Micrópolis / El miedo de los enemigosde Pancho Pelayo

Agosto 14 del 2020

Las cuatro décadas y un tantito más, de ejercer la labor profesional de Periodista, me ha dado la oportunidad de conocer a muchos personajes de la vida empresarial, social como de la política nacional pero más en específico, de Baja California Sur. A algunos más que a otros. Desde la época de Don Ángel César Mendoza Arámburo, el primer gobernador electo en la entidad, hasta el actual. Con algunos tuve grandes diferencias como con Leonel Cota Montaño o con su primo, aunque lo niegue, Narciso Agúndez Montaño. Entablé amistades, por la labor de mi trabajo, con Don Alberto Andrés Alvarado Arámburo o con Víctor Manuel Liceaga Ruibal (ambos, qepd), y también con Guillermo Mercado Romero. Igual con Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor y ahora con Carlos Mendoza Davis.

Por eso digo, los conocí, los traté por cuestiones de trabajo, y lo sigo haciendo con Don Guillermo, Marcos y ahora Carlos. Y así como a ellos, conozco a varios personajes de la política Sudcaliforniana, hombres y mujeres de todos los partidos políticos -salvo los emergentes, muchos desconocidos-, de quienes he tenido la oportunidad de opinar o analizar sobre su actuar en su paso por la administración pública o la vida política, a través de los diversos medios de comunicación donde he desempeñado mi labor primero como Reportero, luego como columnista y ahora como analista político.

Escribo esto, porque hace unos días, en redes sociales empezó a circular una noticia a la que no le di importancia, no la creí. En ella se decía que Francisco Pelayo Covarrubias, había renunciado al Partido Acción Nacional, al partido de sus querencias y que junto con el exgobernador Marcos Covarrubias emigraban al partido político fundado por el ex presidente de Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala.

He de decir, que me ha tocado entrevistar no una vez sino varias ocasiones a Francisco Pelayo; como empresario, como alcalde, como diputado federal, como aspirante a senador de la República, y considero, en todo ese lapso, que es una persona de convicciones políticas firmes, de esos hombres de campo -como lo es-, cuando empeña su palabra, es porque es cierto.

También tuve la oportunidad de tratar de manera directa a Pancho Pelayo, como popularmente lo conocemos, ya que quien esto escribe, trabajamos de manera coordinada, él, desde su encargo como alcalde de Comondú y yo, como Fundador y Coordinador del Festival del Vino Misional Los Comondú, evento que año con año se lleva a cabo tanto en José como en San Miguel de Comondú, en el mes de noviembre. Y en su responsabilidad, durante esos tres años, fue siempre un impulsor de esa festividad que nació en 2010, para apoyar a las familias de esos esplendidos y bellos lugares donde se ubica la Misión de San José de Comondú y en uno de los oasis sudcalifornianos más bellos de este estado.

Por eso decidí escribir sobre ese tema político, porque conociendo a Francisco Pelayo Covarrubias, para él, el Partido Acción Nacional es una institución sería, que respeta y al que se ha mostrado agradecido, ya lo ha dicho en múltiples ocasiones: “en el PAN, se respeta a la gente, no se pisotea a nadie”. Y así, ha sido él. Si bien es cierto tiene aspiraciones políticas para encabezar esa lucha para ganar las elecciones del 2021 a Morena, abanderando al PAN para disputar la gubernatura, y que sin mucho aspaviento, va a la cabeza en las preferencias electorales, dudo mucho que quisiera salirse de Acción Nacional, como apareció en esa nota publicada en redes sociales.

No le necesito preguntar, ni lo buscaré, para que aclare si es cierto o no de esa nota donde afirman, que Pelayo se va a otro partido. El conocerlo, me permite decir que fue un dardo envenenado enviado por sus enemigos, porque saben que va a la cabeza en las preferencias ciudadanas, como lo han venido mostrando los diversos resultados demoscópicos de varias empresas encuestadoras.

Ya me parece escucharlo “Ustedes me conocen, saben que soy de principios firmes, y si dije hace muchos años que del PAN, no me salgo, no me salgo”. Ese, es Pancho Pelayo.

Recordando un poco las entrevistas y las platicas sostenidas con él en el pasado, precisamente rumbo a las elecciones del 2021, donde apenas se vislumbraba su participación, junto con otros compañeros suyos de partido para disputar la candidatura a la gubernatura, ha sostenido que “en el PAN, encabezará la candidatura quien tenga los afectos y la simpatía de la gente, el que apele a la unidad, porque en Acción Nacional, no hay malos, todos los que están pretendiendo, son gente profesional, bien nacida y que a través de la función pública o desde donde han estado, le ha dado mucho a la gente, y al final, se unirán para sacar adelante este proceso”.

Esto se lo escuché decir en los primeros meses del 2019, y precisamente porque lo conozco, sé que esa información no surgió de él sino de aquellos que le tienen pavor a que sea el candidato panista a la gubernatura, y porque saben, que en el 2021, sus adversarios, no la tienen nada segura después del mal gobierno que viene ejerciendo el presidente López Obrador, que en nada le abona a sus posibles candidatos a los diversos puestos de elección popular.

Fue en una de esas entrevistas, la cual quedó en la memoria de la grabadora marca Sony, algo que aclaró en su momento “no hay ninguna razón para que en el PAN, haya una desbandada”, en esa ocasión lo dijo, porque el no haber ganado el cargo de senador en primera fórmula en las elecciones del 2018, cargo que por cuestiones de genero le correspondió a la ahora Senadora Lupita Saldaña, se pensaba que se iría del partido.

Hoy, las cosas son diferentes. Son otros escenarios, son otras las percepciones, y éstas, le favorecen, por lo que no creemos en esa supuesta salida del PAN, para sumarse al partido de los Calderón-Zavala, pues las condiciones, para ello, no están dadas ni le favorecerían. Cierto, es muy amigo de Felipe Calderón -quien por cierto, en las encuestas a nivel nacional, favorece a su partido, para obtener 23 curules federales en la próxima legislatura federal-, pero no por ello dejará atrás lo que ya lleva ganado en su partido político.

Y para confirmar esto, evoco aquella frase que una vez expresó en la entrevista, hecha en Loreto, a principios del año pasado: “para el 2021, vamos a ir juntos, unidos, porque respeto a mi partido el PAN y sobre todo, al jefe político que se llama; Carlos Mendoza Davis”. Más claro, ni el agua.

Noticias del Día

Deja un comentario