Gobernadores del PAN, buscan evitar que situación económica y sanitaria, se vuelva crisis humanitaria

Evaluó GOAN impacto del Covid-19 en salud y economía en estados. El Ejecutivo estatal, Carlos Mendoza Davis, se reunió con los Mandatarios de Estados gobernados por Acción Nacional. Buscan evitar que la difícil situación sanitaria y económica se vuelva en crisis humanitaria.

Junio 14 del 2020

Dolores Hidalgo, Guanajuato. El gobernador Carlos Mendoza Davis, se reunió hoy con integrantes de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) en Dolores Hidalgo, Guanajuato, para evaluar el impacto del Covid-19 en la salud y economía en los estados y el país, y “evitar que este escenario se convierta en una emergencia humanitaria en donde emerja la violencia y la ingobernabilidad”.

“Esta reunión es motivada por la necesidad que tenemos de generar sinergias de colaboración y mejores expectativas para atender la crisis sanitaria y económica que está desembocando. Lo hacemos solos a falta de una convocatoria seria de parte del gobierno federal, con quien lo deseable hubiera sido trabajar juntos para fomentar el desarrollo económico y proteger las fuentes de empleo. Ante esa ausencia es que los gobernadores nos unimos para poder atemperar el impacto económico que tiene esta pandemia”, señaló Mendoza Davis.

También precisó que no se trata de confrontaciones, sino de que las inquietudes de los gobiernos y los ciudadanos sean escuchadas y acompañadas por la federación, y confió en que haya esa voluntad de trabajar y fortalecer el federalismo para resolver la problemática del país entre todos.

El Mandatario sudcaliforniano mencionó que este encuentro refleja las preocupaciones de los estados ante el delicado momento que vive México. “Nos reunimos para atender los problemas en los sectores más afectados, siempre con la disposición de los mayores esfuerzos para que nos vaya mejor”, comentó.

Los gobernadores asistentes: Francisco Domínguez, de Querétaro; Mauricio Vila Dosal, de Yucatán; Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; José Rosas Aispuro, de Durango; Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes; Carlos Joaquín González, de Quintana Roo; Javier Corral, de Chihuahua; y Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, de Guanajuato.

Acuerdo entre los gobernadores del PAN

En esta reunión, los gobernadores presentaron su posicionamiento con respecto a esta crisis sanitaria y económica que atraviesa el país ante el Covid-19, denominado, “Acuerdo en defensa de la Libertad”.

México vive tiempos de zozobra. El país enfrenta una doble emergencia: en primer lugar, sanitaria, donde la pandemia ha infectado a 142 mil personas y matado a 17 mil. En segundo lugar, económica, pues la pandemia ha dejado sin ingresos a más de 12 millones de mexicanos y enviará a la pobreza a más de 10 millones. Es decir: la quiera económica de miles de familias nos enfrenta a una emergencia social.

Debemos evitar que este escenario se convierta en las próximas semanas, en una emergencia humanitaria donde emerja la violencia y la ingobernabilidad.

La República padece una acechanza a sus instituciones y a su democracia que no debe ser minimizada no menos aún, ignorada.

México no puede desandar el camino del federalismo, de los contrapesos ni de la libertad. No hay lugar para el regreso a una suerte de república monárquica.

Las familias mexicanas viven con preocupación, angustia, decepción y enojo.

A todas ellas queremos decirles: ¡No están solos! ¡Si hay de otra! Si es posible evitar la ruina.

Sabemos lo que hay qué hacer para que su hogar sea próspero y su familia viva sana y sin miedo.

Los Gobernadores de Acción Nacional lo probamos día tras día en nuestros estados y hoy, ofrecemos una ruta de cambio para mejorar y dar paso a un país unido, próspero y triunfador.

Para lograrlo, nos pronunciamos por un Acuerdo en Defensa de la Libertad, la Democracia y el Federalismo.

Ello significa:

– Libertad para gobernar desde lo local, con soberanía política y suficiencia económica; mediante un nuevo pacto fiscal en el que los estados cuenten con los recursos que en justicia nos corresponden, y no sólo mediante la actual fórmula de la ley de coordinación fiscal, a todas luces vetusta, inequitativa e injusta.

– Libertad para vivir en un país democrático, en el que se respete la pluralidad de las opiniones discrepantes, y no se satanice o descalifique las tareas propias de la oposición, y el ejercicio de contrapesos y equilibrios propios a una democracia. Libertad para que México se mantenga como un País de leyes, y no vuelva a ser propiedad de la voluntad caprichosa de un solo hombre.

– Libertad para pensar y expresarse, disentir y criticar, sin ser señalados como enemigos.

– Libertad para elegir y votar sin temor, mediante instituciones electorales libres, confiables y respetadas, no amedrentadas.

– Libertad patrimonial, sin confiscaciones o expropiaciones que brinden a las y los mexicanos garantía sobre su patrimonio.

– Libertad de vivir sin miedo, en donde el Estado sea garante de la seguridad de las familias y de la gente honesta, no al revés.

– La libertad de un país en donde ser mujer deje de constituir un peligro y una desventaja.

– La libertad de volver a confiar en autoridades honestas, con cero corrupción.

– La Libertad de un país donde el gobierno hable con sinceridad, con la verdad: en donde informe y no divulgue su ideología.

– Libertad para construir una economía que sea no sólo estable, sino también potente, en donde cada hogar sienta sus beneficios y cada mexicano vea reflejado en sus bolsillos el producto de su esfuerzo y su trabajo.

– Libertad para que el estado defienda la creación del empleo desde la sociedad y no la combata.

– Libertad para que el sector privado trabaje, invierta y produzca, apoyado por el gobierno y no perseguido por él.

– Libertad para invertir en un país que brinde certeza, pues respeta el Estado de Derecho y no cambia las reglas a mitad del juego.

– Libertad para que cada persona trabaje en la formalidad, con la garantía de acceso a la salud, a una pensión, al crédito y pueda también desarrollar así todo su potencial.

– Libertad para iniciar un negocio contando con el apoyo del gobierno y no a pesar de su gobierno.

– Libertad para exportar, para salir al mundo, para competir y ganar. No para quedarnos encerrados.

– Libertad para invertir en infraestructura económica y social, con fondos estatales y regionales, públicos y privados, que cierren la distancia entre el norte y el sur.

– Libertad para apostar por energías limpias y de bajo costo que protejan tu economía y también el medio ambiente, no para destruirlos.

– Libertad para que los jóvenes aprendan y emprendan; para que quien lo desee, pueda abrir su propia empresa con apoyo público.

– Libertad para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan crecer, desarrollarse y generar más y mejor empleo.

– Libertad para que cada mexicana y mexicano crezca sano, con servicios de salud de calidad, con médicos y medicinas y estudios todo el tiempo.

– La libertad y el apoyo para que las universidades y los centros de investigación puedan contribuir al desarrollo económico y social.

– Libertad para enseñar y aprender en un sistema educativo de excelencia que haga de nuestros jóvenes y de México, una sociedad del conocimiento.

– Libertad que forme una Educación que vea hacia el futuro y no hacia el pasado.

– Libertad que permita a los más necesitados alejarse de la pobreza y subir al elevador de la prosperidad.

– Libertad que permita a cada familia hacer realidad sus sueños con estudio, con empeño y con esfuerzo.

– Libertad que una para afrontar los retos y superar nuestras necesidades.

Tenemos esta certeza y reiteramos este ofrecimiento:

Sí hay de otra; Se puede vivir en libertad y en prosperidad; Propiciemos la unidad de todas y todos; Llevemos salud a cada uno de los hogares; Recuperemos la tranquilidad en nuestras calles; Defendamos la democracia y sus instituciones; Hagamos de México un país de leyes. ¡Sí hay de otra!

Noticias del Día

Deja un comentario