Micrópolis / Gobierno morenista, asesta duro golpe a BCS

Mayo 18 del 2020

El señor de la esperanza, se convirtió en el señor de la desgracia. Recién acaba de asestarle un duro golpe a Baja California Sur, sino que impidió mediante un decreto, frenar toda inversión en la generación de energías limpias y no contaminantes. Los que vivimos en la capital de la entidad, seguiremos sufriendo por la contaminación que genera la producción de energía eléctrica a base de combustóleo, uno de los combustibles más toxicidad provoca en el medio ambiente y que a diario aspiramos.

El gobierno morenista no se conformó con cancelar la construcción del cable submarino para conectarnos a la red nacional de electrificación, cuya inversión de 1,200 millones de dólares ya estaba presupuestada y autorizada, ahora elimina de tajo una posible inversión para cambiar energías fósiles por aquellas mucho más económicas y no contaminantes como la del gas, o las eólicas o solares, solo para no hacerle una competencia desleal a la paraestatal Comisión Federal de Electricidad en la generación de la electricidad.

Una vez en campaña, el entonces candidato a la presidencia de la República por Morena, se comprometió a acabar con ese problema utilizando combustibles baratos y no contaminantes para generar energía eléctrica. ¿Qué pasó?, pues que se le olvidó uno de sus principales lemas de campaña y ahora de gobierno, de “primero lo pobres”, y digo esto, porque al modificarse el uso de combustibles fósiles por aquellas energías limpias, pues el precio de la energía eléctrica a trav´pes de la CFE, pues ni bajará sus tarifas y los consumidores, en su gran mayoría, tendremos problemas para pagarla, porque somos una de las entidades federativas, que a pesar de las tantas gestiones y estudios realizados para justificar una aja en las tarifas, seguiremos pagando lo mismo y mucho muy cara en relación a otros estados del país, donde sí les disminuyeron las tarifas o en su defecto, como en Tabasco, la tierra de López Obrador, les condonaron un año en el pago de la luz, cuyo costo al erario nacional fue de 11 mil millones de pesos, lo que dejaron de pagar esos usuarios de la CFE.

La publicación el pasado viernes de la nueva política de la secretaria de energía en materia de energía renovable, impedirá en la práctica, la inversión nacional y extranjera en proyectos para la generación de energías renovables, y no le abona tampoco, a la certeza jurídica de la inversión en México. Y en lo que respecta a este tema, nuestra entidad es uno de los estados que resultan mucho muy afectadas con esa decisión para la generación de energías limpias como la eólica y solar, tomando en cuenta las horas luz al día que nos ofrece la naturaleza, mucho más barata y no genera toxicidad como la que actualmente utiliza la CFE para generar energía eléctrica.

Una vez más, se toman decisiones equivocadas desde el centro del país, por lo que los paceños, y los turistas que nos visitarán una vez pasada la pandemia, seguiremos envenenándonos con esos humos tóxicos que generan las plantas termoeléctricas de la CFE.

Por ahí alguien dijo, que nunca, “ningún país había tomado decisiones de política energética tan demenciales. El acuerdo de la Secretaria de Energía, demuele y aborta la transición hacia energías limpias y renovables, un atentado contra el clima, el medio ambiente, la salud, y la vida de miles de personas”. Estoy de acuerdo con lo que dijo, a lo que aunaría, que las energías limpias, son en un 90 % más baratas que las fósiles.

Entendemos que la paraestatal PEMEX haya registrado una voluminosa pérdida de sus ingresos por 23 mil millones de pesos durante los primeros tres meses del presente año, y que las agencias internacionales de calificación le hayan rebajado a su más bajo nivel, la calificación crediticia, pero no se vale, que para recuperarse, se endose sus combustibles fósiles a la Comisión Federal de Electricidad, la que se dice de “clase mundial”, para generar la energía eléctrica que necesitamos los mexicanos, y más los sudcalifornianos, cuando lo que ocupamos son aparte de energía no contaminantes, tarifas más bajas por el alto consumo que hacemos de ella, debido a las altas temperaturas que estamos empezando a registrar, y que nuestros recibos de luz, nos están llegando mucho muy abultados.

Si así es como el presidente de la república define su política en este rubro, primero, generando un acuerdo para frenar las inversiones nacionales y extranjeras en la generación de energías limpias y renovables, y segundo, atacando la economía de los que menos tienen, porque tendrán que pagar una energía eléctrica cara y contaminante, pues entonces, creo que vive en el pasado, un pasado que fue atacado por los entonces candidatos presidenciales Ricardo Anaya y José Antonio Meade, que propusieron la renovación del sector mediante la generación de energías renovables.

Pero prefirió dar por su lado a uno de los personajes de dudosa reputación del sistema, como lo es el director de la CFE, Manuel Barttlet Díaz a una ignorante titular de la secretaria de energía como lo es Rocío Nhale, pero lo que nos queda claro, que los mexicanos seguiremos pagando esos graves errores del actual gobierno morenista que nos lleva a la transformación de quinta y no la tan prometida cuarta transformación.

Noticias del Día

Deja un comentario