Mié. Jul 28th, 2021

Por Liliana Lluch Carvalho

Abril 21 del 2020

La pandemia del Covid-19 ha desenmascarado a gran parte de la población mexicana (y del mundo en general) poniendo a prueba su sentido de responsabilidad. Hubo quienes realizaron compras de pánico masivas, sin dejar productos para otras personas; por otro lado, estuvieron quienes se fueron al otro extremo y todavía salen de sus casas sin cubre bocas ni manteniendo la distancia recomendada o peor aún, realizando viajes simplemente por placer.

Unos días atrás pensábamos que lo peor eran los ataques al personal de los hospitales, quienes arriesgan su vida todos los días. Estábamos equivocados, porque la mayor falta de responsabilidad, de consideración y humanidad se dio, no por parte de un grupo de civiles, sino por un medio de difusión masivo.  

Antes de llegar al asunto, es necesario un poco de contexto: siendo relativamente joven, tengo el acceso suficiente a lo que llamamos “trending” que se traduce como “tendencia” (lo que es popular en el momento si hablamos de redes sociales). En este caso, la figura del Doctor Hugo López Gatell, como todos, cuenta con su propia imagen pública y prácticamente todos los días se encuentra en tendencias dentro de la red social conocida como Twitter.

Dentro del chiste o mejor dicho, la llamada cultura del meme, ha expresado aprobación por el subsecretario de salud, cultivándole como una imagen competente, gracias a su insistente campaña: “quédate en tu casa”, como la solución para atravesar esta pandemia con el menor daño posible. Sus palabras afirman que es inevitable que una gran parte de los mexicanos (si no es que todos) terminemos contagiados. No salir de casa ofrece la solución de que esta propagación sea gradual, en lugar de que todos nosotros nos enfermemos de golpe llegando a lo que nadie desea: que el espacio en los hospitales se agote llevándolos al límite de decidir quién sobrevive.

Es por esto que la frase: “No le hagan caso a López Gatell”, fue la escogida por los medios de comunicación y artículos periodísticos, para atraer la atención del público sabiendo que: la popularidad del subsecretario crearía una respuesta inmediata contra la televisora TV Azteca. El viernes 17 de abril, el periodista Javier Alatorre se expresó con las siguientes palabras acerca de la conferencia del subsecretario:

“(…) Sus cifras y sus conferencias ya se volvieron irrelevantes. Es más, se lo decimos con todas sus palabras ya no hagan caso a Hugo López Gatell”.

Después de estas palabras que se popularizaron en las redes, también afirmó que gobernadores desmintieron dichas cifras y que proclaman que López Gatell (en palabras de ellos no mías) “aceptó sus falsedades”. Esto ignora completamente el contexto, que al vivir en una pandemia es lógico que las cifras cambien de día a día o incluso cada hora. El ejemplo que se nos presentó, fue una conferencia de Jaime Bonilla donde aclaró que las defunciones fueron setentaiuno y treinta como lo explicaban las cifras que dio a conocer la Secretaría de Salud y se tituló a la noticia: “Exhiben a López Gatell”.

No dudamos que en realidad hubo setenta fallecidos en Baja California como lo expuso el gobernador y la reflexión que un ciudadano promedio se plantea es: “El virus se está expandiendo más rápido de lo que se calculó” y/o “La gente no está tomando las medidas preventivas que se les recomendó”. Si nos encontramos en una situación más grave de la que se registró, entonces ¿por qué decir: “No le hagan caso a López Gatell”?

Los comentarios de los usuarios en el internet lo expresan con mejores y más simples palabras: “Si es mayor el número de fallecidos, con más razón hay que hacerle caso al doctor”.

Afortunadamente, para el público general o por lo menos para quien tiene fácil acceso a internet, esta alegación obtuvo una recepción negativa en su mayoría. El objeto de crítica más prominente fue Javier Alatorre, al ser el portavoz. Otros se dirigieron a TV Azteca en general, ya que los textos con los titulares confirman que no se trató de una improvisación; pero mexicanos un poco más informados centraron su atención en Ricardo Salinas Pliego, dueño de Fundación Azteca y múltiples empresas que lo han convertido en el segundo hombre más rico del país.

Días atrás, a finales de marzo; Salinas Pliego había creado su propia polémica al declarar que: “la vida debía continuar”, refiriéndose a una suspensión o bien, a ignorar la cuarentena (específicamente propuesta para mantener a los mexicanos a salvo), con el fin de evitar una caída de la economía mexicana. Con estas declaraciones y la relación de Salinas con TV Azteca, casi todos estamos convencidos que hay un enlace entre estos eventos.

Pero Alatorre no ha sido el único en este reportaje. El gobernador Jaime Bonilla llamó “tendenciosos” a los datos de Hugo López Gatell, palabras que se convirtieron en una ironía predecible por dos cosas: En primer lugar, porque el uso del nombre del conocido Doctor Gatell  (en lugar de la Secretaría de Salud en general), delatan que la polémica fue deliberada; en segundo lugar, con el surgimiento de la tendencia #TVAztecaCriminal (como se maneja en la red social Twitter), señalando correctamente que las acciones de la televisora merecen medidas penales, específicamente por la violación de la ley que especifica que no deben intervenir con el sector de salud.

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador (de quien hablaremos más adelante), aseguró que no se le debía “linchar” por ejercer su libertad de expresión, todos sabemos que la prensa debe dar prioridad a proveer información por encima de una opinión propia.

Al ejercer esta supuesta libertad, TV Azteca ha alentado a los ciudadanos a ponerse en riesgo y contradiciendo la protección de la salud, que la constitución decreta como un derecho. Además, lo que declara la ley sobre la libertad de expresión y de prensa, es que se permite ejercerla: siempre y cuando no ataque a la moral, derechos de terceros o perturbe el orden público. No hace falta decir que las declaraciones de la televisora, de ser tomadas en serio, pueden resultar en enormes consecuencias para el orden público. En pocas palabras: Sí cometieron un delito. 

Efectivamente, el día 19 de abril se dio a conocer una orden de apercibimiento hacia TV Azteca, advirtiéndoles la posibilidad de una demanda y les hace saber de las leyes que violaron con sus acciones, exigiendo respeto a las organizaciones de salud.

El comunicado sabatino del presidente abordó primordialmente este asunto y afortunadamente apoyó al trabajo de la Secretaría de Salud, invitando al pueblo a quedarse en cuarentena. Por desgracia, también cometió el error de decir “vamos bien” ya que el Covid-19 no es tan grave en nuestro país como en otros”. A pesar de que estas palabras parezcan tranquilizadoras, en realidad no deberían ser buenas noticias, porque realmente lo único que hace es comparar nuestro país.

Para poner esto en mejor perspectiva: podrán haber muchos más fallecidos en, por ejemplo, Estados Unidos de América, pero eso para nosotros realmente resulta irrelevante porque no es información que salve a los mexicanos contagiados. Tampoco debe ser ningún tipo de consuelo porque, aunque resulte una minoría, los números se encuentran cada vez más altos.

Es importante cuidar que no cunda el pánico al punto de cometer barbaridades, tales como saqueos de tiendas, compras de pánico o incluso hubo quien se quitó la vida al pensar que tenía coronavirus; sin embargo, es mucho más importante hacer saber a los mexicanos que de hecho: no estamos bien, porque como ya dijimos; aunque los números sean pocos van en ascenso y es un motivo para preocuparse.

Sin embargo, las prioridades tanto de Jaime Bonilla como de Ricardo Salinas Pliego, se encuentran en cómo afecta la cuarentena a la economía. Si bien no concuerdo con él, puedo entender que alguien como Salinas Pliego tenga al dinero como interés primordial y tema por llegar a la bancarrota, esta actitud es irrazonable por parte del gobernador, quien se contradice al expresar un gran número de fallecidos para después afirmar que deberían concentrarse en las pérdidas económicas. Un ciudadano podría escuchar estas palabras y pensar que significan: “No nos importa que muera una gran parte de la población con tal que los que queden continúen comprando y apoyando la economía”.

Ahora lo que se necesita decirle al pueblo es “No le hagan caso a TV Azteca”, en respuesta y aunque suene ya redundante, debemos quedarnos en casa.

Claramente se trata de una situación más compleja que simplemente aislarse por completo; hay trabajadores que no se pueden dar el lujo de quedarse y deben arriesgar su salud al tomar el transporte público, así como los abastecedores de servicios públicos y alimentos. Por eso, cuando decimos “quédate en tu casa”, en realidad queremos decir “quédate en casa porque tú si puedes”, en consideración a ellos.

Espero que todo lo que se acaba de decir no se malinterprete y se llegue a pensar que se debe creer ciegamente en las cifras de López Gatell, porque desde luego no es cierto. Los estudios tienen fallos, y al no tener acceso a información fácil, cuestionar es necesario, inevitable y correcto, siempre y cuando no se violen las normas de seguridad.

Los números no van a decrecer hasta que por fin se encuentre la vacuna para el virus, la población está en peligro y es lo que debe importar ahora mismo. Será difícil resolver la situación económica y laboral una vez acabe la epidemia y si bien es sumamente importante: lo primero es mantenernos con vida.

Noticias del Día

6 comentarios en «Polémica en tiempos del coronavirus, TV Azteca criminal»
  1. Felicidades. Es un escrito equilibrado y bien argumentado. Es raro hoy en día leer una nota como estas, sin tendencias y con intención de analizar y explicar el tema. Ojalá sigan publicando notas como esta. .

  2. La respuesta del Dr. López Gatell, como todas las que da, elegantemente sencilla y directa, e inclusive frente a frente a su acusador, fue de antología. Vaya manera de hacerse daño ellos mismos. De pena ajena la expresión de Alatorre en la entrevista y su repuesta en Twitter, si no era suficiente su historial, esto ha cavado su tumba como…»lector de noticias». Excelente análisis. Saludos

  3. Excelente el análisis que invita a reflexionar ante las consecuencias graves que pueden resultar por la omisión de responsabilidades de cada ciudadano ante esta crisis.

  4. Excelente análisis y definitivo, la responsabilidad y empatía de los ciudadanos de una comunidad serán el resultado de su calidad de vida, independientemente de los comentarios con fundamento o sin El de los medios de comunicación o Autoridades algunas sin la asesoría adecuada!!, Felicidades a Liliana!!!

Deja un comentario