El gatillero de Rentería

Por Bertoldo Velasco Silva

Noviembre 16 del 2020

Recuerdo escuchar de viva voz de cuánto se ufanaba Alberto Rentería Santana, por llevar a la practica el combate a la corrupción, a dejar en claro el axioma del ahora presidente de la República de “No robar, no mentir y no traicionar”. Pero solo fueron palabras huecas, palabras que se llevó el viento. En la práctica, la realidad es distinta. Ya hemos escrito en este espacio y durante varias entregas, los dos primeros puntos del axioma que llevó a Morena en el 2018 al poder. Ahora, vamos a tratar el tercer punto, el de la traición. Como mandamás del partido en la entidad, lanzó la piedra y escondió la mano. Es decir, hubo de utilizar a un gatillero personal para hacer el trabajo sucio. Así, mandó a su jefe de prensa, a cumplir esa encomienda.

Fue tanto el coraje y la envidia de Rentería Santana, porque su jefe político, ahora Ejecutivo Federal, no le dio la oportunidad de ser candidato al senado, que hubiese ganado; tampoco le dio la posibilidad de ser candidato a alcalde de La Paz, ni siquiera candidato titular a la diputación local, pues en este último, quedó como un simple suplente de diputado local, y el titular de esta curul, lo mandó al diablo. De ahí nace su rabia y su rencor, contra quienes hoy, ostentan esos cargos, porque se sintió desplazado después del trabajó que desplegó, primero para organizar las reuniones y lograr las firmas necesarias para formalizar la creación del partido en la entidad, y cierto es que muchos de los que hoy ostentan un cargo de elección popular, tanto federales, como ediles y diputados locales, poco o nada hicieron para lograrlo, vaya, unos ni siquiera estuvieron en esa intensa lucha que realizó Alberto Rentería y su sindicato de Gastronómicos, principal estructura política que le ayudó para ese objetivo.

Sin embargo, empachado por el triunfo del 2018, gestó a través de terceras personas, un ataque en contra de los militantes que hoy, ostentan un cargo de elección popular, y para ello movió a sus alfiles para hacerlo.

Hay que aclarar primero, que un jefe de prensa de un partido, lo primero que tiene que hacer es, como parte fundamental de su función, no solo es promover los lineamientos de su partido, manejar la imagen de su dirigente, promover las relaciones públicas entre su dirigencia y la sociedad y con los medios de comunicación para a través de ellos difundir las acciones de su partido y que su militancia se enteré por todos los medios, pero también y es parte de su trabajo, es defender a sus militantes contra acciones de la que considera oposición, entre otras particularidades del cargo.

Sin embargo, ni una ni otra cosa ha hecho, y por el contrario, ha sido el brazo para atacar a la militancia de su partido, y entre ellos, a la edil cabeña, que por si no lo recuerda, Armida Castro Guzmán, cuando candidata a la alcaldía cabeña, recibió el respaldo total del ahora presidente en plena campaña presidencial así como de la entonces dirigente nacional de Morena Yeidkol Polesvsky, precisamente del fuego amigo que estaba recibiendo de parte de los aspirantes del Partido del Trabajo como de la dirigencia de este partido a nivel local, quienes querían imponer aprovechándose de las marcas Morena y Amlo, para hacerlo ganar. ¿O qué no se acuerda?

El vocero de Alberto Rentería y de Morena en la entidad, del cual ni siquiera vale la pena escribir su nombre, violentó y faltó a su labor fundamental como jefe de prensa del partido, ya que fue quien presentó la denuncia ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), la cual decidió suspenderle los derechos políticos a la alcaldesa, por un lapso de seis meses, precisamente en los tiempos necesarios para impedir, participar, como es su derecho, en las elecciones de su partido para obtener la candidatura a la gubernatura.

Sin embargo, ante la impugnación que presentó la alcaldesa Armida Castro Guzmán ante dicho órgano partidario, por inconsistencias en la valoración del material probatorio, fue el Tribunal Estatal Electoral (TEEBCS), que por ese motivo, revocara la sentencia emita por el órgano interno del partido, y devolverle los derechos partidarios a la edil cabeña.

Ello se dio el pasado viernes, en una sesión virtual, donde se aprobó por unanimidad este resolutivo, luego de que la magistrada Dulcinea Apodaca Ruiz, señaló que “al revisar la demanda de juicio de ciudadanía y las constancias que obran en el expediente, se advirtió que se otorgaron valores imprecisos a ciertos medios de prueba, ya que no rigió el principio de presunción de inocencia, es decir, que nadie puede ser condenado, salvo la existencia de prueba plena”, por lo que por unanimidad de los Magistrados, “no es procedente la condena, sino la absolución, por lo que en esta sanción se cayó en una violación del principio de presunción de inocencia”.

Además, señalan en su determinación, que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, actuó, por decirlo así, “de mala leche”, porque actuaron de cara a un proceso electoral, por lo que consideraron como “un asunto grave, ante cualquier procedimiento judicial, ya que la suspensión de derechos partidarios, se pueden contraponer al derecho de reelección”.

El sujeto, ese que se dice jefe de prensa del partido Morena en la entidad, o vocero de Alberto Rentería, es que ahora quiere impugnar esa decisión de los Magistrados del Tribunal Estatal Electoral, no lo entendió, y bien valdría la pena que pensara un poquito más, pues si en la dirigencia Nacional, ésta decide que en Baja California Sur, la candidatura a la gubernatura de Morena sea para mujer… Porque Armida Castro, ya tiene sus derechos políticos restituidos en Morena.

Hay otros asuntos en el que los pistoleros o gatilleros de Rentería Santana, hicieron cosas similares para trastocar la vida social y política del estado como de en contra de los mismos morenistas. Su deseo de ser candidato a algún cargo de elección popular rumbo al 2021, porque dice tener la mayoría de los Consejeros de su partido, no le importará aun pisoteando los derechos que tienen los militantes o quienes a ese partido han arribado, luego de que en sus partidos de origen no los quisieron, y no fue porque la tenían “ganada” sino que no representaban nada, y que ahora andan recorriendo barrios y colonias populares, rancherías y comunidades, en la búsqueda de esa confianza ciudadana. De eso, ya lo sabremos y lo analizaremos en su momento.

Noticias del Día

Deja un comentario