Sáb. Nov 27th, 2021

“¿De qué está hecho un tirano? De la vileza de muchos y de la cobardía de todos”. Enrique Varona, político cubano.

Por: Ángel Ozuna.

Cuando una masa no pensante de borregos es liderada por un desquiciado, los resultados no pueden ser otros que un desastre. Ese es el peligro que yo le veo a la presente situación por la que estamos pasando con el congreso de la unión, en donde una mayoría de retrasados mentales está llevando a México a dar un salto hacia atrás a los años 50´s con las reformas que se proponen, estamos viendo y viviendo una tiranía legislativa, contando con la aplanadora morena, ahora se va a hacer lo que se le ocurra al presidente, no hay ni una sola voz valiente que se le oponga; el tirano manda…

Yo no sé mucho de leyes, pero sí le puedo decir cuando algo va a tener consecuencias funestas para el medio ambiente, cuando nuestro presidente le apuesta a seguir utilizando combustibles de amplio espectro contaminante para la generación de energía, esa dichosa ley, nos pone en sentido contrario con el resto del mundo. Solo falta que Obrador nos salga con la ocurrencia de que en su trenecito de juguete va a utilizar locomotoras a vapor porque eso es muy romántico.

Es manifiesto que nos encontramos en las manos de un inepto, pero con un sequito de lacayos que le cumplen hasta el más mínimo capricho, los legisladores de Morena no tienen absolutamente ninguna capacidad para pensar por sí mismos, todo se lo ordenan desde Palacio Nacional, ellos, solo se dedican a cobrar su sueldo, pagado con mis impuestos, no faltaba más, por más que los demás integrantes de la oposición en el congreso de la unión pataleen, brinquen y se desgañiten, la voluntad del diablo mayor se impone.

Hablando de diablos, el otro día, viendo una caricatura en un periódico pude observar a Obrador recibiendo consejos de un diablo a su lado de cómo hacerle para acabar con México, pensé para mí, más bien la cosa debería ser al revés, Obrador es el consejero del diablo y le da ideas de como atacar al mundo.

No sé ustedes, mis estimados dos lectores y medio, pero yo me siento totalmente impotente ante esta desgraciada situación a la que nos está llevando el bufón de Tabasco (Joshep Schlarman dixit) al ver como manipula a su antojo a todo el país sin ningún freno, nadie se atreve a contra decirlo so pena de perder la chamba, todo se le autoriza, todo se le permite, no tiene absolutamente ningún contrapeso.

Los ciudadanos comunes y corrientes, al parecer estamos atados de manos ante tanto desgarriate, no podemos hacer nada, ya ven la tiranía legislativa que se nos impone con la energía.

Habiendo métodos más baratos, eficientes y amistosos con el medio ambiente ¿Quién en su sano juicio piensa en utilizar el carbón? Solo una persona desquiciada y fuera de sus cabales, y lo peor, nosotros se lo permitimos.

En el resto del mundo, nos lo han hecho saber, tienen una opinión pésima de Obrador y su gobierno y cada día baja más la calificación; que nos lo pregunten a nosotros, que estamos sufriendo las consecuencias de tantos errores y locuras; imaginémonos por un segundo que Obrador fuera general de un gran ejército (dios guarde la hora) cualquier país ya nos hubiera aplastado o conquistado.

El señor insiste, a capa y espada, en defender a Pemex, sueña con rescatar las glorias cardenistas de los años 30´s y no se rinde por nada del mundo ante la evidencia desoladora de los números, se acaba de dar a conocer por el gobierno mexicano las pérdidas acumuladas por Pemex en tan solo dos años de obradorismo, y la verdad me da vergüenza poner esa cifra estratosférica. ¡Más de un billón de pesos tirados a la basura! No tengo palabras para calificar ese atentado contra la nación; pero Obrador sigue tan orondo diciendo mentiras en sus mañaneras. Ni esperanzas que cumpla con una de sus promesas de campaña: el litro de gasolina a $11 pesos –“y no va a aumentar mientras yo esté aquí”, el actual precio de $20 pesos es solo nuestra imaginación.

El reciente episodio de la ASF es propio de una dictadura bananera. No cualquier persona, el auditor general de la nación dio a conocer el resultado de la auditoría a las arcas públicas en el ejercicio del 2019 en donde nos hace saber al pueblo de México que la cantidad a pagar por la cancelación del NAIM aumentó a 332, 000, 000,000, algo así como el 200% de incremento contra lo presupuestado.

De inmediato, Obrador pegó el brinco diciendo que eso era una mentira y que él tenía otros datos, como siempre, sin aportarlos. Al auditor le “recomendó” que mejor checará bien sus cuentas, al día siguiente, el periodista López Doriga entrevistó al auditor en donde se le vio sumamente nervioso y demacrado, como si se le hubiera aparecido el diablo, y dentro de su cantinflesca exposición sacamos en claro una sola cosa: el señor se echó para atrás desmintiéndose el mismo y diciendo que hubo muchos errores en dicha auditoría. Así se manejan los asuntos importantes en México en donde la auditoría superior de la nación comete errores garrafales en las cuentas públicas, por poco y le salimos debiendo a Obrador.

Esto es lo que se sabe:

Pago a deudores:                       332, 000, 000,000

Bonos pendientes de pago:      165, 000, 000,000

Gastado en Santa Lucía:            80, 000, 000,000

                                   Total:      577, 000, 000,000

Algo anda muy mal en nuestro país…

Para el año 2023 el NAICM tenía presupuestado: 350, 000, 000,000 los cuales iban a ser cubiertos por los diferentes inversionistas privados. Los 577, 000, 000,000 que nos va a costar Santa Lucía los vamos a pagar entre usted y yo, mi estimado amigo, una gran diferencia, con otro agregado: todo lo que se obtenga en la operación de Santa Lucía va a ser para la SDN de orden presidencial, ni un cinco para el pueblo bueno y sabio.

Ante la magnitud de la tragedia, el periodista Leo Zuckerman nos recomendó que, nos sentáramos cómodamente, disfrutáramos por delante de una botella de buen tequila jalisciense para agarrar valor y entonces sí, hiciéramos cuentas.

Hasta ahorita, todo mundo se ha ido para atrás, solo Obrador le rogó encarecidamente a su auditor apegarse a los “otros datos” presidenciales, los que hasta hoy nadie conoce, y que pidiera perdón por la equivocación, so pena de que lo fulmine un rayo.

En este episodio de la ASF hay algo raro: si el auditor ya sabía que su patrón se iba a enojar con los números ¿para que mejor no se los maquillo a su gusto antes de hacerlos públicos? Así nos hubiéramos ahorrado todo el bailongo y él, hubiera salvado su chamba.

Pero, agárrense: todavía nos falta terminar el inexistente aeropuerto Felipe Ángeles (todavía no se construye y ya es el mejor del mundo) y sus pistas para el 22 de marzo del año que viene. Imagínense las prisas que eso va a generar, chafa, corriente, improvisado, al más puro estilo obradorista; lo siento por el cuerpo de ingenieros militares tenían buena reputación, pero un aeropuerto internacional no es su fuerte, ahora van a tener que construir hasta sucursales del banco de los pobres, si les alcanza la gente, porque lana les sobra.

En México, tenemos una Secretaría de la Función Pública que cuando va a ser auditada atrancan sus puertas a piedra y lodo y no dejan entrar a nadie, cuando la auditoría superior informa al presidente este dice que no es cierto. Pregunta: ¿Cuál es el objeto de la SFP y de la ASF en época obradorista? Respuesta: Ninguna. ¡Elimínense! El presidente y morena se auditan solos y más barato.

¿Dónde está la auditoría del NAIM?; ¿Dónde está la auditoría de los fideicomisos? ¿Dónde está Pio, donde está Felipa?, ¿Dónde están las casas de Eréndira y de Bartlett? ¿Dónde está? ¿Dónde?

Noticias del Día

Deja un comentario