Micrópolis / Cuando no hay argumentos, surgen las descalificaciones

Septiembre 21 del 2020

Cuando la incompetencia y la ambición; cuando se violan las leyes y se cae en desacato, la mejor defensa que han argumentado los diputados del bloque de los 13 que integran los de Morena, el PT y los sin partido, es caer en las descalificaciones, el echar culpas a terceros de su ignorancia legal y en tratar de esconder a los titiriteros que los manipulan para hacer del ejercicio político, su mejor arma para crear confusión y engañar a la gente.

La resolución del Juzgado de Distrito (Federal), que cimbró a esos legisladores para que dieran marcha atrás a su penosa y montonera decisión al vil estilo de los porros, para formarles un “juicio político” a sus pares opositores sin mediar ninguna justificación, fueron tan absurdas que cayeron en la descalificación a la Juez que ordenó tal resolutivo, de que la autoridad federal asumió una actitud “político-salomónica”. Es decir, prácticamente le dijeron al juzgador que es “una ignorante de las leyes”.

Todavía pende sobre este bloque de diputados, la resolución que pueda otorgar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por caer en un desacato del máximo órgano de aplicación de la justicia en el país. Acción, que falta por darse pero que traería graves consecuencias para estos legisladores, a quienes, ahí si cabe la acción de JUICIO POLÍTICO, proceder a desaforarlos, aplicarles penas económicas y hasta enviarlos a la cárcel, por ese desacato a la autoridad judicial de este país.

El ser diputados y escudarse en un fuero, no les exime de ser castigados por los delitos que han cometido, por las violaciones constantes a las leyes, por no acatar una orden judicial, pero la peor y la más importante, es el castigo de la ciudadanía hacia una legislatura que ha caído en un verdadero caos, al estar considerada ya, como le peor en toda la historia política desde la creación del Estado Libre y Soberano de Baja California Sur.

Estos diputados han asumido una actitud tan soberbia, que piensan que es el único y más alto poder en esta entidad, y que todo lo que digan, se tiene que hacer a su voluntad, supuestamente porque fueron electos por el pueblo en el 2018, cuando todo mundo sabe que llegaron a esas curules, por una voluntad ciudadana que sufragó por las marcas Morena y López Obrador, es decir, por una casualidad política del momento. Pero se olvidan que en Baja California Sur hay otros poderes; el Ejecutivo y el Judicial. Es decir, ni mandan ni se mandan solos.

Esa soberbia les ha provocado una serie de actitudes, a las cuales han sucumbido por la ambición de contar con el control político del Congreso; pero no solo eso, también de lo que representa el aspecto financiero, porque se han negado no una sino varias ocasiones en que se les practique a cada uno de ellos, una auditoria por un experto ajeno a ese poder, porque es bien sabido, que no sabrán dar explicación alguna al manejo de los recursos financieros que el pueblo a través del pago de sus impuestos les confió.

Es cierto, en uno como en el otro bando, caen en niveles de corrupción, pero la propuesta que planteó la Diputada Anita Beltrán, para salir de dudas y aclarar paradas en cuanto a la mal llamada “honestidad valiente” de la que tanto cacaraquearon en campaña, pues como le dirían al hermano del presidente “ni Pío” dijeron, se quedaron mudos, atendiendo el dicho aquel de que, para tener la lengua larga, hay que tener la cola corta.

Y pues sí, no aceptaron esa propuesta de la legisladora priista, porque no quieren que se acepte el escudriñar el manejo de esos recursos que tienen al alcance, para que no se entere la ciudadanía de cuánto es lo que perciben de ingresos en realidad. Tal es su actitud, que en varias ocasiones intentaron destruir las puertas de las oficinas de la dirección de finanzas del congreso, para sacar esa documentación comprometedora, porque lo intentaron hacer en la oscuridad de la noche como en la madrugada. Y fueron evidenciados por ello.

Tal fue su coraje de no tener la oportunidad de apoderarse de las finanzas del congreso, que, en su venganza, fueron capaces de inventarse un juicio político a todas luces ilegal, en contra de quienes tenían legal y físicamente esas instalaciones, para quitarlos de en medio y subir a los suplentes.

Pero como dice el dicho, les salió el tiro por la culata, y ahora, tendrán que enfrentar las consecuencias. Y como bien dice mi Reportero, Gilberto Bonilla, están acorralados o como el león enjaulado, que tiran zarpazos como un animal herido. Así, metafóricamente, se encuentran esos diputados del bloque de los 13, a tal grado de caer en la desesperación al calificar a sus pares del bloque de los 8 diputados como “oposición pichurrienta”. Lamentable, caer tan bajo, con este calificado a los diputados del PAN, PRI, PRD, PES y Humanista. Aquí cabe la pregunta, y ¿qué calificativo se merecen esos diputados de Morena?, que por cierto solo han servido para hacer leyes a modo, para beneficiar hasta a familiares y no hacer reformas y leyes que demanda la sociedad sudcaliforniana.

Y en esa loca ambición de obtener el poder total del congreso en lo político como en lo económico, han arrastrado a la sociedad, porque muchas de sus “elaboradas reformas y aprobaciones de acuerdos” ilegales, han perjudicado gravemente a la población sudcaliforniana, y un caso concreto, es la desalinizadora de Cabo San Lucas.

Pero, ¿con qué calidad moral, uno de esos diputados, el tal Humberto Arce, acusa que en BCS se gobierna para las élites? ¿No se ha dado cuenta, o peca de ignorante las calificaciones que este gobierno ha obtenido en los últimos cuatro años, donde lo han ubicado entre los primeros 5 lugares del ranking nacional como de los mejor aprobados por la población? Y que los gobiernos estatales de Morena en el país, se le recuerda y se le avisa que vea, lea y se entere que organismos no gubernamentales los califican como los peores del país.

INEGI, IMSS, empresas demoscópicas y dependencias del propio gobierno federal (de Morena) se le aclara a este diputado, han puesto de ejemplo al gobierno de Baja California Sur, para copiar su modelo en materia de seguridad (segundo lugar a nivel nacional desde inicios del 2018) y ponerlo en práctica en donde los niveles de violencia son elevados y en donde el desempleo y el crecimiento son bajos.

¿Se gobierna para las élites? Cuando en el asunto de la pandemia su gobierno federal desatendió esta grave situación provocada por el coronavirus, que ha ocasionado más de 72 mil muertes; y en materia económica el cierre de miles de empleos, la pérdida de 12 millones de empleos, y que no se ha hecho absolutamente nada para atender estos asuntos fundamentales. Cuando en Baja California Sur, por esa coordinación, por la seguridad que se ofrece en entidad, por la confianza que le tienen al gobierno estatal, ya se han recuperado cerca de 6 mil empleos de los 20 mil formales que se perdieron a raíz de la pandemia. ¿A eso le llama gobernar para las élites”? Parece que este diputado vive en ese mundo feliz de pejelandia.

Por eso, como lo señalamos al inicio de esta entrega, cuando se carecen de razonamientos y se de argumentos, surgen las descalificaciones.

¡Qué pobre legislatura tiene Baja California Sur!

Noticias del Día

Deja un comentario