¡CFE asesta duro golpe a BCS! En aras de una supuesta austeridad republicana

Por Bertoldo Velasco Silva

Julio 17 del 2020

La decisión que tomó la Comisión federal de electricidad de cancelar la más grande inversión para Baja California Sur, como es el proyecto de la planta generadora de energías limpias “Baja California VI” que fungiría como complemento de las plantas que ya operan actualmente, en el que se invertirían 31 millones de dólares -que, según el director de la paraestatal Manuel Barttlet Díaz-, justificó por “las condiciones económicas para realizar y para evitar endeudamiento”, lo que ha causado un profundo malestar entre empresarios, políticos y ciudadanía en general.

En redes sociales, concretamente en facebook, el gobernador Carlos Mendoza Davis, lamentó la decisión de Cfemex, de cancelar la construcción de su central de generación eléctrica en BCS. “Con ello, se perjudica gravemente a los hogares, a la economía y al medio ambiente de nuestro estado. No podemos continuar confundiendo austeridad con desarrollo”.

Secundándolo, el secretario general de gobierno, Álvaro de la Peña Angulo, también por esa misma red, escribió: “sin duda, muy lamentable para BCS, pues eso significará continuar con los apagones que ya conocemos y altas tarifas. Si en verdad hay congruencia, que también se cancele el multimillonario proyecto del tren maya y las costosas y contaminadoras refinerías de combustible”.

El sector empresarial de La Paz, a través de su Consejo Coordinador, al fijar su postura, “se encuentra sorprendido ante tal decisión, pareciera existe un desconocimiento en la federación de las características propias de nuestro estado, pues geográficamente nos encontramos en aislamiento además de que las plantas generadoras existentes nos proveen de energía cara, “sucia» y que con sus emisiones altamente contaminantes ha provocado daños a nuestra salud, lo que deriva en que decisiones cómo la recientemente tomada, aunada a otras como lo fue en su momento, no concretar el proyecto de cable submarino, así como el freno a las energías limpias, nos ponga en un posición realmente frágil para el progreso de la economía de los sudcalifornianos y la competitividad como destino turístico a nivel internacional” se encuentra sorprendido ante tal decisión, pareciera existe un desconocimiento en la federación de las características propias de nuestro estado, pues geográficamente nos encontramos en aislamiento además de que las plantas generadoras existentes nos proveen de energía cara, “sucia» y que con sus emisiones altamente contaminantes ha provocado daños a nuestra salud, lo que deriva en que decisiones cómo la recientemente tomada, aunada a otras como lo fue en su momento, no concretar el proyecto de cable submarino, así como el freno a las energías limpias, nos ponga en un posición realmente frágil para el progreso de la economía de los sudcalifornianos y la competitividad como destino turístico a nivel internacional.

En una carta a la opinión Pública, dicho Consejo, que encabeza Francisco Loubet Valenzuela, sentencia: “No es necesario recordar la serie de apagones “programados” por la Comisión Federal de Electricidad el verano pasado, debido a la insuficiencia energética, pues a partir de este mes de julio, inicio nuevamente con esta situación, debido a que el índice de población así como las actividades económicas que se desarrollan en Baja California Sur van en aumento, aun a pesar de la situación provocada por la pandemia, lo que nos lleva a reflexionar ¿Qué requerimos para que las necesidades de nuestro estado sean consideradas como prioritarias en las políticas del Gobierno Federal?”

“Es evidente que, si la paraestatal no se va a responsabilizar en proveer la cantidad de energía que demanda el estado, será necesario que se de una mayor apertura a las energías limpias como alternativa de solución a esta situación, de alguna forma se tiene que solventar la demanda de la comunidad”, dice el documento, por lo que concluye con esta frase; “No más apagones, no más emisiones de contaminantes, los sudcalifornianos también somos mexicanos”.

Por su parte, la senadora Guadalupe Saldaña Cisneros, se unió a esta ola de protestas, y exigió a la CFE, informe ampliamente sobre el replanteamiento del proceso de licitación de esa central eléctrica en la entidad, porque afirmó, “el compromiso explícito por parte del Presidente de la República para con el estado, fue resolver el abasto de energía eléctrica; desde el Senado esa exigencia va reforzada con una demanda de energía limpia y la disminución en las tarifas que pagamos en Baja California Sur”.

La legisladora sudcaliforniana por el Partido Acción Nacional, expresó que el desabasto de energía eléctrica en la entidad, requiere inversión de recursos y que estos se encaminen a la generación de energías limpias, porque son los compromisos que México ha suscrito en materia de cambio climático.

“Hoy se envió un exhorto a la Comisión Permanente para que la CFE nos informe sobre las causas del replanteamiento del proceso de licitación y estrategias financieras del proyecto de Baja California Sur. Si esto constituye una cancelación, que nos digan cuáles serán las acciones para dotar a la entidad de energía suficiente y sin contaminación”, sostuvo.

Lupita Saldaña dijo que la preocupación de la población ante el anuncio por parte de la CFE tiene un antecedente documentado. Mencionó que las últimas noticias sobre la barcaza de segunda mano, las plantas usadas provenientes del Estado de México que se instalan en BCS y por cierto sin autorización de impacto ambiental. Los apagones intermitentes que se registran -y apenas está iniciando el verano-, además de la tarifa más alta y el corte del servicio a quien se retrasó en el pago sin consideración por la pandemia que se vive; son las realidades en la entidad.

En tanto, la diputada local, Daniela Rubio Avilés, declaró sobre esta fatal anuncio para Baja california Sur, que “una vez más el gobierno de México le ha fallado a los sudcalifornianos, ya que le ha negado la posibilidad de contar con una red de electricidad suficiente para evitar los apagones que se sufren en el estado, con el débil argumento de la austeridad republicana que tanto pregonan”.

En ese sentido, señaló que la construcción de una central eléctrica de combustión interna generadora de electricidad que beneficiaría a La Paz y de Los Cabos, sin embargo, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) decidió cancelar licitaciones abiertas con el pretexto del Coronavirus (Covid-19), “esta grave decisión viene a perjudicar y dejar en el olvido a los ciudadanos sudcalifornianos”.

“Hoy, hemos sido privados de contar con electricidad de calidad, dejándonos con un servicio deficiente, gracias a la indiferencia y a l ineficiencia de este gobierno federal”, denunció.

La diputada manifestó que se debe de exigir a la CFE, reconsidere esta decisión y se revalore que es de suma importancia contar con un buen servicio de electricidad, dignificando los hogares sudcalifornianos.

Agregó que “todos sabemos que la política del gobierno federal, es que todo el dinero que tenga a su disposición, lo dirigirá a sus programas sociales, así como a obras innecesarias como el Tren Maya, la Refinería dos bocas y el aeropuerto Santa Lucia o peor, invertir en como lo hizo al comprar un estadio de béisbol con un valor de 511 millones”.

Enfáticamente, la diputada Rubio Avilés dijo que la decisión equivoca de cancelar una obra que traería desarrollo a nuestro estado, porque si contamos con buenos servicios de electrificación, estaríamos en el foco de atracción de inversiones, mismas que generarían fuentes de empleo para nuestra gente.

“Esta decisión nos condena a seguir sufriendo los apagones programados que realiza a discreción la Comisión Federal de Electricidad, ya que no es posible dar abasto con las centrales existentes, sin mencionar que están son obsoletas y que contaminan a gran escala, poniendo en riesgo la salud de los ciudadanos”, finalizó la diputada Rubio Avilés.

De acuerdo con un comunicado de la misma paraestatal con fecha 15 de julio del presente año, informa que cancela licitaciones de 4 centrales de generación que lanzó a fines del año pasado e inicios de éste, debido a que no hay condiciones económicas para realizarlas y para evitar endeudamiento.

La CFE había planteado dichas licitaciones bajo una modalidad del antiguo esquema de Proyectos de Inversión de Infraestructura Productiva con Registro Diferido en el Gasto Público (Pidiregas).

Las centrales que estaban en proceso de licitación eran Salamanca, Baja California Sur Vl, San Luis Potosí y Los Humeros lll Fase B, las cuales tendrían una capacidad instalada conjunta de mil 562 megawatts y una inversión estimada de mil 127 millones de dólares.

Aquí la explicación de la CFE por la cancelación de estos proyectos: “Derivado de la crisis y los efectos dentro de la productividad y la economía mundial que ha generado la pandemia por Covid-19, que también ha impactado a nuestra nación, así como para cumplir con la política gubernamental de no endeudamiento del País a fin de optimizar los recursos económicos, la CFE ha determinado que no existen las condiciones necesarias para continuar con el desarrollo del concurso por lo que ha decidido cancelar el mismo”.

Pero lo peor, añade en su comunicado: “La Comisión (CFE) se deslinda de cualquier responsabilidad o indemnización asociada a los costos de los participantes que presentaron ofertas. Cabe aclarar, que entre las compañías interesadas en dichos proyectos, estaban Abengoa, Acciona, China Energy, General Electric Global, Mota-Engil México, Rengen Energy, Siemens Gas & Power y Sinohydro.

Además, los proyectos están contemplados como prioritarios en el Plan de Expansión de Infraestructura de la CFE presentado en marzo del año pasado, los cuales serían desarrollados como Obra Pública Financiada (OPF) vía el esquema Pidiregas.

Noticias del Día

Deja un comentario