Micrópolis / ¿Y los aspirantes de Morena?

Julio 29 del 2020

Toca el turno de atender el caso de quienes al interior del Movimiento de Regeneración Nacional aspiran a ser candidatos a la gubernatura. Sin embargo, la encarnizada lucha que se vive al interior de este organismo político, puede causarle fracturas antes de llegar a la decisión final, porque quienes suponen serán sus aliados rumbo a las elecciones del 2021, no han dejado títere sin cabeza y mantienen una guerra que los ha llevado a confrontarse hasta convertirse en enemigos dentro de un mismo partido, motivado por la ambición y porque suponen, que los resultados serán los mismos que en el proceso electoral del 2018, y tienen supuestamente, esa confianza de que cualquiera que llegue, va a ganar.

Sin embargo, los magros y malos resultados a 1 año y 9 meses del gobierno federal, estos no se han visto por ningún lado, pero si han recortado presupuestos afectando a sectores vulnerables de la población y enfocando ese dinero a obras faraónicas como al incrementar su clientela electoral con sus llamados programas sociales que no son otra cosa, que la compra de conciencias.

Bajo esa premisa, son varios los que aspiran a representar la alianza Morena-PT-PVEM, y entre ellos, surgen las figuras del profesor Víctor Castro Cosío y de Rubén Muñoz Álvarez, a la alcaldesa de Los Cabos, Armida Castro Guzmán y también el diputado federal, Alfredo Porras Domínguez, quienes han manifestado su interés y según ellos, su derecho, a representar a esta corriente política en las elecciones para renovar la gubernatura.

En el caso de Castro Cosío, a quien se le ha reprochado constantemente su falta de interés por defender a la población sudcaliforniana ante los embates del gobierno federal por la falta de atención a la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, no ha dejado de recorrer el estado en una intensa búsqueda de los apoyos de la militancia, pero aprovechándose de las estructuras gubernamentales, una para supuestamente llevar los beneficios de los programas federales y al mismo tiempo, tratar de incrementar su estructura política.

Por el otro, Rubén Muñoz, que al frente de la comuna paceña sorteado un sinnúmero de vaivenes y ataques de sus adversarios políticos para tratar de menguar su ascenso entre las preferencias de los morenistas. Al igual que su par cabeña Armida Castro Guzmán.

Si las encuestas que se han manejado estos personajes de la política, siguen la misma tendencia, podemos decir que cuando menos y por el momento, Víctor Castro lleva la delantera, pero no muy lejana ante su principal adversario que es el alcalde de La Paz como de Armida Castro.

En Morena, no vemos a nadie más. Ganará el que toma las decisiones desde el centro del país o como alguna vez lo dijo: “lo que diga mi dedito”, porque para ya saben quién, la democracia, no le importa.

Es decir, mientras Alfredo Porras exige una la realización de una encuesta entre él y Castro Cosío, y quién la gane, ese “será el bueno”. Pero ya sabemos cómo se las gasta Morena en estos menesteres, que hasta para elegir a sus dirigentes, como sucedió el año pasado, fue todo un cochinero, tanto, que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, le ordenó cancelar y realizar ese proceso, el cual se hará en meses próximos.

Por lo que se refiere a Rubén Muñoz como Armida Castro solo esperan que en esa coyuntura del rechazo a las políticas públicas del gobierno federal, que de acuerdo a resultados mostrados por la mayor parte de las empresas encuestadoras siga cayendo en las preferencias ciudadanas tanto Morena como el Presidente de la República, le afectará de sobremanera al profesor Víctor Castro, y este, también como se ha observado, siga cayendo en ese sentido, surgirán la figuras de Muñoz Álvarez y Castro Guzmán, y que, de llevarse a cabo ya sea unas elecciones entre la militancia o a través de encuetas, algún edil salga favorecido, precisamente por esa falta de empatía y de solidaridad del delegado de bienestar social con la población sudcaliforniana. Por lo pronto, las encuestas siguen surgiendo y la preocupación está en quien las toma para reflexionar o analizar su situación política, ver dónde está fallando y poner a su equipo o a su cuarto de guerra a trabajar al respecto. Pero si se toman en cuenta esos resultados demoscópicos como van y con esas tendencias, pronto veremos que quien las encabece, será algún alcalde de los aquí citados, aunque no les guste a muchos, puesto que dicen que caballo que alcanza, gana. Y en el caso de Víctor Castro, en vez de seguir subiendo, seguirá bajando porque ya llegó al tope, ya no tiene para dónde, no es el caso de Rubén Muñoz ni de Armida Castro. En cuanto a Alfredo Porras, pues creemos que seguirá esperando para otra ocasión.

Noticias del Día

Deja un comentario