BALCONEANDO / ¡INCONGRUENTE DECISIÓN!

Por Alejandro Barañano

Julio 17 del 2020

Como balde de agua fría cayó la notificación por parte de la Comisión Federal de Electricidad a las empresas registradas en el sistema electrónico de contratación, por la cancelación de la construcción de las centrales Baja California Sur VI, Salamanca y San Luis Potosí.

Lo anterior se derivó por tres oficios emitidos por el área de contratación de la “Empresa de Clase Mundial”, donde se anunció que no existen las condiciones necesarias para continuar con el desarrollo de los concursos abiertos internacionales de las centrales antes comentadas.

Trascendió además que de acuerdo con las fichas de diseño, construcción, equipamiento e instalación de las centrales de ciclo combinado en poder de la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que durante su operación habrían aportado al Sistema Eléctrico Nacional una capacidad adicional de mil 683.85 megawatts en total, de los cuales la planta Baja California Sur VI generaría 42.26 megawatts; la Salamanca 836.79 megawatts y la planta de San Luis Potosí 804.8 megawatts, respectivamente.

Otro dato interesante a analizar es que con la cancelación de los proyectos –se supone- se dejarán de invertirse alrededor de 23 mil 504 millones de pesos en un periodo de tres años; además de que se realizaría la planta local sobre un área donde no existen construcciones, de tal forma que no sería necesario demoler, remodelar, mantener o adaptar estructuras para el desarrollo del nuevo proyecto.

Por ejemplo, la central Baja California Sur VI estaba diseñada para operar en el municipio de La Paz y esta serviría para satisfacer la demanda de energía eléctrica en la región, pero todo, como ahora sabemos, se fue por la borda.

Ante tal situación el Consejo Coordinador Empresarial, en voz de su presidente Francisco Loubet Valenzuela, fijó su postura por la cancelación de proyectos de generación de energías limpias por parte de la Comisión Federal de Electricidad, dejando en claro que el Gobierno de México desconoce las necesidades que enfrentan los habitantes de Baja California Sur.

Con ello la Iniciativa Privada al igual que la mayoría de los diversos sectores en la entidad, están literalmente sorprendidos ante tal decisión debido al desconocimiento que en el centro del país se tiene del aislamiento en que se encuentra Sudcalifornia, además de que las plantas generadoras existentes proveen de energía cara y altamente contaminante.

Ahora bien, tal parece que no hay memoria sobre la serie de “apagones programados” por parte de la Comisión Federal de Electricidad el verano pasado, y que su causa fue debido a la insuficiencia energética existente, ello sin olvidar que en la actualidad padecemos una mortífera pandemia y que ello debería ser considerado como algo prioritario en las políticas de Andrés Manuel López Obrador.

También quien alzó la voz al respecto fue el gobernador Carlos Mendoza Davis, quien lamentó la decisión adoptada y se pronunció por no continuar confundiendo la supuesta austeridad con subdesarrollo que afecta directamente a la sociedad.

Fue a través de redes sociales donde el mandatario expresó que lamentaba la decisión de la Comisión Federal de Electricidad de cancelar la construcción de su central de generación eléctrica en Baja California Sur, ya que con ello se perjudica gravemente a los hogares, a la economía y medio ambiente de la media península. De todo lo anterior nace una interrogante generalizada: ¿Si con la cancelación de las centrales Baja California Sur VI, Salamanca y San Luis Potosí se dejarán de invertirse alrededor de 23 mil 504 millones de pesos en un periodo de tres años como se dijo, no sería también por demás congruente la decisión de cancelar el caprichoso mega proyecto millonario denominado Tren Maya?; por lo que mientras hay una respuesta real y concreta, mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Noticias del Día

Deja un comentario