Las campañas políticas y el Covid-19

Por Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Bien amigos, ya vamos en el segundo semestre de este vapuleado año 2020 y aunque aún no son los tiempos oficiales para andar en campaña, muchos pretensos a un cargo político aprovechan que la pandemia por el Covid-19 está con todo en BCS y ahí andan por las calles y colonias de la ciudad repartiendo tomates, despensas, sandías y vaya usted a saber qué más.

¿Sana distancia? ¿Cuál sana distancia? Si muchos suspirantes recorren alegremente las colonias haciendo muchas promesas, con sus cubrebocas, con dádivas en forma de despensas y eso sí, “muy preocupados por el bienestar de quienes menos tienen”.

Lo preocupante es que algunos de esos preocupados ciudadanos son diputados locales que en lugar de poner orden al caos que han generado al interior del antes Sacrosanto Recinto Legislativo Local, mejor se van a demostrar que si tienen su corazoncito bien puesto para “hacer el bien y solidarizarse con el pueblo”, eso sí, con su respectiva foto para que todos se enteren.

Otros no queriendo quedarse atrás (como es el caso del Diputado Rigoberto Murillo), mejor decidieron armar otro partido Político y lo vemos muy quitado de la pena (y sin cubrebocas), en reuniones de 10 o 15 inocentes, valiéndole la sana distancia, la pandemia y esas cosas.

No cabe duda que este México tan amado va en franca decadencia, entre las ocurrencias del presidente Obrador, los políticos de marras y demás fauna política, nos están poniendo una buena pela y el abismo se hace presente día con día, mientras ellos felices recetándonos unidad, amor por la Patria y mil cosas que en verdad dan pena, máxime cuando vemos que todos ellos son felices, muy felices metiéndole mano al presupuesto, enviando a sus nenes a hacer negocios, cervecerías y otros más, mientras el pueblo se queda con un palmo de narices y pensando que algo no va bien con estos flamantes políticos.

Si bien es cierto que la corrupción es algo añejo en este país y que no podremos cambiar muchas cosas de un día para otro, al menos deberíamos de tomar consciencia y pensar muy bien por quién votaremos en los próximos comicios del 2021, porque de seguir así, terminaremos peor que Venezuela y otros países en los que los ciudadanos tomaron una pésima decisión y ahí están a la vista los resultados.

Los diputados deben ponerse a hacer el trabajo por el cual fueron votados, arreglar sus diferencias y hacer leyes, no andar en campaña buscando el próximo hueso, esta legislatura es la peor que a mis 60ta. años he visto, y no cabe duda que aún me falta mucho ver.

La gente no quiere tomates ni despensas, quiere trabajo, respeto, un ingreso justo para sacar adelante a sus familias; quiere tener salud, educación, un retiro digno en su vejez, no quiere dádivas populistas que solo son un insulto a sus carencias.

Repartir dinero tampoco es la solución, repartan trabajo que eso es lo que hace digna a una persona, trabajo arduo y bien remunerado, crear fuentes de trabajo es lo que hace grande a una Nación, no darles tomates ni regalitos ofensivos.

Alguien dijo una vez que el poder enferma, así es sin lugar a dudas, sobre todo si quien lo posee no trae consigo un bagaje de educación, cultura y valores, para muestra ahí están los Diputados Locales, agarrados del chongo, jalándose los cabellos, mordiéndose rabiosamente y tirando golpes como pandilleros de barrio y no buscando soluciones legales ni dialogando para resolver sus diferencias.

Mientras sigamos pensando solo en nuestro bienestar y no en el bien común, seguiremos teniendo a oscuros personajes en nuestras instituciones, no tendremos líderes que nos impulsen a salir adelante a pesar de la adversidad, desunidos jamás podremos encontrar el camino ni el bienestar, las pruebas de ello ahí están a la vista y pareciera que pocos, muy pocos las ven.

Creo que lo peor de la pandemia está por llegar, muy pronto veremos y escucharemos los mismos discursos retóricos de siempre de candidatos cubiertos por el manto sagrado de las promesas diciendo que ellos ahora si harán las cosas bien, sin importar el partido que sea, sin importarles su pueblo, sin importarles la pandemia ni los males que ya de por sí nos tienen en el suelo como país.

Por una vez, solo esta vez, pensemos bien qué queremos como Estado, que queremos para nuestros hijos y vayamos a votar con la consciencia colectiva, buscando que todos juntos remontemos el pasado trágico en el que tomar malas decisiones, nos han traído los males de los que nos quejamos hoy.

Nos leemos más adelante …

Noticias del Día

Deja un comentario