El pájaro temeroso

Refrán: Cuando pruebas un poco de libertad ya no soportas la rutina

Autor: Carlos David Peraza Mayo.   

Había una vez a las afueras de la ciudad, en una mansión con hermosos jardines, ahí vivía Pájaro de plumaje colorido, que desde muy pequeño se había criado en esa bella casa.  En ese mismo sitio se encontraba Pavorreal quien adornaba el paisaje con sus largas plumas.

Todos los días Pájaro y Pavorreal acostumbraban reunirse para platicar de las anécdotas que Pavorreal tenía cada día mientras paseaba por la ciudad.

Pájaro esperaba cada día para reunirse con su mejor amigo y escucharlo platicar todo lo que vivía en el día, ya que, él no conocía nada afuera de ese lugar, pues nunca le dio por salir a explorar afuera de la mansión por temor a perderse o que le sucediera algo.

Cierto día, Pájaro tuvo un sueño, en él se veía sobrevolando por la ciudad, explorando muchos lugares muy coloridos y veía otras aves de diferentes especies. Durante ese sorprendente sueño, pudo sentir la felicidad y emoción de poder convivir con dichas aves, sin embargo, ese sueño no fue del todo hermoso, pues de pronto se torno triste al ver como unos cazadores disparaban hacia ellos… despertando aterrado a causa de su pesadilla.

Al iniciar la mañana, desesperado buscaba a su gran amigo Pavorreal, deseaba contarle su sueño, necesitaba saber la opinión de su amigo y que le explicará el significado de lo que había imaginado al dormir.

A lo lejos vió como Pavorreal se iba acercando, Pájaro no dudo ni un segundo, rápidamente comenzó a narrarle su sueño convertido en pesadilla, diciéndole que jamás se atrevería a salir de casa, sin embargo, contrario a lo que Pájaro pensaba, su amigo le comentó que posiblemente su sueño era una señal, que quizas significaba que era momento de salir a explorar nuevos lugares y conocer otros amigos. Es posible que te experimentes situaciones de riesgo, pero aprenderás a cuidarte, eso es parte de la vida.

De esa manera, fue como pájaro decidió salir a explorar, alzo sus alas con firme idea de conocer, de aprender y arriesgarse, después de tanto tiempo en la mansión, tenía muchos sentimientos encontrados pues por un lado se sentía triste de abandonar su hogar y a su mejor amigo, pero por otro lado, se sentía feliz de saberse libre y conocer nuevos lugares y amigos.

MORALEJA: Muchos de nuestros miedos nacen de eso que no se ve, pero si se imagina, es importante arriesgar para obtener nuevos logros.

Noticias del Día

Deja un comentario