Micrópolis / No entendemos que debemos cuidarnos

Octubre 28 del 2020

Y no entendemos, caray. No somos unos niños, ni tampoco necesitamos que nos lleven de la mano o de que nos jalen las orejas a cada rato para entender que no debemos salir si no es por una necesidad o una emergencia. Las tendencias de crecimiento de los contagios por coronavirus, están a la orden del día. El relajamiento que se dio la población en estos días en que dio a conocer el nivel 03 color amarillo, parece como si hubiese sido la voz de ¡Arranquen!, para que todos, ciudadanos y políticos, hicieran sus aglomeraciones en parques públicos, avenidas y realizar mitines políticos sin la sana distancia, sin cubre bocas y si gel antibacterial, poniendo en serio riesgo, no solo la salud sino de la vida de las personas que los rodean.

Por mucho que las autoridades estatales y municipales (estos últimos solo los de Los Cabos y La Paz), han coincidido en esos llamados para que se proteja la gente, atendiendo los protocolos de la Mesa de Seguridad en Salud para proteger la salud de todos, para que el sector privado, generador de empleos, vuelva a esa relativa normalidad a la que debemos irnos acostumbrando.

Ayer, el Comité Estatal de Seguridad en Salud, que encabezó el gobernador Carlos Mendoza Davis, acordó cerrar el andador del malecón costero de La Paz para todo tipo de actividades, de las 6 p.m. a las 5 a.m. de jueves a domingo, y además reiteró el uso obligatorio del cubrebocas en la zona en los horarios permitidos.

¿Por qué esta determinación? Por las aglomeraciones que se han presentado y que ponen en riesgo a la población, y para vigilar el cumplimiento de las medidas, fue solicitado el apoyo de la Secretaría de Seguridad Pública BCS en coordinación con el Ayuntamiento de La Paz.

Desde que se conoció el ingreso del virus al país y por ende a la entidad, el gobernador inició una intensa campaña de promoción para prevenir y que se cuidará la ciudadanía, dando a conocer los protocolos para evitar contagios y que se saturarán los hospitales con pacientes de esta enfermedad y que al rato, nadie pudiera atenderse. También amplió hospitales, destinó otros solo para atender este problema, instaló unos más, avitualló a hospitales con lo necesario, contrató más de 500 doctores y personal de enfermería para cubrir la demanda, adquirió test para las pruebas covid-19, lo que no hizo el gobierno federal emanado de Morena. Es decir, Carlos Mendoza tomó las decisiones adecuadas en su momento y sigue asumiendo su responsabilidad, algo que no ha hecho, hasta la fecha, el inquilino de palacio nacional.

Además de atender esta crisis de salud, también atendió la segunda crisis, la financiera, la que ocasionó el coronavirus con el cierre de empresas y la perdida de más de 23 mil empleos formales (de los cuales ya se han recuperado casi 10 mil), otorgando estímulos a las empresas para reactivar la economía.

Pero lo que no dejó de hacer, fue una intensa campaña de prevención, de orientación a la población para que se cuidara, para que entendería que el virus, existe y ha cobrado vidas (hasta ayer, 623 personas han fallecido a consecuencia del coronavirus), aún así, la más baja en todo el país, pero la gente sigue sin entender al no respetar los protocolos de sana distancia, de no usar el cubre bocas, de no usar el gel antibacterial y de evitar las aglomeraciones como las que se han dado en El Malecón Costero, o como la boda que se realizó en el complejo hotelero de Costa Baja, que no respetaron el aforo y que sabían que en este nivel sanitario, estaban prohibidas las bodas.

Pero también están aquellos políticos ambiciosos que siguen tercos en realizar reuniones superando incluso, el aforo permitido y sin los protocolos de biosanidad exigidos por la autoridad sanitaria.

Ayer mismo, el gobernador, como lo ha hecho seguido, volvió a enviar esos mensajes de prevención y de orientación a la población a través de las redes sociales. El mismo alcalde de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez, que en sus recorridos por la capital, se encontró que El Malecón, tenía vida como si fueran tiempos sin coronavirus, y se unió al Ejecutivo Estatal para demandar el cierre de esa parte turística de la ciudad, por la aglomeración y la irresponsabilidad de que quienes no han entendido, que el coronavirus está en el aire, en las personas y eso, puede provocar el aumento en los contagios y por ende, el regreso al color naranja o rojo, dependiendo de la gravedad de la situación, y en automático, regresaríamos al cierre total de empresas y a perder empleos. Vaya, ni estos los cuidan por ese relajamiento irresponsable de quienes hacen sus fiestas privadas, sus reuniones políticas, o invaden las principales avenidas.

“No permitiremos que las cifras de personas contagiadas por #COVID19 aumenten de nuevo en nuestra ciudad y estado, este esfuerzo que hacen todas las instituciones involucradas para hacerle frente a esta crisis sanitaria, ha cobrado vidas por salvar otras y esto no es justo”, dijo el alcalde de La Paz, ante esos hechos en El Malecón. Y también, se sumó a ese llamado que hizo Mendoza Davis, “aún estamos en #pandemia y debemos seguir atendiendo los protocolos establecidos, usar correctamente el #Cubrebocas y mantener #SanaDistancia”. Hay coincidencias, hay coordinación.

Sin embargo, en su afán de notoriedad algunos ciudadanos le echan la culpa a los gobiernos estatal y municipal, porque supuestamente “no hacen nada”; o en el peor de los casos, hay políticos y políticas que dicen lo mismo, cuando son ellos, con sus actos de proselitismo -porque están en plena campaña-, que no cumplen con los protocolos de sanidad exigidos, y las pruebas ahí están, en las redes sociales sus mismos militantes y simpatizantes son los que hacen las denuncias, porque saben perfectamente bien, que han puesto en peligro no solo la salud sino la vida de las personas si resultan contagiados por el covid-19.

Vaya, hasta respondones salen esos políticos y también políticas que andan en pos de una candidatura a la diputación local. Se sienten hasta ofendidos/as cuando se les reclama, sobre todo a los militantes y los que se acaban de sumar a Morena, así se portan, como una manera equivocada de “echarle la culpa al gobierno estatal y municipales por el aumento de contagios y fallecidos”, cuando son ellos los responsables en su ambiciosa carrera por tratar de que los candidatean a alguno puesto de elección popular. Y los más exigentes son los de reciente ingreso a Morena, los que que se sienten con derecho a ese cargo de elección popular porque en el anterior partido donde militaban, sobre todo del PRI, no los quisieron porque sabían no le rendirían al partido de origen, como se ha visto. Y de esas historias, podemos contar muchas, de hombres y de mujeres.

Si regresamos al nivel 4 o 5, color naranja, no va a ser culpa del gobierno estatal o de los municipales (La Paz y Los Cabos), sino de la irresponsabilidad ciudadana como de los políticos que aun y cuando son funcionarios, están cometiendo un delito electoral haciendo campaña política y poniendo en peligro la vida de sus simpatizantes o militantes de partido como está sucediendo en Morena (las gráficas mostradas aquí, son elocuentes), donde no se respeta la sana distancia. Vaya, hasta hubo destape de candidato a gobernador en ese partido.

Y ya que andamos en estos menesteres políticos, aparecen en esta entrega, sendas invitaciones con papel membretado invitando a la gente a las reuniones políticas con el maestro Víctor Castro Cosío, lo que violenta la ley electoral estatal y federal, cuando se supone que el maestro sigue siendo funcionario federal, y quien hizo las invitaciones fue la autoridad municipal de Comondú.

En nosotros los ciudadanos está el cuidarnos. No necesitamos que nos digan a cada rato cuídate, ya estamos grandecitos, y los mayores, debemos hacer entender a nuestros hijos o nietos, a ser responsables y a respetar los protocolos sanitarios si no queremos regresar al nivel 6 que es rojo, porque entonces, volveríamos a la etapa del confinamiento a la de fuerza, porque solo así entenderíamos que debemos cuidarnos y cuidar a los demás.

Finalmente, en nosotros está el respetar los protocolos, creo que no necesitamos que nos estén vigilando o tener un policía a un lado que nos vigile, o las negociaciones tengan la necesidad de tener policías para que se respete el aforo, pues en todas las empresas que reaperturaron, salvo raras excepciones, cuidan y cuentan con las medidas de sanidad, lo lamentable es que hay ciudadanos que no van con el cubre bocas o no quieren respetar el aforo y ponen como energúmenos tratando de imponer su ley, para violentar lo que está reglamentado. Por eso insistimos, está en nosotros los ciudadanos, y lo repito, no somos niños ni retrasados mentales para no acatar una disposición que nos beneficia, es por nuestra salud, es por nuestra propia vida. Por eso…

Necesitamos la responsabilidad de todas y todos para evitar más contagios de #COVID19. #SiTeCuidasNosCuidas

Noticias del Día

Deja un comentario