López Gatell, perdió la calma y reparte culpas

Ahora, arremete contra los estados, cuando la responsabilidad de la salud de los mexicanos es del gobierno federal

Por Gilberto Bonilla Rodríguez @koimetherion

Luego de que en repetidas ocasiones los pronósticos no le fueran favorables, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell estalló y arremetió contra los gobiernos estatales y cual Poncio Pilato, lavo sus manos y las del gobierno federal de culpas, lo anterior luego de que las cifras de contagios de Covid-19 no han disminuido y por ende, la tan llevada y traída curva no se asoma ni por error, incluso en la conferencia del viernes 10  de julio dijo que aún se encontraban en el punto más alto, aunque a decir verdad, los contagios cada día van en aumento.

Inició llamando a la ciudadanía, nuevamente, a observar las medidas que ya se nos han dicho hasta el cansancio y que muchos aun no acatan y fue claro al mencionar que no se les puede obligar a que la ciudadanía cumpla con los protocolos… pero como dicen por ahí… “la palabra educa, pero el ejemplo arrastra” y son precisamente los funcionarios del gobierno federal, los que no han sido propiamente un buen ejemplo ante el combate a la pandemia.

Enunció cada una de las recomendaciones, mantenerse en casa, estornudo de etiqueta, evitar el saludo de mano y los besos y lo volvió a mencionar, esto es responsabilidad de cada uno para todos los días.

Es una responsabilidad de nivel local, de los municipios que aseguren que los espacios públicos que no deben estar abiertos porque el semáforo de riesgo indica que no es procedente que es riesgoso que concurran las personas en demasiada cantidad, indicó López Gatell

De igual forma dijo que, es también responsabilidad de los Municipios la toma de decisiones administrativas que regulan la actividad comercial y productivas, y continuó diciendo que también es de los gobiernos estatales, ya que, según él, ellos, los gobiernos estatales, saben qué empresas abrieron, cuándo lo hicieron y si les correspondía realmente hacerlo y si así era, las medidas que debieron tomar en cuenta para su reactivación…

También acusó que no en todos los estados se ha llevado a cabo la reconversión hospitalaria y a su vez sentencio que esto limitaba la capacidad de atención en el nivel estatal.

Visiblemente molesto, señaló que debían parar los ataques. “Es importante que dejemos ya este discurso de ataque, de polarización, de centrar, ahí está lo que está ocurriendo y los 35 mil muertos no dependen de una persona, no dependen de un nivel de gobierno, en México tenemos tres órdenes de gobierno… todas y todos tenemos que emprender una acción y centrarnos en lo que tenemos que centrarnos que es protegernos unos a otros. Es impresionante como el discurso se ha distorsionado a un tema absolutamente inútil, estorboso, que nos está estorbando a todos y todas”.

Además de todo esto, el pasado viernes no fue presentado el semáforo de riesgo, aludiendo que no se tenía certeza con los datos que los estados habían aportado ya que había inconsistencias y que por lo tanto era imposible el presentar un panorama claro.

De igual forma en la conferencia, que ya se ha convertido en un ritual lento y repetitivo, señaló que todas las entidades tenían un rezago en los diagnósticos, y como si quisiera exculparse acusó a diarios nacionales, intelectuales y columnistas de denunciar que no se hacen las pruebas suficientes, pero, ¿acaso esto no es cierto?

Pero más allá de esto, responsabilizó a los estados de que las pruebas que si se hacen no se completan, de que no se completan los procesos y que es por esta razón que no se tiene un panorama acercado a la realidad para saber a ciencia cierta cuántos contagiados existen… “entonces no cambiemos el discurso a algo estorboso ¿pruebas, pruebas, pruebas? Lo que necesitamos es que se complete lo básico de las pruebas; la vigilancia epidemiológica, detectar, poner en aislamiento al caso sospechoso, rastrear a sus contactos, ponerlos a todos en aislamiento, requiere operaciones locales”.

Aunado a lo anterior, recordó que desde 1997 la Secretaría de Salud es un organismo descentralizado y compete a las 32 entidades las labores propias de ese organismo, es decir, no es del gobierno federal, conveniente decirlo ahora ¿no? Posteriormente, terminó de lavarse las manos y dijo que al inicio de esta administración se impulsó la puesta en marcha del INSABI y que hubo estados que se negaron a incorporarse y que son justamente estos los que ahora tienen escenarios graves en cuanto a los contagios.

Es decir, el señor subsecretario, además de lavarse las manos, repartió culpas…

Pero este discurso se vio dulcificado, luego de que este domingo afirmara que buscar culpables es poco útil, y volvió a pedir a la sociedad que asumiera su parte de corresponsabilidad, “No vea a su gobierno estatal o municipal como responsable único de lo que a usted le ocurre, se trata de que cada uno tome cartas en el asunto, porque esto va para un tiempo largo, largo en México”.

De igual forma y por enésima vez, llamó a la sociedad a mantener la unidad y de no ver a las autoridades municipales y estatales como los únicos responsables.

Pareciera que al flamante subsecretario se le ha venido encima el mundo, el viernes 10 repartió culpas y el domingo 12 le baja dos rayitas y le tunde a los ciudadanos… sin embargo, es por todos conocido que a través de las redes sociales ya no se pueden ocultar las cosas, a través de twitter, Facebook y otras redes se ha dado cuenta de que los insumos para los doctores y enfermeras que atienden a los contagiados ha sido insuficiente, los gobiernos estatales y municipales han tenido que dar la cara y proveer de material de protección a quienes día con día atienden a las personas infectadas, los gobernadores del PAN regresaron suministros que no eran de la suficiente calidad para enfrentar este reto, además, los gobernadores de Morena de Baja California y Puebla criticaron fuertemente la falta de insumos.

Pero, valdría la pena recordar que fue el gobierno federal quien abrió la oportunidad para que los sectores de la rama automotriz, de la construcción y minera empezaran a laborar a partir del 1ro de junio, y que se liberaran algunas actividades no esenciales a partir del 15 de junio pasado, ¿acaso se le habrá olvidado eso al doctor López Gatell?

En Baja California Sur, se destinaron unidades completas para la atención de los contagiados por COVID, como la compra de un hospital móvil para el municipio de Los Cabos, oximetros para los adultos mayores, además de comprar y gestionar la donación de ventiladores y monitores.

Es un hecho, en Baja California Sur, el gobierno estatales ha hecho su parte, ha puesto todo su empeño para hacer frente a una situación nunca antes vista y, sin embargo, no se achicó, antes bien, el mismo gobernador Carlos Mendoza Davis, a través de la presidencia de la Conferencia Nacional de Gobernadores hizo un llamado al gobierno federal a no ser ajenos a las necesidades de los 32 estados de la República.  

Este reclamo de López Gatell pone de manifiesto que hoy más que nunca la situación de contagios se les ha salido de las manos, empecinados en repartir culpas, olvidan que, fueron tardíos en reaccionar, que incluso el mismo presidente de México no le dio el peso suficiente a un problema mundial, antes bien invitaba a salir a comer a los restaurantes y fonditas, que podíamos abrazarnos y besarnos porque no pasaba nada, o como no recordar las micromoleculas de cítricos que consume la secretaria de gobierno, Olga Sánchez Cordero, o incluso a cuántas conferencias ha asistido el propio López Gatell sin cubrebocas, sin dejar de lado el desesperado arranque de las giras presidenciales, curiosamente planeadas para dar arranque a estas tres obras que se desarrollan en el sur del país; ¿ahí no hay responsabilidad?

A diferencia de lo que dice el subsecretario, si es necesario aumentar el número de pruebas, se necesita saber a ciencia cierta cuántos contagiados hay y sobre ese dato poner sobre la mesa y ejecutar un plan de acción; probablemente si estamos en el pico, pero desgraciadamente cada día que pasa se ve más lejos la cima, porque los contagios aumentan y la maldita curva no se alcanza a vislumbrar por ningún lado.

No señor subsecretario, no se debe ser omiso, bien lo señala usted mismo, en esto todos tenemos responsabilidad, asuma y enfrente la suya, que para que esto termine… todavía le falta.

Noticias del Día

Deja un comentario