BALCONEANDO / ¡VIVA EL “NUEVO” PRI!

Por Alejandro Barañano

Julio 03 del 2020

Lo dicho, van y vienen de San Lázaro -Cámara de Diputados- a Paseo de la Reforma número 135 -Senado de la República- y viceversa. Tres años en un lado y luego seis en el otro; o sea un sexenio en la Cámara Alta y un trienio en la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

Esa es la desfachatez con la que el Partido Revolucionario Institucional ha jugado siempre con respecto a los lugares que tiene derecho por la vía de la representación proporcional antes de realizarse una elección popular.

Los que llevan la mano son los amigos del dirigente, o los cuates de tal o cual miembro distinguido tricolor y los soldados sindicales incondicionales del gobierno en turno que solo brincan de un lado a otro para así monopolizar un espacio legislativo y hacerse mucho más viejos ejerciendo una curul que literalmente secuestraron desde hace años para la desgracia de muchos.

Nada absolutamente, pero nada, ha cambiado ni cambiará en el Partido Revolucionario Institucional.

Y es que la designación de los lugares vía representación proporcional o plurinominales como también se les llama, refleja a la perfección los mecanismos facciosos e irresponsables con los que opera el instituto tricolor, y eso lo definen -con mucha ínfula- “como un ejercicio para mantener la unidad del partido”.

Decir que los elegidos representan al mejor talento que tienen para legislar es una mentira monumental que llega a insultar incluso la inteligencia misma de los ciudadanos, y como se podrá observar los “líderes del movimiento obrero” son el claro ejemplo de cómo opera esa mafia priista.

Pero para entendernos mejor pongámosle nombre y apellidos al tema. Por ejemplo, Carlos Aceves del Olmo con más de 80 años de edad es el presidente de la Confederación de Trabajadores de México, y ha vivido más tiempo en las Cámaras Alta y Baja del Congreso de la Unión que en su propia casa.

¿Por qué? Bueno, porque fue diputado por la vía plurinominal del año 2000 a 2003; luego tres años después Senador de la República del 2006 al 2012, y eso demuestra que haber sido amigo del Presidente de la República pesa y cuenta.

Ya entrados en ritmo, el mismo Carlos Aceves del Olmo se volvió a ungir como Diputado Federal del 2012 al 2015, y para no violentar la tradición, recibió un premio más al alzarse como Senador de la República para el periodo del 2018 al 2024. ¿Qué tal?

Otro emblemático caso de abuso del poder lo representa el viejo conocido de muchos sudcalifornianos, Isaías González Cuevas, también con 80 años de edad y que se dice todavía secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, la cual lidera desde hace tres lustros atrás.

Este señor además de ser repudiado, fue Diputado Federal de 1997 al 2000; luego en el 2012 lo convirtieron en flamante Senador de la República cuyo periodo terminó el primero de septiembre del año 2018.

Pero tal parece que su lealtad y eficiencia para llevar iniciativas laborales polémicas como aquel intento de quitar candados al “outsourcing” lo hicieron merecedor de otra recompensa, y por ello lo hicieron una vez más legislador federal de la Cámara Baja del Congreso de la Unión para el periodo del 2018 al 2021.

Noticias del Día

Deja un comentario