Lo que dicen quienes dijeron que alguien les dijo

Por Salvador Castro Iglesias:

Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Diciembre 11 del 2020

Caray amigo, con lo que me gusta navegar, charlar y escribir en el face, pero de un tiempo para acá, como que se me van quitando las ganas.

Por las mañanas y acompañado de mi inseparable taza de café negro (de La Choya Of Course), prendo el ordenador (como dicen los españoles de allá de España) y antes de comenzar a escribir mis 10 puntos checo el dato, si amigos, el dato de lo que pasó un día anterior y ese mismo día. Los decires de aquellos que dicen que si saben, que si fulanito ya se metió de lleno a la campaña (o pre) de zutanito, que si el tal AMLO ya inventó alguna otra excusa para ni hacer su chamba, que si los de izquierda andan de coquetos con los de la derecha o de la media de quién sabe quién, pero ahí andan.

Puros chismes y mitotes muy a lo paceño caray, pocos presumen de tener pruebas de todas las fechorías que alguien cometió, pero escasas las demandas legales en contra de malandrín que las llevó a cabo.

Que si Ramiro Ruiz insiste en seguir queriendo mangonear a los demás diputados, que si el Profe Víctor si va, aunque otros digan que no va, puros chismes caray.

El caso es que de ser un lugar agradable para comunicar, saludar, dar buenos deseos y cosas de esas divertidas ahora el tal face solo sirve para el mitote, subir fotos de chicas buenas que se portan mal y que cuando checas sus perfiles no tienen nada, nada de nada, solo la foto sexy en la que te piden seas su amigocho.

Algunos les llaman bots, otros espías o lo que sea, pero ahí andan todos los días queriendo engañar a los sufridos hombres con sus carencias de ropas caray.

Por supuesto que yo nomás las veo, así como de pasadita antes de seguir checando el face antes que me vea Doña Irma y se me arranque, así que eso de andar viendo chicas penitentes nada, de eso nada.

Pero buscando y buscando también me encuentro a los “candidatos” y sus secuaces, de todos colores, rojos, azules, verdes, amarillos, morenos y demás prometiendo tal cantidad de cosas que es de no creerse, ensalzando sus virtudes amorosas de ese pueblo que tanto aman pero que curiosamente no habíamos visto en meses y otros hasta en años y ahí regresan a pedir que lo pobres incautos les crean sus mentirotas. Claro y por supuesto que si habrá candidatos que valga la pena y sean gente decente, pero me gustaría verlos en la talacha, en las colonias, creando fuentes de empleos, reactivando algo caray. Solo palabras bonitas y ya.

A mi la mera neta el que me cae bien es el tal Pelayo, me cae porque le metió duro a su chamba allá por las regiones de los agricultores y sabe lo que es andar en santa joda y calladito se vio bien bonito sin andar metiéndose en otra cosa que haya sido su chamba los últimos 6 años.

Aclaro que no soy afecto a andar en mítines, arguendes, chisme ni mitotes, pero también voto y el Pelayo me late y allá cada quién que vote por quién más le cuadre.

Que si el Profe, que si la Armida, que si el Rubén, que si el Ramiro, que si el Ricardo, candidatos habrá de a montón para que se den vuelo con sus preferencias, todos podremos votar por quien más nos guste, de eso trata la democracia. Lo que no me cuadra, es que a través de las redes sociales se anden agarrando de la greña (yo no tengo) y a fuerzas quieran que fulano o zutano sea el mero preferido de todos, con sus encuestas patito que a nadie convencen y lo que es más triste, pretender imponer a la de ya a sus candidatos.

Las redes sociales son eso, redes, para comunicar, entendernos, platicar, opinar y mil cosas, pero sobre todo dentro del debido respeto y sin meterse en la vida privada de los demás.

También tenemos al tal wasap (WhatsApp en idioma propio), en el cual se han creado algo así como montones de salas y que a mi muy particular punto de vista se han convertido en verdaderas torres de Babel, en donde alguien opina algo y allá como a las dos horas y diez mil cometarios alguien responde, todos opinan y pocos se entienden.

En fin, tal vez me esté convirtiendo en chavo ruco o ruco ruco, pero prefiero al día de hoy las charlas pensantes, el diálogo y el respeto, pero son otros tiempos.

Este es mi personal punto de vista y cada quién estará o no de acuerdo, lo más seguro es que me acusen de retrógrada, antiguo y otras linduras, pero así soy, me gusta decir las cosas como creo que son.

Que gane quien gane, el mejor, el que aporte soluciones a tantos problemas diarios de los Sudcalifornianos y que luego no nos venga conque le aparecieron muchas casitas por allá en el pedregal y que sea un digno representante de nosotros, ese es mi deseo y mientras tanto, seguiré en el face, escribiendo lo que pienso hoy, mañana y pasado.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

Deja un comentario