HABLE COMO HABLA | DOS PÁJAROS DE UN TIRO

Por Giovanny Carlos Díaz

La nobleza de Marco Puppo no está a discusión. Pero en política, ser nobles es casi lo mismo que ser lo que usted imagina si de hacer tratos con Ricardo Barroso se trata.

Febrero 10 del 2021

La peor decisión del PAN es creer que “la gran alianza” es de la simpatía de los sudcalifornianos. Es más, hasta la fecha no hemos visto una sola encuesta que revele que la sociedad acepta dicha fórmula política electoral. Aunque se trate de ganar por ganar, el PRI no es la mejor opción en este momento. Si bien es cierto que muchos priistas innombrables militan en Morena, también es cierto que no hay forma de defender a Ricardo Barroso de sus tropiezos y traiciones hacia Baja California Sur (BCS). Reitero, la peor decisión del PAN es creer que el PRI haría lo mismo por ellos si la historia fuera diferente.

Aunque el virtual candidato a diputado federal del PAN considere que salir a la calle a visitar a la gente junto a Barroso es lo mejor que le puede pasar, lo cierto es que no está ni tibio de pensar que se está convirtiendo en una presa fácil para sus adversarios de campaña.

Impulsar el proyecto de Barroso refrenda aquella vieja frase con la que describen la política: comer mierda sin hacer gestos. ¿Cómo se puede defender a un priista que votó a favor de la homologación del IVA del 11 al 16 por ciento cuando era senador? No hay forma de defenderlo. Menos se puede defender a quien reconoce que el dinero con el que paga sus campañas viene de patrocinadores que viven fuera de la ley.

Marco Puppo es institucional, supongo que por ello acata las decisiones que ha tomado «la gran alianza. Sin embargo, a la hora de ir en grupo a coincidir con los ciudadanos es justamente él quien asumirá el costo político por semejante compañía.

Hoy por hoy, Barroso y Puppo son dos pájaros que van a matar de un sólo tiro en la boleta electoral, o antes. Ahora bien, lo he dicho anteriormente, los priistas apoyarían a Pancho Pelayo en la búsqueda de la gubernatura pero los panistas no votarían por candidatos priistas. Eso incluye a Barroso.

Cuando el virtual candidato del PAN a la diputación federal no logró ser alcalde de La Paz, dicho por él mismo, vivió un año difícil, su teléfono no sonaba, las opciones de trabajo en la administración pública se esfumaron. ¿En dónde estuvieron las compañías de ahora cuando Puppo y Pelayo vivieron la derrota en su máxima expresión?

Parece que «la gran alianza» lejos de ser una válvula de escape para el PAN pasó a complicarle la existencia. La propia decisión de Puppo de aceptar una futura candidatura a diputado federal complicó el panorama. Quienes miraban en Puppo a un alcalde y una posibilidad de empleo deberán esperar para otra ocasión ya que de diputado federal, si acaso, sólo su equipo más cercano serán los beneficiados.

¿Usted cree que si Ricardo Barroso fuera alcalde daría cabida a los compromisos personas de Puppo para conformar un equipo de trabajo en el Ayuntamiento? Yo tampoco.

Noticias del Día

Deja un comentario