Micrópolis / Definiciones políticas

Diciembre 14 del 2020

Mientras la Alianza Ciudadana que están conformando los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional, de la Revolución Democrática, de Renovación Sudcaliforniana y Humanista, se viene construyendo, algunos actores políticos han definido sus posturas para solidificarla, otros quieren sacarle raja política para sus intereses personales, y a uno más, a pesar de que fue considerado en el pasado, un buen político, cuando pudo, no quiso y ahora que quiere, pues ya no es su tiempo y lo único que hace, es alborotar el asunto sin éxito alguno.

Por el otro lado, hay demasiada inconformidad, porque la famosa encuesta que supuestamente se realizó para seleccionar al precandidato a la gubernatura, pues dicen que no la conocieron ni supieron cuándo la realizaron, el hecho es que el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, solo dijo que el ganador, fue el profesor Víctor Castro Cosío; y los rumores como los diversos mensajes que circulan en redes sociales, atinan a señalar que en esa precandidatura no hay unidad y que será difícil cicatrizar heridas. Pero para ello, habrá de esperar los pronunciamientos de los participantes en dicho sondeo, pero sobre todo, la de aquellos que no fueron tomados en cuenta. Porque apuntan que la encuesta, está “cuchareada”.

En la contraparte, Francisco Pelayo Covarrubias sigue recibiendo adhesiones que fortalecen su futura postulación como el abanderado de la Alianza de Partidos políticos rumbo al 2021. La más reciente, la de Juan Alberto Valdivia Alvarado, una suma importante porque en el Partido Revolucionario Institucional, están acuerpando al oriundo de Comondú. En su momento, las declinaciones para no participar en la convocatoria para la elección del precandidato panista a la gubernatura, lo hicieron la Senadora Guadalupe Saldaña Cisneros, luego hicieron lo propio Isidro Jordán Moyrón, Secretario de Finanzas y Administración y Álvaro de la Peña Angulo, Secretario General de Gobierno. En el caso del PRD, han aceptado la figura del comundeño, no se diga del PRS como del Humanista.

Sin embargo, la declinación más objetiva hasta el momento, ha sido la del priista Juan Alberto Valdivia, cuando en el mensaje que publicó en Twitter el pasado sábado 12 de diciembre, manifiesta de manera clara, su decisión “de declinar mi aspiración para apoyar a mi amigo Pancho Pelayo para que sea quien encabece este esfuerzo como candidato a gobernador del bloque. Lo conozco, en lo personal y lo profesional, hemos trabajado juntos y sé que con él tendremos certeza, seriedad, responsabilidad y visión de futuro”.

La suma de Valdivia al proyecto de Pelayo, viene a ser la puerta de entrada al priismo sudcaliforniano, que se mostraba reacio porque sus principales figuras no aparecían en el escenario para respaldar al comundeño. En esa apertura, también hizo lo propio otra cabeza política dentro del tricolor sudcaliforniano como lo es Ricardo Barroso Agramont, que al igual que Lupita Saldaña, el priista quiere ser el que represente a la alianza de partidos por la alcaldía de La Paz, solo que como dicen “no tiene las canicas suficientes” para disputar o ser nominado como candidato, a pesar de ser, como afirman, el más conocido en todo el estado.

O en el caso de Antonio Benjamín Manríquez Guluarte, que después de permanecer en el ostracismo político, empezó a asomar la cabeza apuntándose, según él, para buscar la candidatura tricolor a la gubernatura del estado. En su momento, y nadie lo niega, fue considerado un buen político, pero a raíz de su derrota electoral en 1999, abandonó a su gente, se retiró del escenario, volvió al siguiente proceso electoral, declinó sumariamente ante Rodimiro Amaya, se volvió a retirar y ahora quiere emerger, pero enturbiando las aguas y sin oportunidad alguna. Su tiempo, ya pasó; cuando quiso, no pudo y ahora que quiere, pues, ya es muy tarde.

Volviendo al mensaje de Valdivia, retomamos parte de su texto, el cual aquí presentamos:

“Desde hace casi un año, junto con muchas voces, he venido apoyando la conformación de una alianza ciudadana y de partidos políticos. Una alianza amplia, sólida e incluyente, con una propuesta clara para continuar construyendo la grandeza de Baja California Sur. Esta alianza debe buscar sumar a todas las mujeres y hombres que coincidamos que a nuestra patria chica le debe ir mucho mejor, que debemos poner todo el corazón para lograrlo. ¡Juntos se puede!

Hoy estamos avanzando, vamos por la ruta correcta de crecimiento, seguridad y sobre todo unidad de las familias sudcalifornianas. Vamos bien y debemos permanecer unidos para enfrentar los retos que se vislumbran hacia el futuro, sigamos construyéndolo en armonía y con certeza.

He sido claro sobre mi intención de ser candidato a gobernador por mi partido, pero la vida y la política son de tiempos y circunstancias y más allá de mi interés personal está, en este momento, que los sudcalifornianos tengamos una tierra próspera y llena de oportunidades para las siguientes generaciones.

Por eso quiero manifestar, de manera clara, mi decisión de declinar mi aspiración para apoyar a mi amigo Pancho Pelayo para que sea quien encabece este esfuerzo como candidato a gobernador del bloque. Lo conozco, en lo personal y lo profesional, hemos trabajado juntos y sé que con él tendremos certeza, seriedad, responsabilidad y visión de futuro.

Hoy es tiempo de unir esfuerzos y capacidades, hacer equipo para entregar buenos resultados.

Mi gratitud por siempre a quienes han creído en un servidor, seguiremos trabajando por nuestra tierra desde cualquier trinchera, mi compromiso con los sudcalifornianos seguirá intocable.

Las sumas que va obteniendo Pancho Pelayo, son importantes para su proyecto, el de la alianza de partidos, sobre todo, porque los tiempos se acortan para el registro de la Alianza como para el registro de su candidatura.

Noticias del Día

Deja un comentario