La estrategia para conservar el empleo de los mexicanos ante la crisis del COVID-19

Salario Solidario: propuesta de Coparmex

Abril 21 del 2020

Ante la crisis sanitaria que estamos experimentando, es imprescindible que el gobierno federal actúe de forma pronta y contundente para asegurar la supervivencia de las empresas y, en consecuencia, la preservación de empleos. Ante la contingencia sanitaria, las empresas se enfrentan a dos problemas principales: (1) la caída en ventas y consumo (shock a la demanda); (2) el cierre de su negocio o de sus operaciones para cumplir con las medidas sanitarias (shock de oferta).

Estos elementos ocasionan una disminución inesperada en el flujo de efectivo con el que presupuestaron sus gastos. Una de las medidas más utilizadas ante una crisis de esta magnitud son los subsidios y apoyos al empleo. El objetivo de estas medidas es prevenir el despido de trabajadores ante la falta de liquidez para pagar las nóminas.

Desde hace más de dos décadas, los empresarios de Coparmex hemos incorporado en nuestra agenda prioritaria, el impulso a una serie de medidas y propuestas centradas en el trabajador, enfocadas a fortalecer su bienestar y el de sus familias. Estamos convencidos de que cualquier solución para enfrentar la crisis económica derivada de la contingencia sanitaria debe de tener como prioridad el empleo.

¿Por qué necesitamos medidas enfocadas a preservar el empleo formal? El empleo formal brinda mejores condiciones para los trabajadores. En México, hay 20.6 millones de trabajadores formales asegurados en el IMSS. Estos empleos les permiten a ellos y a sus familias contar con seguridad social, así como acceder a un salario 3.5 veces mayor al promedio de la informalidad.

Esta es una crisis de empleo y ya se están experimentando efectos sin precedentes.

Caso México

• En marzo 2020 se registró una pérdida de 130,593 empleos asegurados en el IMSS con respecto a febrero 2020. Esta caída es 17% mayor a la registrada en mayo 2009, cuando ocurrió el periodo de contingencia durante a la Influenza AHN1N1 (111,476 empleos perdidos).

• Según la información presentada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en el periodo del 13 de marzo al 6 de abril se perdieron 346,878 empleos. Este monto es mayor a todo el empleo que se generó en 2019 (342,077). Es importante destacar que este periodo solo incluyó dos semanas de contingencia. De seguir con este ritmo de pérdida de empleos, tendríamos alrededor de 700 mil empleos perdidos al terminar abril y alrededor de 1.3 millones al terminar mayo.

¿Qué ha ocurrido en el mundo?

• En EEUU, las solicitudes por seguro de desempleo alcanzaron un máximo histórico de 22 millones en las últimas cuatro semanas. El promedio semanal de este último mes supera en 7 veces el máximo registrado en 2009.

• La Organización Internacional del Trabajo (OIT) declaró que, durante el segundo trimestre de este año, se perderán alrededor de 195 millones de empleos. Es decir, desaparecerá el 7% de los empleos en el mundo. En la medida en que los gobiernos de cada país implementen acciones para proteger el empleo y garantizar la supervivencia de las empresas, la OIT estima que al final del año esta cifra se podrá reducir a 25 millones de empleos perdidos.

¿En qué consiste el Salario Solidario?

El salario solidario es un salario menor o igual al salario con el que cuenta cada trabajador. Se compone por una contribución del gobierno, una del patrón y otra 3 de 9 del trabajador, con el fin de evitar despedidos y cierres de empresas ante la falta de liquidez para pagar la nómina y otros gastos fijos.

El gobierno pagará una parte del salario del trabajador formal. La proporción dependerá del nivel salarial del trabajador. Es decir, buscamos un apoyo progresivo en el que el gobierno destine más recursos a aquellos trabajadores con menores niveles salariales (1-3 salarios mínimos).

El tope máximo que el gobierno destinará por trabajador es equivalente a 3 salarios mínimos. El patrón pagara una proporción del salario del trabajador formal. La proporción dependerá del nivel salarial. Se busca que los trabajadores con menores salarios (1-3 salarios mínimos generales) puedan contar con el mismo flujo de recursos con el que cuentan habitualmente.

Nota: El patrón deberá de pagar al menos esta proporción, aunque si las condiciones de la empresa se lo permiten (no tuvo cierre de operaciones o se hace trabajo desde casa sin interrumpir operaciones), el patrón seguirá pagando el salario íntegro. El trabajador acordará recibir una proporción menor de su salario. Los trabajadores de 1-3 salarios mínimos, seguirán recibiendo su salario de forma íntegra, para poder cubrir sus necesidades y las de su familia durante la contingencia.

Noticias del Día

Deja un comentario