Conoce la importancia ecosistémica de los murciélagos

Investigadores de la UABCS aseguran que esta especie es de gran trascendencia ecológica, pero muchas veces es poco comprendida y valorada por el desconocimiento que se tiene de ella

Enero 20 del 2021

Uno de los grupos menos populares dentro de los mamíferos, es quizá, el de los murciélagos, debido a que existe hacia ellos una percepción y una actitud negativas basadas en falsas creencias e, incluso, en la ficción literaria, donde muchas veces se les ha considerado como seres siniestros y tenebrosos.

No obstante, de acuerdo con los investigadores del Laboratorio de Aves de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), Roberto Carmona, Nallely Arce y Víctor Ayala, esta especie es en realidad poco comprendida y valorada a pesar de que su papel ecológico tiene una amplia importancia.

Según describen a través de un artículo de divulgación científica publicado en la revista digital “Punto Universitario”, desde el propio significado de la palabra murciélago se denotan ese tipo de ideas equivocadas, pues la palabra deriva del latín mus o muris (ratón), caecus (ciego) y alatus (alado), es decir, significa ratón ciego alado, pero “ni son ratones ni están ciegos”, subrayan.

Los investigadores, que también colaboran en el Programa de Conservación de Aves Playeras, Pronatura Noroeste A.C., señalan que se tienen registradas más de 1,300 especies en todo el mundo, por lo que representan el segundo orden más diverso de mamíferos, después de los roedores.

En el caso de México, existen cerca de 138 especies de murciélagos, lo que representa el 10% de las especies del planeta, y se encuentra en quinto lugar a nivel mundial por la diversidad que de ellos alberga.

Relativo a sus hábitos, describen que son animales nocturnos y ocupan una gran variedad de refugios para descansar durante el día, hibernar o reproducirse, los cuales pueden ir desde cuevas o huecos de árboles, hasta alcantarillas, techos, construcciones abandonadas y puentes, sitios que les brindan protección ante factores ambientales o depredadores.

Una característica muy interesante que mencionan es su capacidad de ecolocalización, que consiste en la emisión de sonidos de alta frecuencia, que el oído humano pocas veces es capaz de escuchar. Cuando las vibraciones chocan contra los objetos se reflejan como ecos, que posteriormente son captados por los oídos de los murciélagos.

Según el Dr. Carmona, este fenómeno es su sistema de navegación y les permite orientarse, comunicarse, evitar obstáculos y explotar fuentes de alimento en la oscuridad. De hecho, hay especies que lo usan para detectar, identificar, perseguir y capturar en el aire a pequeños insectos voladores, así como para evaluar la forma, tamaño y textura externa de sus posibles presas, además de medir su dirección y velocidad en fracciones de segundo.

Los murciélagos pueden descansar “perchados” en diferentes sitios, como troncos de árboles. Foto: Sergio Martínez, UABCS.

En cuanto a la alimentación, los investigadores de la UABCS indican que el 70% de las especies de murciélagos en el mundo son insectívoros y consumen organismos como polillas, moscas, mosquitos y escarabajos.

No obstante, también las hay frugívoras, que se alimentan de frutas, flores y hojas; polinívoras, que consumen polen; carnívoras, que comen pequeños vertebrados como roedores, lagartijas o anfibios; piscívoros, que se nutren de peces; y sólo tres especies de murciélagos son hematófagas, es decir, que se alimentan de sangre.

Referente a su importancia ecológica, aseguran que ofrecen diversos servicios ecosistémicos. Por ejemplo, contribuyen a regular las poblaciones de insectos, ya que se ha estimado que una colonia de 1 millón de individuos de murciélagos puede consumir hasta 8.4 toneladas de insectos en una sola noche, reduciendo con ello posibles plagas, al igual que daños a los cultivos y a la propia salud humana.

Además, los murciélagos poliníveros pueden visitar flores y transportar el polen a grandes distancias, polinizando así las plantas de manera muy eficiente. En el caso de los frugívoros, se sabe que en las regiones tropicales dispersan de 2 a 8 veces más semillas que las aves, lo cual los convierte en elementos fundamentales de la regeneración natural de las selvas.

Por otra parte, en algunas colonias de murciélagos que habitan en cavernas se producen grandes cantidades de guano, que es extraído y utilizado como fertilizante por su alto contenido en compuestos nitrogenados y ricos en fósforo, además de contener micronutrientes y microorganismos biorremediadores que eliminan toxinas, hongos y ayudan a controlar a las poblaciones de parásitos.

A pesar de lo anteriormente mencionado, los investigadores de la UABCS refieren que los murciélagos actualmente se enfrentan a graves problemas de conservación ocasionados, en gran medida, por el desconocimiento del papel que desempeñan en la naturaleza y de los servicios ecosistémicos que brindan, de allí la importancia de conocerlos, respetarlos y valorarlos.

Noticias del Día

Deja un comentario