Micrópolis / ¡El miedo no anda en burro!

Septiembre 30 del 2020

La pregunta obligada salta a la vista ¿quién tenía la razón, los diputados morenistas y sus aliados, o la legalidad y la justicia? Los primeros, quedaron totalmente evidenciados, y ahora su credibilidad, quedó por los suelos, por sus mentiras y su traición a la sociedad. Y queda de manifiesto, que está legislatura (así, con minúsculas, por lógica), es la peor en la historia política del estado desde que Baja California Sur, es estado libre y soberano.

A pesar de todas sus triquiñuelas legaloides, valga la redundancia, los diputados de Morena, la del PT y los de sin partido, acataron los resolutivos, aunque de manera parcial, emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero siguen en desacato, y en este punto, aún falta por definir si los llaman a cuentas para purgar una condena por la desobediencia al máximo órgano de Justicia del país, pagan una sanción administrativa o… ya se sabrá, pero una ilegalidad o violentar la ley de quienes en sus manos deben ser los primeros en respetarla, no puede quedar impune.

Y ahora, como ya no hayan la puerta de salida, culpan a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de “frívola”, por los fallos otorgados, dudándose de la reputación que caracteriza a los juzgadores por la aplicación literal para hacer valer la ley. Y así responden cuando los argumentos que esgrimieron para al destituir a 5 diputados y amonestar a otros tres, en un acto inmoral e ilegal, ahora se atreven a escupir al cielo, sabiendo que les caerá en la cara, desapareciendo de ellos, los diputados, esa hilaridad que les causaba cada que la SCJN emitía un fallo en su contra, sintiéndose inatacables por el prurito de ser diputados y gozar de un  supuesto fuero que no los defiende cuando se cometen actos contrarios a la normatividad.

La verdad, ayer, en la sesión extraordinaria llevada a cabo en el recinto legislativo, los diputados de Morena, del PT y sus aliados sin partido, tenían cara de pocos amigos, se les notaban las caras largas, pero si querer acatar la orden, sino que pretendían aletargarla, pero tuvieron que tragarse su soberbia y aceptar lo que los especialistas en la jurisprudencia dictaminaban y tenía que acatarse, so pena de ser llamados a cuentas ante la justicia para ser castigados, y obvio, hacerles un juicio político, desaforarlos y que purgarán la condena respectiva en las instalaciones del Boulevard Colosio y calle Antonio Álvarez Rico, de esta capital.

Después de tantos enredos a los que sometieron al poder legislativo, los diputados de Morena, del PT y sus aliados sin partido, no les quedó otra a sabiendas de que el miedo no anda en burro, aceptaron de mala gana restituir a los diputados contrarios a ellos, para ocupar, como lo mandata la ley, a sus respectivas curules, y dejar con un palmo de narices a los suplentes, a quienes el bloque de los 13 -por lo que se ve un número de mala suerte- los mantenían vilmente engañados de que ellos, terminarían el periodo faltante de esta legislatura, o sea, hasta septiembre del 2021.

La misma corte de justicia, había dictaminado que todos los asuntos relacionados con esta legislatura, fueran reformas, decretos o leyes o cualesquier otro tema que hayan tratado, quedaban sin efecto, es decir, quedarán nulos, porque existía una ilegalidad legislativa y esos documentos carecían de valor, tema que los diputados de Morena, el PT y sus aliados sin partido, querían aparentar, engañando a las autoridades que esos documentos eran “valederos”, cosa por demás falsa ante la determinación de la SCJN.

Estos diputados de Morena, del PT y sus aliados sin partido, quedaron no solo evidenciados sino en la peor de las vergüenzas porque quisieron manipular a su antojo, este Congreso, con el fin de aprovecharlo para tratar de ganar simpatías rumbo a las elecciones del próximo año, en donde buscarían ser candidatos a diversos cargos de elección popular, y querían tomar el asunto de la desaladora para Cabo San Lucas, como su principal bandera política para “denunciar que ellos” la había aprobado y que el poder Ejecutivo no publicaba, cuando de antemano, y cualquier abogado puede explicarlo mejor, el Ejecutivo no tenía facultades legales para publicarlo en el Boletín del Gobierno del Estado, al estar impedido por la corte, al considerar previamente, que dicho decreto no era válido legalmente.

De ese tamaño eran las intenciones absurdas e ilegales que pretendían estos diputados de Morena, del PT y de sus aliados sin partido, para seguir engañando a la sociedad, pero que ahora, se demuestra que lo único que les interesaba era obtener el poder absoluto del congreso en lo político como en lo financiero para sus fines personales, y no de la sociedad, como ya quedó ampliamente demostrado con los resolutivos de la Corte.

Ahora que quedaron totalmente evidenciados estos “legisladores”, ¿la sociedad les va a seguir creyendo en sus mentiras, en sus engaños? Lo preguntamos porque los seguidores del partido Morena, pueden justificarlos, ¿aunque no tengan razón? ¿aunque estén en la ilegalidad? No creemos que quienes sufragaron por estas personas para que llegaran al congreso en el 2018, les vuelvan a confiar para que vayan por otro cargo de elección popular. Lo dudamos, porque creemos que los morenistas también merecen respeto, como a todos aquellos que no votaron por esos diputados de Morena, del PT y de sus aliados sin partido, en quienes pensaban en un cambio, pero no así.

¡Que vergüenza de diputados de esta legislatura!

Y va la pregunta con la que cerramos esta entrega. ¿Hay risas?

Microtemas. Con la triste novedad de que los diputados federales de Morena pretenden desaparecer los 54 fondos y fideicomisos, para obtener recursos del orden de los 154 mil 696 millones de pesos, que podrían transferirse sin ser etiquetados, a un plan de reactivación económica o al fortalecimiento del sistema nacional de salud. Decimos que es una pésima noticia, porque en la desaparición de esos recursos, están incluidos 6 mil 861 millones 160 mil pesos, del Fideicomiso 2003, del “Fondo de desastres naturales”. Es decir, esos recursos estaban destinados para apoyar a las poblaciones que tras un desastre naturales, como pueden ser los sismos y huracanes, estos que regularmente afectan a los estados costeros como el nuestro, pues requieren de reparaciones, rehabilitaciones a instalaciones estratégicas y de apoyo a la población afectada, pues ya no se contarán. Muy lamentable noticia que circula en todos los medios de comunicación del país, pero de gran manera afecta a la entidad, porque también se incluye en esa eliminación, recursos para la investigación científica y tecnológica que desarrollo el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, con sede en esta capital. Así están de necesitados en el gobierno federal, todo en un afán, según ellos, de combatir la corrupción, pero que en ningún momento, han presentado denuncias ni tampoco hay detenidos al respecto. Suponemos que esos más de 154 mil millones de pesos, se destinarán a las obras faraónicas del sexenio como son el tren maya, la refinería dos bocas (que por cierto sigue inundada y no era un charquito que se secaba a las dos horas), al malogrado aeropuerto de Santa Lucía, y para seguir regalando dinero el próximo año, a todos aquellos ninis y para comprar conciencias con ese dinero para sumar la clientela electoral, pero no para destinarlo al sector salud que tanto lo requiere o para apoyar la reactivación económica de este país. Así las cosas con este gobierno federal emanado de Morena.

Noticias del Día

Deja un comentario