¿El Presidente como cualquier delincuente?

Por: Olgafreda Cota ofcota@prodigy.net.mx

Septiembre 12 del 2020

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, calificó de un hecho histórico la aprobación de la Cámara de Diputados a su iniciativa de quitar el fuero al presidente de la República, para que pueda ser juzgado como cualquier otro ciudadano. Indudablemente es algo insólito en la historia de nuestro país.

Ante esta afirmación, surgen muchas dudas. Pero vayamos por partes. Entendamos primero en qué consiste el fuero. El fuero, también conocido como inmunidad parlamentaria o inmunidad legislativa, existe no sólo en México sino en más de 60 países.

Esta es la lista de los que han sido desaforados hasta ahora:

1926 el gobernador de Jalisco José Guadalupe Zuno García, por apoyar la guerra cristera.

1935 el senador Manuel Riva Palacio por conspirar contra las autoridades (presidente Lázaro Cárdenas).

1909 el senador José López Portillo y Rojas, por fraude, estafa y falsedad de declaraciones judiciales.

1945 los diputados Carlos Madrazo, Sacramento Joffre y Pedro Téllez por traficar con tarjetas para la contratación de braceros en Estados Unidos.

1947 el senador Félix Ireta Viveros por falsificación de documentos. Probó su inocencia y regresó a legislar en 1951.

1983 el senador Jorge Díaz Serrano por un fraude de 5 mil 100 millones de pesos, por sobreprecio a dos barcos buque que compró cuando era director de Petróleos Mexicanos.

2004 el diputado René Bejarano Martínez por recibir dinero del empresario Carlos Ahumada. Salió libre porque pagó una fianza de 175 mil pesos.

2005 Andrés Manuel López Obrador, jefe capitalino, acusado de violar una orden judicial en la que se ordenaba suspender la construcción de una calle en un terreno expropiado años atrás,

2010 Julio César Godoy Toscano, antes de rendir protesta como diputado federal, fue señalado por sus nexos con el crimen organizado, especialmente con la Familia Michoacana. Actualmente es prófugo de la justicia.

2016 la diputada local por Sinaloa, Lucero Sánchez, por sus nexos con El Chapo Guzmán.

2019 el diputado Cipriano Charrez Pedraza quien tiene una carpeta de investigación por el homicidio de un joven de 21 años.

Los legisladores y el presidente de la República son representantes de la nación, por esto, mientras dure su labor, deben dedicarse exclusivamente al bienestar del pueblo, -no sé si esto incluye las horas que varios de ellos se pasan dormidos en su curul o los innumerables días en que no se puede llevar a cabo una votación porque no se presentaron a trabajar-. Todos los funcionarios públicos tienen que cumplir con sus responsabilidades, con la función para la que fueron electos y a cambio reciben una inmunidad llamada también fuero, con el objeto de que no se pasen el tiempo contestando demandas, yendo a los tribunales etc. Alguien que goce de fuero, no puede ser detenido por la policía, ni enjuiciado, aunque cometa un delito; de ahí que veamos con relativa frecuencia a legisladores exhibir su prepotencia y regalarnos escenas en las que manejando en estado inconveniente, le gritan a un policía: “Usted no sabe con quién se está metiendo”.

En México tienen fuero: el presidente, gobernadores, diputados, senadores, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, magistrados del Tribunal Electoral, consejeros de la Judicatura Federal, Procurador General de la República y consejeros del INE.

La Cámara de Diputados aprobó la iniciativa del presidente por 420 votos a favor, 0 en contra y 15 abstenciones. La secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero había manifestado no estar de acuerdo en el desafuero al presidente, pero no explicó sus razones.

Antes, solamente podía ser juzgado un presidente en funciones por traición a la patria, así está especificado en la Constitución. De llevarse a grado constitucional el desafuero, -no olvidemos que aún debe ser aprobado por la Cámara de Senadores-, podría ser juzgado no sólo por traición a la patria sino por delitos electorales, corrupción o cualquier otra falta que lo amerite, al igual que cualquier ciudadano.

Para eliminar el fuero hay un procedimiento. Actualmente la Constitución establece que para que un legislador lo pierda, el Congreso de la Unión debe declarar que sí es procedente juzgarlo y el fuero es retirado. A partir de ese momento ya puede ser investigado y seguir el procedimiento legal como cualquier supuesto delincuente.

Y pensando en nuestro presidente actual, surge otra pregunta: ¿qué sucedería en el supuesto de que se quisiera desaforarlo? Ahorita que Morena tiene la mayoría absoluta en ambas cámaras, ¿votaría por desaforar a AMLO? Yo lo siento difícil.

Lo que sí es muy probable es que muchos de los funcionarios públicos que gozan del fuero, sientan pasos en la azotea y por fin les quede claro que están a nuestro servicio, y también le bajen dos rayitas a su prepotencia.

Noticias del Día

Deja un comentario