En nivel 5

Por Salvador Castro Iglesias

Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Y ahí vamos como los cangrejos, para atrás. Regresando al nivel 5 en BCS del marcador epidemiológico por la pandemia del Covid-19, según lo instruyó el gobernador Carlos Mendoza Davis quién además comentó que ya nos lo había advertido anteriormente y no hicimos caso.

Claro, ahí andábamos los Paceños, Cabeños, Comundeños, Loretanos y Muleginos en plena pachanga durante el mes de diciembre, en bola y arrejuntados repartiendo y recibiendo virus a discreción y ahí están las consecuencias.

Aumentó exponencialmente el número de contagios, llevando Loreto el primer lugar con 457 casos activos por cada 100 mil habitantes, La Paz con 249 y le siguen Comondú y Mulegé mientras que Los Cabos registró 89 casos activos por cada cien mil habitantes.

Y bueno, a partir de hoy nada de ir al car wash, ni al cine, ni a michas partes porque la cosa está que arde con tanto condenado contagio y el Comité En Salud decidió cerrar muchos negocios por lo mismo.

Se que las ganas de andar de callejero, maleconero y demás es algo innato a los Sudcalifornianos (tal vez se deba a la lejanía con el centro del país), el caso es que nos gusta socializar, chismear, platicar y caminar por nuestro hermoso malecón, pero eso ya no será posible por vaya usted a saber cuánto tiempo.

Las reglas de la convivencia han cambiado, ya nada es o será igual que antes, hoy primero es la salud y cuidarnos, aunque no nos agrade en lo más mínimo.

Creo que parte del problema con este condenado Covid-19 se deba a que como no sentimos los síntomas durante al menos los 15 días después del contagio, pensamos ingenuamente que somos inmunes o como bien dicen “a mí no me dará esa cosa del Covid”.

Pues resulta que no es así, el Covid pega por todos lados, a sanos y enfermos, a chicos y grandes, a adultos mayores y adultos más mayores, agarra parejo y una vez contagiados nuestras posibilidades de sobrevivencia son realmente escasas; máxime y tomando en cuenta que la capacidad hospitalaria se ve reducida con tanto condenado contagiado que entonces si exige los servicios médicos.

Y ahí anda después culpando a todos de sus malestares, cuando en realidad todos y cada uno de nosotros seremos los responsables por ser tan descuidados y no obedecer las instrucciones giradas por el Sector Salud.

¿Y las vacunas?, bien gracias, según leo, solo llegaron 4,500 vacunas a BCS que cuenta con una población de más de 720,000 habitantes (o tal vez muchas más) y estas fueron aplicadas al personal que está en el frente de batalla, por lo que a los demás se podrán aplicar quien sabe cuándo (si seguimos vivos).

¿Qué nos queda entonces para sobrevivir hasta que lleguen todas las vacunas que ocuparemos para hacer frente a esta pandemia? ¡Cuidarnos!, evitar andar de chile bolita en fiestas, pachangas y reventones, usar el cubrebocas, lavarnos las manos un montón de veces al día, nada de andar de besucones y abrazadores, ir al súper solo una persona (la otra puede quedarse chatiando en el auto mientras) y así, tomar TODAS las precauciones giradas por los que si saben de esto y no andar con remedios caseros de la abuelita, la tía o la prima (que nunca han tenido coronavirus quién sabe por qué).

Se que no es nada fácil cambiar hábitos y costumbres, yo como muchos de ustedes amo andar por El Malecón (ahora debo ir en mi auto) y caminar contemplando los atardeceres, pero por lo pronto, no puedo ir y debo entenderlo si quiero seguir medianamente sano (soy diabético).

Cambiar para sobrevivir, adaptarnos a los nuevos tiempos es la premisa de hoy, ser responsables cada uno de nosotros y no andar jugándole al vivo porque podremos estar muertos cualquier día de estos por no entender que son tiempos muy complicados y que el tal Covid ahí está, esperando a los ingenuos que piensan que a ellos no les pasará nada… Hasta que les pase. Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

Deja un comentario