2021, la Segunda Pandemia en México

Afortunadamente solo le quedan unas cuantas semanas para que termine este fatídico y pandémico año 2020. Ahora la triste realidad es que se nos avecina otra amenaza en el 2021

Arq. Eugenio Santa Cruz Henríquez

Noviembre 14 del 2020

El 2020 fue un año atípico, terrible con tanta desgracia y muerte. Así continuará el 2021, pero ahora con otra nueva y grave amenaza que se cierne sobre nuestras cabezas; se acerca la 2da. pandemia en México llamada por especialistas como “Tiempos de Elecciones”: esta enfermedad que no tiene cura, ni vacuna ni remedio casero, por lo tanto, es grave y es muy contagiosa.

Las elecciones federales nos traerán graves consecuencias con diferentes directrices: económicas, sociales, y por supuesto políticas en un país polarizado, dividido y violento, con un gobierno extremadamente cuestionado e incapaz de resolver los grandes problemas del país. 

Con tristeza, muerte y dolor, tratamos de llegar a la orilla de 2020, rodeados de incertidumbre, de desesperación y sobre todo de adaptación a la nueva modalidad de vivir en confinamiento y desorden social generalizado. A ello nos ha sometido el Covid-19

¿Quién se iba a imaginar en enero-febrero al inicio de este año, lo que nos deparaba la vida a miles de personas que no les alcanzó verlo terminar?

Al principio de la pandemia vimos muy remoto que llegara a nuestro país y mucho más lejano se acercara a nuestras familias, era en China, al otro lado del mundo. El descuido, la inoperancia oficial, la ocurrencia, y la infraestructura sanitaria nacional en ruinas, según nos han indicado, han causado ya casi los 100 mil fallecimientos en México, los errores, pero sobre todo la desobediencia social, han acelerado la epidemia a escenarios dantescos y poco previsibles de una solución pronta, efectiva y definitiva.

Poco a poco este mal nos fue cercando y empezamos a enterarnos de la muerte de personas muy conocidas, luego de amigos de nuestros amigos, luego nuestros amigos y pronto tan cerca de algunos de nuestros familiares. El virus nos ha puesto en evidencia a todos los seres humanos en el mundo, en este mundo globalizado y tan materialista, tan frío, tan comercial e inhumano, pero tan vulnerable a estas pestes. Por supuesto, la crisis deriva en un desorden mundial económico, hambruna, desempleo y muerte. Hay una marcada efervescencia social.

Hemos sido severos críticos de todos los gobiernos, de autoridades de la salud, reclamando la falta de medicamentos, de camas, de ventiladores, etc. yo mismo lo estoy haciendo ahora al escribir mi artículo criticando y reclamando a la sociedad, lo cierto que no estaba el mundo preparado para afrontar una crisis de esta envergadura. Entiendo que las autoridades son las responsables por mandato de su ámbito de reacción para solucionar el problema, también es sostenible la poca preparación preventiva sanitaria al desconocer el origen del virus y su forma de liquidarlo. 

En el mundo entero se ha reconocido el valor, entrega y esfuerzo de los médicos y enfermeras, así como a trabajadores de la salud en general. 

En México se hicieron esfuerzos, se contrató más personal médico y se les ha capacitado en la experiencia diaria ante lo desconocido y lo improvisado, pero también hemos sido muy injustos con ellos, incluso en México se les ha agredido, marginado en algunos casos y maltratado, dentro de ese esfuerzo por todos visto, hemos sido muy ingratos; pocos meditamos en las horas eternas que un Doctor pasa entre enfermos de Covid arriesgando su propia vida y la de sus familiares, física y emocionalmente, agobiados jamás han bajado la guardia desde que apareció la enfermedad e incluso han sido infectados y muerto cientos de nuestros héroes de la salud. 

Los que tenemos en nuestras familias médicos (en mi caso familiar 5) o trabajadores de la salud, corroboramos las horas aciagas de entrega y tantas veces sin los medicamentos o medidas de protección adecuadas, están prestos a dar la mano al necesitado, al enfermo; separados de sus familias por estrategia sanitaria incluso, sacrificando su convivencia familiar por cumplir adecuadamente con su trabajo. Eso poco les hemos valorado.

Amable lector, yo quisiera hacerte una pregunta y te la contestes tú mismo con entera honestidad:

¿Qué tanto aportas como ser humano, como ciudadano en común evitar el contagio en nuestras ciudades? ¿Qué tan responsable has sido para cuidarte y cuidar a tus seres queridos observando las recomendaciones que nos hacen las autoridades por todos los medios al alcance? ¿Cuidas las medidas? ¿Usas cubre bocas? ¿Has realizado o asistido a fiestas y reuniones familiares o entre amigos? ¿Cuántas veces has asistido a la playa haciendo grandes hileras en las carreteras para ingresar a ellas cuando sabes que hay retenes que te impiden acceder a ellas? 

Si eres honesto, veras que somos pocos los que nos hemos resguardado en el Slogan de “QUEDATE EN CASA”; por supuesto, alguien tiene que salir a trabajar y buscar el sustento, pero ¿tú a qué sales a la calle?, ¿tienes en verdad una imperiosa necesidad? La inercia turística de nuestro país y de nuestra entidad aceleró más rápido la pandemia y nos hizo entrar a la realidad de nuestros entornos. Pero yo creo que gran parte de la proliferación de este virus al menos en mi ciudad radica en la “Desobediencia Social”. 

Nos soltaron un poco las actividades de movilidad humana y aquí están las consecuencias: rebrotes que coincidirán en México con el periodo otoño-invierno plagado de Influenza y gripes típicas… un panorama desolador: la “Desobediencia Social” en su máximo apogeo.

Lo estamos viendo ahora en Europa y en el mundo entero, en México somos desobedientes de las indicaciones oficiales, no debemos culpar solo a los gobiernos, nosotros como sociedad también somos culpables de ésta espantosa proliferación pandémica. 

El 2021 nos traerá a México nuevos y muy tristes episodios. Aparte del coronavirus la Segunda Pandemia en México se llama “Pandemius Electorerum”, esta etapa venidera que traerá todavía más dolor y muerte en nuestras ciudades, donde los partidos políticos no detendrán sus eventos y menos las carreras de sus actores para buscar el poder y el control del estado, para ellos vale más su posición política que la vida humana, ya lo empezamos a ver aquí localmente, no nos espantemos en unos meses con los grandes mítines, reuniones y hasta las posadas Navideñas que utilizarán por supuesto como pretexto de propaganda, la Navidad y entrega de dulces y pavos en colonias.., es decir medrando con la pobreza y hambre del pueblo que por necesidad tendrá que ir a “hacer bola” y recibir una migaja de lo que les sobra a los grandes personajes y que por cierto, no sale de sus bolsillos, es dinero de los mismos contribuyentes. 

Imagine usted el panorama que se nos avecina en los próximos meses…; el 12 de Diciembre, Navidad, Fin de Año, la Rosca de Reyes, los tamales de La Candelaria en febrero, el carnaval -que bueno que lo suspendieron-, Semana Santa y empate Usted los cientos de eventos políticos que por calendario electoral estarán en boga en el periodo de campañas, es decir, habrá muchas aglomeraciones; se realizaran actos de entrega de materiales y las consabidas despensas en colonias populares, en plazas, cruceros, en zonas rurales, etc. esto generará una gran movilidad y un enorme contagiadero.

Ningún partido político y menos sus actores, van a parar o al menos cuidar los protocolos establecidos y ojalá me equivocara.., pero es más la arrogancia y el apetito desmedido del político por el poder y en pos su supervivencia, porque cuántos hay por ahí que no saben trabajar o ganarse la vida como Usted o como yo, si no es a costa del erario y sueldo de un puesto político, empezaremos a ver la brincadera de un partido a otro cuando no sea favorecido al que le juró ayer amor eterno, es decir será su camiseta un arco iris de colores que se conjugarán al mejor postor. 

Esta pandemia política será todavía más terrible para el pueblo de México, estarán los partidos políticos gastando miles de millones de pesos que tanta falta hacen en el Sector Salud para salvar vidas, léalo Usted muy bien, para salvar VIDAS HUMANAS, la de tu hermano la de tu padre, de tu madre o la tuya propia, la insensatez del gasto en propaganda con grandes espectaculares, mantas, prensa etc. será una bofetada a todo el pueblo de México y en especial al Sector Salud que tiene tantas carencias y con las manos peladas siguen salvando vidas humanas con lo que tienen a su alcance. 

Como quisiera saber que todos los partidos políticos en México se unieran en solidaridad con la sociedad a la que tanto le sirven según ellos y regresaran al pueblo una buena parte de sus recursos a la Secretaria de Hacienda que por Ley les ha conferido, ese dinero que todos lo trabajamos y sudamos, ese dinero que hace falta para cuidar a nuestros enfermos, a nuestros pobres, a doctores, a nuestras enfermeras heroicas, a esos camilleros y administradores y de servicios que están en hospitales conviviendo día a día con la muerte y tristeza de familias enteras.  

Esa es la emergencia y la necesidad, éste es el momento que deben portarse como verdaderos ejemplos y servidores del pueblo, la historia los pone a prueba en este momento crucial y deben de pasar a ella con grandes y contundentes decisiones, donde haya una jornada electoral austera y justa es lo menos que se merece el electorado mexicano. Pero es muy fácil soñar ante tanta insensibilidad y soberbia humana.  

Ésta es la otra pandemia que se avecina para México, y de ésta insisto no hay vacuna, no hay laboratorio que esté trabajando una fórmula excepto que no sean las fórmulas de estrategias de campañas y buscando en expedientes personales como denostar y evidenciarse entre ellos mismos, escenarios donde se enojarán las comadres y saldrán las verdades, cuantos trapos al sol veremos tendidos en mantas espectaculares en prensa y entrevistas donde se va a descalificar al contrincante, al rival, y ahora hasta la equidad de género será cuestionada, batallas de encuestas a modo de cada interés, entre más destruyas y falsees la imagen o nombre de tu adversario, llevaras más posibilidades de sentarte en la silla anhelada, el hueso perfecto y la tranquilidad de un sueldo apetitoso. Es decir, la supervivencia… será una guerra hasta sus últimas consecuencias; lo delgado del hilo llegar incluso a las armas, o los “accidentes accidentales”.

A los que somos simples mortales urbanos, solo nos queda cuidarnos nosotros mismos. 

“Solo sobrevivirá el más disciplinado y no el más fuerte”, desgraciadamente las vacunas hasta ahora en ningún lugar del mundo han tenido el éxito esperado, y en México será largo riesgoso y selectivo el día que nos tenga el mundo científico una vacuna eficaz. 

Yo le preguntaría al político mexicano que diario nos somete a oírlo en los medios, al decir que ya tenemos la vacuna experimental tercera fase en México etc., que ya pagaron millones de pesos en su adquisición, les preguntaría…, ¿Por qué no inician ustedes las pruebas de esas vacunas? ¿Por qué no nos ponen el ejemplo y le inyectan a la sociedad certidumbre y confianza?, que Ustedes sean los primeros en vacunarse, finalmente dicen que son las mejores del mundo. ¿Se animarían? 

Estaré esperando respuesta y sentado porque me voy a cansar.

Noticias del Día

Deja un comentario