Desaladora de Los Cabos, será una realidad: Carlos Mendoza

Mensaje Escrito

Mensaje con motivo de la aprobación del proyecto para la construcción de la desaladora para Cabo San Lucas.

Septiembre 30 del 2020

Hoy es un día importante para Baja California Sur. Para Los Cabos. Y, sobre todo para los miles de cabeños y cabeñas.

Es un día de justicia y de reflexión.

En este momento, ante ustedes, firmo el decreto de publicación que nos permitirá construir la ansiada desaladora que llevará agua a miles hogares a decenas de colonias en Cabo San Lucas.

Este acto, resolvemos una deuda histórica con aquellos hogares que tienen sed. Cumplo un compromiso asumido hace más de 5 años con las y los cabeños que trabajan y se esfuerzan. Que solo desean y reclaman tener los servicios que merecen, los más elementales, acceso al agua potable, saciar su sed.

A ustedes les digo:

Terminó el olvido.

A los sudcalifornianos les digo:

Me comprometí a trabajar para cerrar la brecha entre los centros turísticos de lujo y las colonias populares. Este es un paso en el sentido correcto.

Señoras y señores:

Este acto nos demuestra el valor de la unidad. Juntos logramos más. Esta es una sociedad generosa y solidaria.

No la dividamos.

Al contrario: reconciliémonos y resolvamos lo que le duele a nuestra gente. Aliviemos su dolor. Resolvamos su sufrimiento.

Las personas quieren justicia, nada más.

Llega la justicia para esas familias en la fecha límite. No debió ser así, pero lo importante es que llegó. Finalmente imperó la ley, sí, pero también la cordura.

Lo dije de frente: tenemos que ser firmes para vivir dentro de la ley y anteponiendo nuestros valores y el bien común a los intereses personales. Por eso debimos llegar a la máxima instancia judicial, la Suprema Corte de Justicia, que dio la razón a quien siempre la tuvo: la gente.

Pero reflexionemos: la razón debió imperar antes, mucho antes, junto con nuestro compromiso con la sociedad a la que nos debemos y comprometimos servir.

Debemos aprender a conmovernos al ver a los niños que van a la escuela y no pudieron beber un vaso de agua. A los adultos mayores que no pueden desplazarse y que han esperado toda su vida con un sueño: abrir una llave y que salga agua. A las madres de familia que caminan kilómetros bajo el sol para llevar a su casa una cubeta de agua. A familias completas que tienen que destinar parte importante de sus ingresos al pago de servicio de pipas.

Eso es lo que todos debemos recordar y lo que debemos reflexionar.

En los límites siempre se encuentra la frontera con la desgracia.

En los límites paro la superamos. Qué bueno que así sea.

Probamos que la sensatez sirve a las personas. Que la ley no se puede romper. Que el estado de derecho tarde o temprano prevalece. Que la cooperación entre niveles de gobierno y entre poderes funciona. Que cuando con responsabilidad y solidaridad cada quien hace lo que le toca las cosas suceden y los problemas se pueden resolver.

Es un día de celebrar, pero también de reflexionar.

Estemos satisfechos, pero no conformes. Podemos ser mejores, hacerlo mejor.

Sigamos de frente hacia un mejor futuro.

Hacia una vida más pareja.

Hacia el destino que soñamos, merecemos y alcanzaremos.

Muchas gracias.

Noticias del Día

Deja un comentario