiera las tome en cuenta, a los gobernadores les debió haber parecido muy raro que ninguna autoridad electoral estuviera representada en dicha reunión, pero insisto, nadie dijo nada, todos calladitos como buenos muchachitos, se sentaron en su pupitre para oír vociferar al presidente comunicarles su oprobiosa maniobra electorera; para asustar a los gobernadores les puso enfrente a dos sicarios, perdón a dos procuradores a su servicio, nada de invitar al INE ya que, no es de las preferencias de Obrador y por lo tanto no lo toma en cuenta para nada, ¿En qué país viviremos que el presidente hace lo que quiere y se burla de todos?

Luego tenemos el asunto de las candidaturas fallidas por no hacer bien las cosas; El INE en abierto desafío a Obrador les cancelo a varios candidatos de Morena, sus postulaciones por haber contravenido lo dispuesto en las leyes de ese instituto, de inmediato, desde su ventajosa posición en palacio nacional, el presidente despotrica y maldice al INE por haberse atrevido a desafiarlo con la ley en la mano, ¿Así va a respetar Obrador el acuerdo nacional para la democracia? Es increíble ver como saliendo de su junta con los gobernadores, Obrador en el paroxismo de la incongruencia, se fue como perro rabioso contra el INE, azuzando de paso a sus huestes de lacayos a seguirlo en sus diabólicas redes sociales, Ahora es Obrador quien maneja las cuestiones electorales desde palacio nacional.

Foto tomada de la cuenta de twitter @LaMagaMuggle

Un pequeño paréntesis… Leí en la prensa local que, el proceso de vacunación en BCS se inició en forma desorganizada, muy lenta y que las vacunas llegaron hasta las 9 de la mañana, cuando a algunas personas mayores de 80 años las habían citado desde las 7:00 horas, la gente se quejó de mucho tráfico vehicular, al menos en las instalaciones de la UABCS y de una gran aglomeración de adultos mayores y acompañantes, bien dice el dicho que cada quien habla de la feria según como le haya ido, yo, casualmente me enteré de que para las 5 de la tarde ya habían sido vacunados todas las personas mayores de 80 y que estaban aceptando, hasta las 6 de la tarde a personas de más de 70 años; de inmediato me fui a la UABCS y me encontré con que el tráfico vehicular era mínimo y bien organizado hacia el lugar donde se estuvo haciendo la recepción; a partir de ahí una persona de los ayudantes se hizo cargo de llenarme una forma para después ser conducido muy amablemente y siempre acompañado por una joven hacia el interior del lugar de vacunación, me asignaron un lugar para sentarme y esperar al vacunador el cual se presentó de inmediato, escogió mi brazo izquierdo y procedió a vacunarme, ni siquiera sentí cuando me la puso y solo me dijo: -aquí va esperar 15 minutos- los cuales, al terminar, llego otra enfermera para preguntarme como estaba y que ya podía retirarme, todo en el lapso de 30 minutos o menos y muy importante, sin la presencia de los odiados “siervos de la nación”, solo personal de salud y un oficial y un marinero desarmados, excelente, una felicitación al gobierno del estado por tratar de hacer bien las cosas, lamento que algunas personas las hicieron perder algo de tiempo por la mañana, pero una vez que se acoplaron empezaron a acelerar el proceso.

P.D. A Obrador solo le quedan 1,268 días para acabar con México. (Los días y las horas siguen corriendo).

Noticias del Día

Deja un comentario