SSA capacita a paramédicos de zonas rurales sobre el covid-19

Se instruyeron en los protocolos de bioseguridad a seguir en traslados de pacientes sospechosos o confirmados por esta enfermedad. También llevó a cabo capacitación a empleados de empresas funerarias

Abril 09 del 2020

La Secretaría de Salud de Baja California Sur desarrolla jornadas de capacitación con grupos de auxilio que laboran en comunidades rurales, a fin de que sus integrantes conozcan y apliquen las medidas de bioseguridad que deben seguirse en el traslado de pacientes sospechosos o confirmados por Covid-19.

Estos cursos, que semanas atrás se impartieron a paramédicos que dan cobertura urbana en La Paz y Los Cabos, se acercan hoy a integrantes de grupos de emergencia que laboran en comunidades rurales, con el objetivo de fortalecer la capacidad de respuesta en esta nueva contingencia, indicó el secretario del ramo en la Entidad, Víctor George Flores.

Las capacitaciones impartidas por especialistas del Consejo Estatal de Protección de Accidentes (COEPRA), se enfatiza en la atención oportuna y adecuada de un paciente con posible infección por Coronavirus, a través de medidas en precaución estándar y por gotas, incluido el uso de equipo de protección como son guantes, bata impermeable y desechable; mascarilla quirúrgica y protección ocular, mencionó.

En este sentido, se recomienda a los paramédicos que notifiquen al centro de atención médico receptor, todo aquel historial de exposición, signos y síntomas que sugieren Covid-19 en el paciente, para que de esta forma puedan tomarse las precauciones en el control de la infección antes de la llegada al nosocomio. También se enfatiza la importancia de aislar al conductor de la ambulancia con el compartimento del enfermo, además de mantener las puertas y ventanas de paso bien cerradas.

Se subraya que al término del traslado, se deben realizar procedimientos de limpieza y desinfección ambiental consistentes y correctos, para reducir riesgos de transmisión. Además, el personal de la unidad debe notificar a su cadena de mando para asegurar su seguimiento adecuado. Esta capacitación logró impartirse hasta este momento, en paramédicos de Los Planes, Las Pocitas y Pescadero, con el planteamiento de extenderse a otros municipios, puntualizó el funcionario estatal.

También, la Secretaría de Salud a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), capacitó al personal de más de 70 funerarias en el desarrollo de protocolos para el adecuado manejo, traslado y disposición final en cadáveres por casos de Covid-19, a fin de evitar que los dolientes, personal de este tipo de establecimientos y población en general sean expuestos a patógenos.

Esta actualización se llevó a cabo mediante una guía que desarrolló la propia COEPRIS sobre las medidas sanitarias que debe seguir el personal en contacto con el cadáver, desde el momento de su muerte, hasta su disposición final, indicó la titular de la dependencia estatal, Blanca Pulido Medrano.

La funcionaria estatal indicó que a pesar de que no existe evidencia sólida sobre riesgos de infección a partir de personas fallecidas por el nuevo coronavirus, la dependencia estatal elaboró esos protocolos con base en las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para la prevención y control de infecciones respiratorias agudas.

En este documento se especifican el manejo seguro de desechos biológicos, la desinfección de camas hospitalarias y retiro de ropa de cama en bolsas de aislamiento, así como la sanitización de superficies ambientales, además del uso del equipo de protección personal como batas plastificada, guantes de nitrilo, máscara n-95 y googles, mismos que deben utilizar quienes intervengan en el manejo, traslado y disposición final de los cadáveres confirmados o sospechosos de COVID-19.

En esta guía se establece que no debe embalsamarse el cadáver, pero además se recomienda no realizar autopsias ante la posibilidad de que pulmones y otros órganos contengan aún el virus, por ello se enfatiza que el cadáver debe trasladarse en una bolsa biodegradable con cierre hermético.

Se subraya que la velación tendrá un lapso de máximo tres horas, en un espacio que permita seguir las medidas de sano distanciamiento y con la posibilidad de realizar rituales religiosos que no impliquen contacto con el cuerpo, aunado a que el cadáver permanecerá en una bolsa sanitaria dentro de un féretro sellado. “Son protocolos definidos para atender los principios de precaución y de respeto a la dignidad que deben cumplirse en la manipulación de restos humanos”, finalizó Pulido Medrano.

Noticias del Día

Deja un comentario