AHORA SOY AUTOR…

Maestra: Rosa Idanea Flores Meza

En momentos de pandemia como el presente, es importante ser empáticos, aprender de nosotros mismos, de nuestras capacidades y debilidades, pero sobre todo saber guíar nuestras emociones y mantener actitudes asertivas, sin embargo, muchas veces este enfoque sólo se basa en los asultos, olvidando que los niños también están enfrentando experiencias que son complicadas de vivir, es así que, como docentes tenemos el compromiso de orientar y motivar a los niños a saber mantener un vida saludable, a aprovechar al máximo su tiempo para ejercitar el cuerpo y la mente; y ejemplo de este último, es importante rescatar el trabajo que realizaron los alumnos del Quinto grado “A” de la escuela primaria Amelia Wilkes Ceseña, Turno Vespertino, quienes crearon una fábula en base a refranes (frases populares) del cual muestro ejemplo del trabajo y dedicación de los alumnos  Zoe Polette Flores Chan, Violeta Guadalupe Fregoso Mayo, Oliver Delaya Ortiz Pérez, Carlos David Peraza Mayo.     y Alaska Ximena Torres Cota.   


PAQUITO Y MARIANITA

Refrán: El que es perico, donde sea es verde.

Autor: Zoe Polette Flores Chan

Había una vez un niño que se llamaba Paquito, quien era conocido por ser noble y muy tímido, recibió una beca para estudiar en la mejor escuela de la ciudad, sus padres la aceptaron, él se sentía nervioso, pero también muy emocionado, al conocer la escuela sabía que ahí viviría muchas cosas emocionantes y que aprovecharía cada momento para aprender y ser el mejor.

Marianita, compañera de Paquito, era una niña que solía burlarse de él por ser de bajos recursos, ella siempre lo ofendía y le comentaba incrédula, de cómo era posible que un niño tan pobre estudiará en su escuela.

El momento de los exámenes llegó, los nervios se apoderaron de Paco, al darse cuenta de ello, Marianita se burló y le gritaba que reprobaría y finalmente quedaría expulsado de la escuela.

Cuando llegó la hora de recibir los resultados de la evaluación, la maestra pasó al frente a Paquito y pidió a su grupo un fuerte aplauso, pues era él quien había destacado en el examen, obteniendo el primer lugar.

Marianita reflexionó, sintiendo vergüenza por su falta de respeto y egoismo, sin dudarlo, fue y le pidió disculpas por su mal comportamiento y desde ese entonces, fueron tan unidos y los mejores amigos.

Moraleja: Nunca juzgues a las personas por lo que aparenten, sino por lo que son y valen.

Noticias del Día

Deja un comentario