¡Víctor Castro puso en grave riesgo a adultos mayores!

Por Bertoldo Velasco Silva

En un llamado de última hora, porque no fue previsto con el tiempo suficiente, la secretaría de bienestar en la entidad, convocó a sus instalaciones de Colosio y las Garzas, a más de 300 adultos mayores, para hacer el pase de revista para seguir siendo sujetos del programa de “68 y más”, lo que provocó aglomeraciones y sin respetar los protocolos de sana distancia, así como de utilizar el cubrebocas y tener gel antibacterial.

Hoy por la mañana, personas que estaban cumpliendo con ese llamado, so pena de quedar fuera del programa, porque fueron prácticamente obligados a acudir a esas instalaciones, nos enviaron gráficas elocuentes de lo que aquí, se denuncia como un hecho irrefutable y que debería ser sancionado la persona responsable de esa dependencia que hizo el llamado, y en este caso es el profesor Víctor Castro Cosío, el titular de dicha representación federal.

Precisamente el mentor, recién acaba de salir airoso del coronavirus, mediante una atención especial que recibió en la Clínica del ISSSTE, donde personal de enfermería denunció que como funcionario, recibió un trato preferencial, que no recibe trabajador del estado alguno cuando cae por este virus que ya ha cobrado muchas víctimas en Baja California Sur.

Parece ser que esa ingrata y dolorosa experiencia que padeció el profesor Víctor Castro, no le fue suficiente como ejemplo, para no incurrir en esta convocatoria que su dependencia realizó para obligar a las personas mayores de edad, que por cierto, son las más vulnerables en esta pandemia de ser contagiados por el coronavirus, no ponerlos en un grave riesgo de contagio.

Precisamente, el Comité Estatal de Seguridad en Salud, así como alcaldes, alcaldesas, han estado haciendo llamados constantes a respetar los protocolos de sanidad para no aumentar el número de personas contagiadas y no se saturen los hospitales. Sin embargo, esos llamados hechos, se la pasó por el arco de Cabo San Lucas el profesor Víctor Castro, y violentando esa determinación del Comité, puso en riesgo la vida de las personas convocadas y que se encontraban, según las gráficas, en el estacionamiento de dicha dependencia.

La entidad, de acuerdo al semáforo sanitario que establecieron las autoridades de Salud, se encuentran en el Sistema de Alerta sanitaria en el nivel cinco, considerado crítico, y el cual permite que el aforo tanto en playas como en negociaciones, no rebase el 30 por ciento de su capacidad, pero como se observan en las gráficas, pues pasa todo lo contrario.

En el caso de los comercios o negociaciones a las que les fue permitido abrir en esta reactivación económica para evitar el quiebre de empresas como el aumentar le pérdida de empleos formales, están cumpliendo estrictamente con los protocolos de sanidad, caso contrario, han sido sancionados los que no han cumplido, castigos que van de multas que van desde el equivalente a un día de salario mínimo general hasta 16 mil días, y si es grave o reincidente, es la clausura. En otros casos, algunos Ayuntamientos establecieron como castigo, el hacer servicio de limpieza en la ciudad por varios días.

Tomando en cuenta estos castigos, que se aplican a quien no cumple con los protocolos sanitarios en esta pandemia, ¿los funcionarios federales quedan al margen?, porque no puede ser posible que una persona tan irresponsable como el profesor Víctor Castro, quien ya padeció de coronavirus, hay expuesto y puesto en peligro la vida de cientos de personas, para llamarlas el pase de revista, poniendo como este día como el último plazo para hacerlo, so pena de quedar fuera del programa de “68 y más”.

Todos los restaurantes en el estado, y muchísimas negociaciones que tratan de subsistir en esta pandemia, han aprovechando las plataformas digitales para poder ofrecer sus servicios hasta la casa del cliente, invirtiendo recursos, esfuerzos para mantener abierto el negocio y los empleos, y la parte más importante, cuidar a su clientela de un posible contagio de coronavirus.

¿Por qué esta dependencia, que es donde se asienta la representación presidencial, no aprovecha las diversas plataformas digitales y apoyar a las personas más vulnerables de esta pandemia, llevándoles los documentos necesarios hasta sus domicilios para no poner en riesgo sus vidas?

Y también salta una pregunta muy interesante, ¿por qué las autoridades responsables de supervisar y de vigilar que los protocolos de sanidad en esta pandemia se cumplan al pie de la letra, no se sanciona al responsable de esta dependencia que puso en riesgo la vida de cientos de personas? ¿Por qué goza de fuero?

La ley se debe aplicar para todo el que la violenta, y en este caso, más que evidente, se debe sancionar a ese funcionario, no importa del nivel que sea, federal, estatal o municipal, pero debe recibir el castigo por poner en grave riesgo la salud de cientos de personas.

Qué no se le olvide al profesor Víctor Castro Cosío lo que se siente el ser infectado por el coronavirus. Y hay que recordarle, que hasta el día de hoy, por este virus, hay 191 sospechoso de portarlo; pero hay 2568 contagiados; 3,259 recuperados (como Usted profesor Víctor Castro); 310 DEFUNCIONES para un total acumulado de 6 mil 407 personas.

Por lo tanto, es menester, se sancione o se castigue al responsable de esta dependencia federal, por incurrir en el propiciar la aglomeración de personas, no contar con gel antibacterial, sin sana distancia y sobre todo, haber convocado a las personas más vulnerables de ser contagiados por el coronavirus, y también, para que sirva de escarmiento para otros funcionarios o políticos que por la desmedida ambición de ganar adeptos para ser candidatos a la gubernatura, no cometan esta vileza, porque no se le puede llamar de otra forma.

Noticias del Día

Deja un comentario