Micrópolis / Partidos y políticos, misóginos y machistas

Octubre 26 del 2020

Hay políticos en la entidad, que cuando ven sus sueños truncados -porque eso son-, hacen hasta lo imposible por quitarse esas piedras en el camino, lanzan la piedra y esconden la mano, porque lo hacen a través de sus esbirros -no se les puede llamar de otra manera-, o son tan descarados que ellos mismos lo hacen sin tener visión alguna de las consecuencias que ello les puede acarrear, y que hoy, la sociedad en general les reprocha. Nos referimos a militantes de Morena, del Partido del Trabajo como del Verde Ecologista, quienes en una actitud misógina, machista y de clara violencia política contra la mujer, pretenden vulnerar sus derechos políticos negándole de manera igualitaria, participar en las próximas elecciones del 2021.

Pero todas actitudes machistas y de violencia política hacia la mujer sudcaliforniana, es consecuencia de la falta de una ley Estatal Electoral de vanguardia, que venga a cubrir esos espacios legales, para no dejar en manos de los Consejeros Electorales esa decisión a través de una acción afirmativa, para hacer cumplir con el derecho del 50-50 en los puestos de elección popular, y además, se cumpla con las expectativas no solo en lo referente a la paridad e igualdad de género, sino también en el derecho de participación de otros sectores sociales realmente representativos y no minoritarios, como viene sucediendo en la actualidad.

Hay que decir la verdad, quienes acudieron ante el Instituto Estatal Electoral del estado, a hacer esas impugnaciones, no fueron de mutuo propio, los enviaron o sus dirigentes o como lo decimos al principio, enviaron a sus esbirros, porque no siquiera tuvieron el valor para presentarse los dirigentes que en este caso de Morena, del Partido del Trabajo como del Verde Ecologista, tienen un doble discurso, pues por un lado se aprovechan en cada elección del voto femenino, les niegan el derecho de ser en la realidad, su participación en igualdad de circunstancias. Por eso, consideramos como imperdonable a estos dizque dirigentes de partidos políticos, que hacen menos a las mujeres, y por eso, se merecen el repudio no solo de las mujeres a quienes les están violentando sus derechos sino de parte de aquellos que no comulgamos con la misoginia.

En este sentido, ya han alzado su voz, las representantes de los partidos Acción Nacional, Maritza Muñoz Vargas;  del Revolucionario Institucional, Paola Escobosa Hoch, como de las mujeres en el Congreso del estado, a través de la diputada Daniela Rubio, y a ellas se suma, el dirigente estatal del PAN, Carlos Rochín, quienes calificaron esas actitudes de los partidos Morena, PT y PVEM, de misóginos, al asumir esa postura retrógrada, de negarles la paridad de genero a las mujeres en las próximas elecciones. Se les olvida a los dirigentes de estos partidos políticos, que el padrón electoral en Baja California Sur, esta integrado con un 54 por ciento por mujeres.

Pero ¿quiénes son los que están detrás de esas impugnaciones ante el Instituto Estatal Electoral de BCS, para negarles el derecho de participación igualitaria a través de una acción afirmativa, para las próximas elecciones?

En Morena, aquellos que ven a la mujer como un peligro para sus aspiraciones políticas para acceder a la candidatura a la alcaldía de La Paz, y que ha sido además, el artífice de la judicialización del Congreso del Estado, que lo mantuvo en la inanición política y legislativa durante casi 8 meses, que por cierto, no es militante de Morena, sino es un legislador sin partido. Ese, es uno; el otro, es uno que se sumó a ese partido, claro, de origen priista como la mayoría de los integrantes de este partido, que anda en plena campaña política y que busca ser aspirante a la alcaldía paceña.

En el PT, ante la carencia de cuadros femeniles, le está apostando a que sea un varón, aunque se supone que van en alianza con Morena y el Verde, no se ve, de dónde puedan aportar una fémina, llevarla a la competición entre esas tres fuerzas políticas. Y del Verde Ecologista, si pretende ir aliado con Morena y el PT, solo sirvió de marioneta a los intereses de quienes aspiran a dicho cargo de elección popular.

No olvidar tampoco, que el actual dirigente de Morena, el que regreso “por sus fueros”, Alberto Rentería Santana, por el peso que representa al interior del partido con la mayoría de los consejeros políticos a su favor, pretende ser el candidato sin contar con el respaldo ni de Rubén Muñoz ni del profesor Víctor Castro, culpables, según él, de haberse quedado fuera de la jugada en las elecciones del 2028, como candidato a alcalde o a senador, y ser arrastrado por esa corriente obradorista para llegar, como bien lo dicen los políticos, llegar “de raite” a los cargos de elección popular, como lo hicieron los diputados locales.

Las impugnaciones que presentaron ante el IEEBCS, cierto, no lo hicieron los dirigentes estatales de Morena Y PT, pero ya sabemos que están a acostumbrados a enviar a sus solovinos a cumplir con este juego político para no verse manchados por las consecuencias. El que sí de plano cayó en el hoyo, fue el dirigente estatal del PVEM Alejandro Tirado, que no midió las repercusiones políticas de su acción legaloide.

Si bajo estas sinvergüenzadas de estos tres partidos políticos pretenden ir a las elecciones del próximo año, a buscar la confianza de las damas para que voten por sus candidatos, creo que se van a llevar una sorpresa.

Ya lo dijo el dirigente estatal del PAN, Carlos Rochin, “es lamentable que un partido político esté regateando espacios de representación a la mujer, ahí, hay manos muy sospechosas detrás de todo esto, y el pretender dar marcha atrás al acuerdo, es no reconocer el derecho pleno de las mujeres a la participación política”.

Noticias del Día

Deja un comentario