Corrupción, herencia nociva que combatimos los mexicanos y 4T: Víctor Castro cosío

Diciembre 10 del 2020

Al referirse a la conmemoración del Día Internacional contra la Corrupción, Víctor Castro Cosío aseguró que la corrupción es una de las herencias más nocivas que hemos tenido que enfrentar los mexicanos y la Cuarta Transformación para darle viabilidad al desarrollo de México.

El exdelegado de los programas federales en Baja california Sur reconoció que, durante décadas, nuestro país fue ubicado como uno de los países con mayor corrupción institucional a nivel internacional, asociada a una escandalosa impunidad promovida desde las más altas esferas del poder político y económico, que desvió miles de millones de pesos al año, sobre todo, en los renglones de la obra pública, la evasión de impuestos, condonaciones, el robo de combustibles, los fraudes electorales y el lavado de dinero.

Castro Cosío enfatizó que no es fortuito que una de las banderas de la Cuarta Transformación de la vida pública del país, sea precisamente el combate frontal a este flagelo que se instaló hasta en la médula durante el periodo neoliberal.

Precisó que en los dos últimos años se ha ahorrado más de 80 mil millones de pesos, con la reducción del robo de combustibles y la recuperación de 750 mil millones de pesos en impuestos que no se pagaban en el pasado inmediato, por citar dos ejemplos emblemáticos de este cáncer social.

Hoy, dijo, los mexicanos estamos con el presidente Andrés Manuel López Obrador en la lucha contra la corrupción y abrazamos y ponemos en práctica una nueva moral pública, al tiempo que se ha impulsado que la corrupción sea tipificada como delito grave, algo que antes no sucedía.

Incluso, agregó, se ha creado el Instituto para Regresarle al Pueblo lo Robado, con el propósito de ir limpiado la casa, y que los recursos mal habidos, retornen y se apliquen en las áreas de salud y en los programas sociales.

Castro Cosío indicó que una nueva cultura de valores debe encontrar su primer nicho en la familia, como fuente primaria de la formación cívica y ética, luego el papel que desempeña la educación formal, hasta llegar a la sociedad en su conjunto. Castro Cosío expresó que no es casual que la Organización de las Naciones Unidas haya puesto su atención en estas prácticas lesivas a la economía-mundo, dejando de lado un mínimo código de ética, cuando por el contrario, los presupuestos de los Estados Nacionales, debiesen estar enfocados a reducir las tremendas desigualdades sociales que aquejan a la humanidad.

Noticias del Día

Deja un comentario